«Yo escribo sobre lo que llamo la épica de la cotidianidad»

23/11/2017

El poeta grancanario Pedro Flores, que acaba de ganar el 28º Premio Nacional de Poesía José Hierro por el poemario Coser para la calle, presenta este viernes en el Palacete Rodríguez Quegles su último libro, Diario del Hombre Lobo y otros poemas carnívoros, una antología de «poesía amorosa»

ETIQUETAS:

Ganar el Premio Nacional de Poesía José Hierro, concedido anualmente por la Universidad Popular de San Sebastián de los Reyes ha sido, para Pedro Flores (Las Palmas de Gran Canaria, 1968) importante especialmente, dijo, «por la solvencia del jurado. Son personas veteranas en el mundo de la poesía y poetas que uno ha leído y conoce», afirmó.

En este caso, el jurado estuvo compuesto por los escritores Ángel García López, Joaquín Benito de Lucas, Pureza Canelo, Antonio Hernández y la escritora y ganadora del Premio Nacional de Poesía 2007, Olvido García Valdés.

«Ningún premio de poesía tiene efectos editoriales. No son como los otros, que luego hacen promoción. Ya la presencia de la poesía en medios de comunicación y en librerías es escasa. Los poetas tienen pocos lectores, se leen entre sí. Lo que pasa es que uno no cocina para cocineros. Uno aspira a tener lectores fuera de la propia creación», reconoce Flores.

Aún así, lograr un galardón como este es una «satisfacción» porque «sabes que es honesto. Que te lo te dan personas que saben de poesía, aunque eso no significa que tu libro sea mejor que otro, ni mucho menos. Yo creo que cada jurado opta por una sensibilidad. Es subjetivo», añadió el poeta.

Según Flores, Coser para la calle tiene que ver con sus abuelos y con «la memoria familiar», pero la frase en sí, continuó, le parece «que está relacionada con la poseía. El poeta cose para la calle, la poesía es la metáfora de la que quiero hablar. El poeta escribe para llegar a alguien».

Flores añadió que su obra está vinculada con lo que llama «la épica de la cotidianidad, o un intento de llevar al plano poético ciertas experiencias familiares. Pero hay una gran parte de invención. No se debe confundir la realidad con la poética porque estaríamos limitando la creación. Sí, defiendo el derecho de la poesía a hacer ficción, y eso no significa que sea falsa poesía», añadió.

Reunión de nuevos y viejos versos

Sentimentalidad. «La buena poesía puede hablar de lo que quiera. La poesía no es esclava de un tema, hay gente que escribe la mera expresión de la sensibilidad y cree que ya es un poema. Como es sincero es un poema. Pero yo lo que quiero es literatura. Experiencias personales las tenemos todos. Más que tu verdad me interesa lo que estoy contando, sea cierto o no», explica Pedro Flores.

Realidad. El poeta insistió en que la poesía tiene derecho a «ficcionar». «Pareciera que uno no puede escribir un libro sobre el boxeo tomando el rol de boxeador fracasado. Hacerlo no es una impostura, se trata de ficcionar, la poesía tiene derecho a salirse de los márgenes de la realidad».

El último. Diario del Hombre Lobo y otros poemas carnívoros aúna una selección de varios libros de Flores. Ediciones Tragacanto quería publicar el Diario y se añadieron poemas amorosos de otros libros. Una selección realizada por Dora Rodríguez. «Tengo 30 libros publicados, pero muchos son difíciles de encontrar» porque han visto la luz en pequeñas tiradas, casi para «bibliófilos», explicó Flores. Por eso decidieron «rescatar» algunos poemas de libros anteriores.

Conjunto. Flores cree que la antóloga seleccionó los poemas dando vida a «un libro nuevo» pese a mezclar poemas de diferentes épocas.

Entrada libre. Pedro Flores presenta mañana viernes, 24 de noviembre, a las 19.30 horas, en el Palacete Rodríguez Quegles (Pérez Galdós, 4) este poemario de la colección Por mi mala cabeza. La entrada libre hasta completar aforo.