Manuel Puig, el escritor argentino con descendencia española. / efe

Manuel Puig, un talentoso bicho raro de la ficción despreciado por el 'boom'

Seix Barral recupera las ocho novelas del singular narrador argentino que se mantuvo al margen de corrientes y cánones

Miguel Lorenci
MIGUEL LORENCI Madrid

Manuel Puig (1932-1990) fue una 'rara avis' de las letras hispanas. El escritor argentino comenzó a publicar con el estallido del 'boom' latinoamericano, movimiento en el que nunca encajó. Original, diferente, osado e innovador, su narrativa superó los esquemas tradicionales y tardó en ser reconocida. Los lectores y el cine acogieron mejor que sus propios colegas y que la crítica las novelas siempre valientes y distintas de Puig que Seix Barral recupera ahora.

Los escritores del 'boom' nunca vieron en Puig a un igual, por más que fuera, como ellos, un revulsivo para la adormilada literatura hispana de la época. Se le estigmatizó como un advenedizo, un autor nada literario en el que chirriaba, además, su izquierdismo crítico e independiente y su abierta homosexualidad. La crítica más conservadora desdeñó una narrativa que incorporó sin complejos referencias de la cultura popular, el cine, el arte pop, las telenovelas o las revistas de actualidad.

Pero a 90 años de su nacimiento y 32 de su muerte, el autor de 'El beso de la mujer araña' o 'Boquitas pintadas' sigue siendo una referencia viva. Sí Mario Vargas Llosa lo desdeñó, aunque acabara alabándolo, Roberto Bolaño lo consideró un genio y le dedicó su novela póstuma, 'Los sinsabores del verdadero policía'. David Foster Wallace reconoció la influencia determinante de Puig en su obra y Murakami lo tiene por un alma gemela.

Seix Barral inició antes del verano el rescate de sus ocho novelas que culminará en septiembre. Están ya en las librerías las cinco primeras: 'La traición de Rita Hayworth', 'Boquitas pintadas', 'The Buenos Aires Affair', 'El beso de la mujer araña' y 'Pubis angelical'. Las prologan Bob Pop, María Dueñas, Mario Mendoza, Antonio Muñoz Molina y Camila Sosa. En septiembre llegarán 'Maldición eterna a quien lea estas páginas', 'Sangre de amor correspondido' y 'Cae la noche tropical', con prólogos de Tamara Tenenbaun, Claudia Piñeiro y Paulina Flores.

Nieto de catalán y gallega, Puig nació en Coronel Villegas, un pueblo de la Pampa húmeda argentina, a quinientos kilómetros de Buenos Aires. Hijo de un vinatero y de una enfermera, fue pronto consciente de su sexualidad. Las revistas de moda que compraba su madre y el cine fueron su tabla de salvación ante el machismo provinciano y el acoso del que escapó en cuanto pudo.

Recaló en Roma en 1956 becado para estudiar cine. En 1963 se afincó en Nueva York. Allí trabajó para Air France y escribió un guion que transformaría en 'La traición de Rita Hayworth', primera novela de inspiración autobiográfica, situada en el imaginario pueblo de Coronel Vallejos y narrada través de los ojos de Toto, un niño que sueña en un mundo de fantasía, bellas mujeres del celuloide y amas de casa.

De regresó a Buenos Aires, en 1967 aborda 'Boquitas pintadas' y presenta en España 'La traición de Rita Hayworth' al Premio Biblioteca Breve que ganaría 'Últimas tardes con Teresa', de Juan Marsé, tras un empate técnico. Luis Goytisolo, miembro del aquel jurado, apostó por Puig y Vargas Llosa lo hizo por Marsé. «Es muy poco literaria y su autor escribe como Corín Tellado», diría el futuro Nobel de Literatura, quien años más tarde elogiaría con largueza la originalidad de Puig. La novela fue un éxito en Francia y catapultó al argentino. También 'Boquitas pintadas', llevada al cine por Leopoldo Torre Nilsson, fue desdeñada en el premio Primera Plana por otro gigante del 'boom', Juan Carlos Onetti, quien dijo no saber cuál era el estilo de Puig aunque sabía muy bien cómo hablaban y escribían cartas sus personajes.

Amenazado

Con 'The Buenos Aires Affair' Puig entra en el género policial. Mezcla el monólogo interior y coquetea con el psicoanalísis en una historia negra en la que el lector es el detective. El peronismo gobernante se sintió aludido, censuró la novela y acusó a Puig de antiperonista. Amenazado de muerte por el grupo parapolicial y anticomunista Triple A, huyó a México y jamás regresó a su país.

'El beso de la mujer araña', su novela más política en la que confronta en la cárcel a un guerrillero y un homosexual, sedujo a Hector Babenco, cineasta brasileño que convirtió la película en un gran éxito global. Gallimard, sello que había publicado todos los libros de Puig en Francia, no la sacó, arguyendo que la combinación de homosexualidad y marxismo contravenía su línea editorial. Pero 'El beso de la mujer araña' supuso la definitiva consagración internacional de Puig, que la adaptó al teatro a petición del actor español Pepe Martín, quien la estrenó junto a Juan Diego y con dirección de José Luis García Sánchez.

Afincado de nuevo en Estados Unidos y luego en Brasil, Puig publicó 'Pubis angelical', 'Maldición eterna a quien lea estas páginas' y 'Sangre de amor correspondido', transcribiendo en esta novela de manera directa la voz del protagonista en una historia de amor, locura y muerte. En 1988, tras publicar 'Cae la noche tropical', Puig vivió otros dos años en Italia hasta que se mudó a Cuernavaca, donde murió en 1990 a causa de una peritonitis. No fue víctima del sida, que hacía entonces estragos, como difundieron sus enemigos.