Borrar
Directo Conversaciones con Antonio Morales: 'Gran Canaria, una década de transformación'
La escritora Marta Barrio participa de forma 'online' en la iniciativa de la Casa Museo Pérez Galdós. zowy Voeten
Marta Barrio: «Todavía hoy el aborto es un tabú, un episodio que esconder bajo la alfombra»

Marta Barrio: «Todavía hoy el aborto es un tabú, un episodio que esconder bajo la alfombra»

La joven escritora, ganadora del premio Tusquets 2021, participa de manera 'online' en el taller de lectura Almudena Grandes

Gabriela Vicent

Las Palmas de Gran Canaria

Lunes, 23 de enero 2023, 23:27

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

A la edad de 12 años, Marta Barrio (New Haven, 1986) devoró con doce años 'Las edades de Lulú', de Almudena Grandes, en una sola noche. Su madre le había prohibido su lectura y ella se lamenta de que nunca le llegó a contar después a su admirada autora que, a partir de esa noche, se convirtió en un referente de su aventura literaria. Tras ganar el primer Premio de Novela Almudena Grandes con su segunda publicación, 'Leña menuda', Barrio visita de manera virtual el taller de lectura que la Casa-Museo Pérez Galdós dedica a la recordada escritora madrileña para, entre otros temas, intercambiar puntos de vista sobre la necesaria revisión de los arquetipos femeninos en la literatura actual. La cita es el miércoles a las 19.00 horas, en la sede galdosiana de la calle Cano de la capital grancanaria. La entrada es libre hasta completar aforo.

La vinculación con la autora madrileña es para Barrio más profunda que una mera coincidencia. «Escuché a Almudena Grandes muchas veces a lo largo de los años. En una ocasión, incluso me la presentaron y yo, que tantas cosas quisiera haberle dicho, no me atreví, por tímida. No le conté que durante años fue una especie de hada madrina, que todo lo tocaba con su varita mágica, como abriendo camino a las siguientes», explica. «Cuando me llamaron para comunicarme el fallo del Premio Tusquets, y que ella era la presidenta, pensé: si le ha gustado a ella, no debe de estar tan mal la novela. Ganar, un año después, un premio con este nombre es algo que no me ha podido hacer más ilusión».

En 'Leña menuda' aborda la cara más amarga y desconocida de la maternidad. «Creo en la literatura como acción de cambio, y me preocupan la ecología y el feminismo, que son los temas de las dos novelas que he publicado hasta la fecha. Me aterroriza la amenaza creciente del cambio climático, como un crimen perfecto que se perpetra sin que nadie pueda impedirlo y que nos acabará alcanzando. También me inquieta el retroceso de mentalidades que se está dando en la cuestión de los derechos de la mujer, y en el aborto en particular. Hemos vuelto a los tiempos de la delación, de los vecinos inquisidores que se pueden lucrar con el dolor ajeno», añade Barrio.

La escritora estima que la representación de lo doméstico, como el cuerpo, lo hacemos «quizás para conquistar o resignificar la intimidad. Muchas veces nos buscamos en otras novelas y en otros libros y en otras vidas, pero no nos encontramos siempre en el canon. A los personajes femeninos, en literatura, muchas veces les espera el convento, el manicomio, o el suicidio. Incontables heroínas mueren ahogadas tras un desliz, seducidas y abandonadas, o forzadas a la prostitución… Finales edificantes con moraleja: las mujeres caídas no se levantan. Me planteé, al escuchar la confesión de una amiga, que quizás fuera hora de redirigir el rumbo, en busca de un nuevo arquetipo, de escribir un final feliz para una mujer que decide interrumpir su embarazo, por una vez».

La autora recuerda que una noche de Reyes de hace un par de años, una amiga del pueblo le contó un secreto que no le podía contar a nadie más. Ese secreto se convertiría en la semilla de esta novela. «Todavía hoy, el aborto es un tabú y un delito, un episodio vergonzante que esconder bajo la alfombra, un sufrimiento oculto por eufemismos o elipsis. Cuando explicaba de qué iba la novela que estaba escribiendo, la gente se llevaba las manos a la cabeza y me preguntaba que qué se me había perdido a mí en ese berenjenal». ¿Y qué les contestaba Barrio? «¿Por qué narrar la cicatriz, el cuerpo y el aborto? Se trata, al fin y al cabo, de otro tipo de destape, consistente en explorar mundos tradicionalmente silenciados. La representación de ciertas realidades es subversiva, marginal. Y, por tanto, potencialmente transformadora».

«Siempre hay tejidos en mis libros secretos familiares y anécdotas cercanas»

Marta Barrio ha señalado en alguna ocasión que le interesa la indagación en la memoria de un país y de una sociedad a partir de lo cotidiano. Es algo muy cercano a lo que trató de construir Almudena Grandes. Al respecto afirma que «para la escritura de mi segunda novela conté con muchos testimonios, de ahí la necesidad de preservar el anonimato de mis informantes. Los cuestionarios y las instrucciones que se incluyen en ella pertenecen también al ámbito de lo documental, porque me interesaba que la novela fuera un híbrido, que partiera de la mímesis para ir hacia la fábula, que se diera voz a realidades tradicionalmente silenciadas y que ese destape fuera subversivo y fiel a las vivencias de todas estas mujeres».Su proceso creativo se articula desde un componente de realidad cotidiana. «Me interesa mucho la cultura material, el testimonio, esa indagación en la memoria de un país y de una sociedad a partir de lo cotidiano. Siempre hay tejidos en mis libros secretos familiares y anécdotas cercanas. Creo que la literatura también puede encontrarse en lo doméstico, en lo banal, en el ruido de fondo al que a veces no prestamos la atención necesaria, al fijarnos siempre en los titulares de los periódicos que no corresponden necesariamente a los grandes sucesos de nuestras vidas. Se trata de describir el mundo a través de lo habitual, de lo 'infraordinario' como método creativo, tal y como apuntó en su día Georges Pérec, dando cuenta así de lo que pasa cada día en una vida en la que aparentemente puede no estar pasando nada, o nada extraordinario al menos, tratando de nombrar de esta manera lo innombrable. La ficción, en el proyecto en el que estoy trabajando, y en las dos novelas que llevo escritas, tendría mucho de verdad o sería una forma de acercamiento a una verdad, sin por ello renunciar a una clara voluntad de estilo».

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios