Marion Cotillard. / ep

Marion Cotillard quiere cambiar el mundo con el nuevo cine ecológico

La actriz presenta en Cannes su productora y su segundo trabajo con Arnaud Desplechin, pero anuncia que bajará su ritmo de trabajo como intérprete

MARÍA ESTÉVEZ Cannes

En el ecuador del Festival de Cannes, Marion Cotillard presentó fuera de concurso 'Frère et sour'. En la película de Arnaud Desplechin la actriz francesa interpreta a Alice, una mujer en crisis bordeando los 50 que se ha pasado media vida odiando a hermano. «Durante el rodaje me vi obligada a poner distancia con Melvin Poupaud, que interpreta a mi hermano en la ficción, para que la lucha fratricida se sintiera en pantalla. Necesité que no hubiera familiaridad entre nosotros», dijo ayer Cotillard. «No le expliqué a Melvin mi decisión hasta que finalizó el rodaje. Para mí era una necesidad real mantener entre nosotros un campo magnético opuesto».

Cotillard, cuya madre sufrió violencia de género, admitió sonriente sentirse aliviada al término de la filmación. «Fue un descanso explicar a Melvin por qué había puesto tanta distancia. Lo entendió muy bien». Es la segunda vez que la estrella gala se pone a las órdenes de Desplechin con quien trabajó hace cinco años en 'Les Fantômes d'Ismaël'.

En realidad, Cotillard presentaba a los medios Newtopia, la productora que lanza junto al director Cyril Dion y la activista Magali Payen. «Queremos contar historias ambiciosas que imaginen un mundo sostenible» dijo la actriz, que el año pasado promocionó en Cannes el documental 'Flore Vasseur'. «Para crear el mundo del futuro necesitamos la imaginación de hoy. Newtopia tiene como objetivo dar vida a estas nuevas imaginaciones en la pantalla», añadió.

Activistas

Entre sus proyectos se encuentra la primera película de ficción de Cyril Dion, 'Le Grand Vertige' adaptación de la novela de Pierre Ducrozet, así como una serie dedicada a Florence d'Eaubonne, escritora y activista pionera del ecofeminismo.

También habló sobre el éxito y cómo tiene la intención de reducir su ritmo de trabajo. Con 46 años, confesó su alegría por ser invitada a la Croisette, pero reveló que el cine deberá acostumbrarse a su deseo de ponerle freno a la interpretación. «Mi familia está antes que mi carrera», declaró la actriz, que tiene dos hijos con el actor y director Guillaume Canet. Pero su intención no es desaparecer por completo, sino caminar con un ritmo más pausado.

«Al producir el documental 'Flore Vasseur' el año pasado, encontré mi lugar. Me gusta dar a la gente que no tiene voz la oportunidad de expresarse y garantizar la autenticidad de su proyecto. Quiero concentrarme en este aspecto de la creación. Seguiré actuando, no voy a retirarme, pero no con el mismo ritmo», precisó Cotillard.

Dispuesta a cambiar el mundo desde la gran pantalla, reconoció sentirse muy orgullosa de esta aventura. «Newtopia nace con el objetivo de alumbrar una nueva generación de historias que promuevan un futuro deseable, ecológicamente sostenible y socialmente justo» concluyó la actriz.