Borrar
Jesús Nicolás Socorro muestra un ejemplar de su novela. C7
Jesús Nicolás Socorro narra un ataque yihadista en el que no se derrama ni una gota de sangre

Jesús Nicolás Socorro narra un ataque yihadista en el que no se derrama ni una gota de sangre

El autor presenta 'Asalto a la Delegación del Gobierno', una novela distópica sobre la seguridad y el terrorismo en la Casa-Museo León y Castillo

Gabriela Vicent

Las Palmas de Gran Canaria

Lunes, 29 de enero 2024, 01:00

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

En la novela 'Asalto a la Delegación del Gobierno' de ediciones Vecindario, el autor, capitán de buques retirado, relata los sucesos acaecidos por un supuesto ataque yihadista contra la inteligencia española durante el siglo XX en diferentes escenarios. En los capítulos se van narrando, al mismo tiempo, las incidencias y vivencias del desembarco de un comando desde un submarino al sur de Gran Canaria, mientras se activa la inteligencia policial a través de los miembros de la 'supercomisaría'.

La presentación de 'Asalto a la Delegación del Gobierno' se lleva a cabo el día 1 de febrero, a las 19.00 horas, en la Casa-Museo León y Castillo de Telde.

Jesús Nicolás Socorro fue uno de los más avezados alumnos del autor grancanario Santiago Gil en los cursos de introducción a la escritura en la Casa-Museo León y Castillo de Telde. Este capitán retirado de la marina mercante tiene un torrente imaginativo que, de momento, ya ha sido destilado en dos relatos, en los que recreó la juventud de un Benito Pérez Galdós a punto de dejar su Gran Canaria natal para emprender por mar el viaje de su vida. En esta ocasión, cambia radicalmente de argumento y acomete la proeza de armar una novela distópica sobre la seguridad, el terrorismo y, en general, los peligros que amenazan la presumible estabilidad de nuestras vidas.

El punto de partida que inspiró el nacimiento de 'Asalto a la Delegación del Gobierno' fue la narración de un compañero de estudios de Marina Civil de Cádiz que le contó su participación, como infante de marina, «en un simulacro real en el mismo lugar de los hechos narrados. Se acordó de este ejercicio militar que había hecho su comando, para el que vinieron desde Cádiz. A partir de este hecho histórico, desarrollé toda la historia», explica Socorro.

Y se trata, efectivamente, de una trama rocambolesca, que se desarrolla entre Cádiz, Gran Canaria, Líbano y Nueva York. Su autor se enorgullece de haber logrado que no haya ni una gota de sangre en toda la novela. «El simulacro se lleva a cabo de forma incruenta, aunque quedó silenciado. Las islas pueden estar orgullosas de tener unas fuerzas militares y gubernamentales suficientemente desarrolladas para considerarnos una sociedad protegida y segura», argumenta el escritor para justificar el éxito de su misión literaria.

Cuando el buque-hospital Esperanza del Mar atracaba en el puerto de la Luz y de Las Palmas, Jesús Nicolás Socorro tenía acceso, por su trabajo, a las instalaciones. «Un día tuve la oportunidad de conocer a un brigada de la Armada. Él había estado en la base militar Miguel de Cervantes, en el Líbano», explica el marino. Ese encuentro le dio pie a armar la historia de ficción en la que esa base sufre un ataque en el que fallece una doctora canaria. La Guardia Civil española termina descubriendo una conexión con el terrorismo yihadista internacional. El triángulo se completa en Nueva York, culminando así la increíble y adictiva historia, en la que incluso las franquicias de Zara tienen su parcela de protagonismo.

Aficionado al cómic

El autor reserva también un espacio destacado para Balín, el leal perro de la unidad, cuya presencia acompaña el hilo argumental de la historia a lo largo de todas las aventuras que le llevan a recorrer medio planeta. «Quizás es mi afición al mundo del cómic lo que me llevó a crear un personaje como éste, que acompañe visualmente la narración», aclara Socorro.

Además de recorrer en numerosas ocasiones el lugar donde se desarrollan los hechos, el edificio de la Delegación del Gobierno en Las Palmas de Gran Canaria, el autor asegura que «pasé unas cuantas semanas mentalizándome. Curiosamente, el otro día estaba por Triana y en la esquina del parque vi salir un jeep de la policía militar, y recordé las horas que pasé redactando sin que muriera nadie», aludiendo a su capacidad de narrar hechos violentos sin que haya ni una sola víctima.

Esta es su tercera publicación, después de 'Relato de un viajero' y 'Mientras la goleta llega'. Sus dos primeras obras son relatos que describen de manera histórica y rigurosa la historia de la migración canaria y la cruzan noveladamente con la vida de un joven Benito Pérez Galdós, en el momento en el que abandona su isla natal y desembarca en el Madrid del siglo XIX. «Me ha llamado siempre mucho la atención la vida a bordo de los barcos en el siglo XIX», aclara Socorro. ¡«Cuando relata don Benito que la familia lo acompañó al barco, solo había un pequeño muelle en San Telmo, no me extraña que se le cayeran al agua las maletas», comenta el autor, a modo de anécdota.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios