Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este martes 18 de junio
El escritor Jon Arretxe posa con un ejemplar de 'Mañas de lagarto', la décima entrega de la saga protagonizada por su personaje Touré. IDOIA (EDITORIAL EIREN)
«La crítica social es hoy muy necesaria por el avance del racismo y la xenofobia»

Jon Arretxe, escritor

«La crítica social es hoy muy necesaria por el avance del racismo y la xenofobia»

El autor vasco presenta 'Mañas de largarto' el miércoles, a las 18.00 horas, en la Feria del Libro de la capital grancanaria

Victoriano Suárez Álamo

Las Palmas de Gran Canaria

Domingo, 26 de mayo 2024, 02:00

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

La 10ª entrega de la saga de novelas negras protagonizadas por el detective africano afincado en Bilbao, Touré, aterriza en Gran Canaria. 'Mañas de largarto' (colección cosecha roja de la editorial Erein), del escritor vasco Jon Arretxe transcurre sobre todo en la capital de la isla y en concreto en el barrio de La Isleta. La novela es un homenaje a su amigo y también novelista grancanario Alexis Ravelo, fallecido el año pasado, hasta tal punto que Touré y Eladio Monroy, el detective fetiche de Ravelo, cruzan sus caminos en esta historia turbulenta.

-¿Qué le motivó para trasladar las andazas de su detective Touré hasta la capital grancanaria, más allá del homenaje a su admirado escritor y amigo Alexis Ravelo, fallecido el año pasado?

- Fue un conocido periodista canario quien me propuso la idea. Era una posibilidad muy tentadora, porque así tendría la excusa perfecta para viajar a la isla en busca de inspiración. A pesar de todo, no lo veía claro. Luego ocurrió la desgracia de Alexis, y ya no tuve ninguna duda: la décima de Touré se situaría en Las Palmas de Gran Canaria.

«Mientras escribía la novela, vi que Touré y Eladio hacían una buena pareja»

-En la isla lo presentará en la carpa que lleva el nombre del autor de 'La estrategia del pequinés' y con Antonio Becerra, uno de los grandes amigos de Alexis Ravelo. Parece que cierra un círculo...

-Me ha hecho mucha ilusión la propuesta de hacer la presentación precisamente en esa carpa, y aún más que Antonio Becerra, a quien también admiro, se haya prestado a acompañarme. Además, mi amiga Carmen Nieto me está gestionando firmas con varias librerías... Estoy deseando que llegue el día de volar hacia la feria del libro de Las Palmas de Gran Canaria.

-En la novela, Touré se tropieza con Eladio Monroy, el popular detective creado por Alexis Ravelo y después tienen bastante relación. ¿Cómo preparó los diálogos entre ambos y el papel de Eladio en al trama? ¿Estuvo leyendo de nuevo las novelas de la saga de Monroy o se dejó llevar por su propia inspiración?

-Antes que nada, leí, o releí, las seis novelas de Eladio Monroy. En principio, por respeto al personaje, mi idea era que Eladio se limitase a hacer una especie de cameo en mi novela, pero me di cuenta de que podría formar una pareja de lo más atractiva con Touré, y el tema se me fue de las manos. Acabé convirtiendo a Monroy en uno de los personajes principales de la trama. Lo he tratado con mucho cariño y espero que sus admiradores no se tomen a mal mi osadía.

-¿Habría sido posible 'Mañas de lagarto' sin los viajes que realizó a la isla para documentarse, inspirarse y hasta escribir parte de la novela en algunos de ellos?

- Imposible. Hace muchos años que utilizo la misma estrategia: ir a inspirarme, documentarme y escribir gran parte de la novela al lugar donde la sitúo. Lo he hecho con ciudades como París, Lisboa, Tánger, Estambul... y siempre ha resultado una gran inversión. Pateando las calles y rincones de esos sitios, con los sentidos alerta, se me van ocurriendo ideas y me van surgiendo personajes potenciales por todos lados. Durante 2023 fui cuatro veces a las islas, sobre todo a Las Palmas de Gran Canaria.

-El barrio de La Isleta, y algunos de sus personajes, que no vamos a desvelar aquí, es un personaje en el libro. ¿Por qué eligió este barrio en concreto? ¿Lo conocía ya de antes?

-Había estado en Gran Canaria unas cuantas veces, pero apenas conocía el barrio de la Isleta. Fue mi amigo periodista quien me lo recomendó, fui a visitarlo y no me decepcionó en absoluto. Es un barrio muy singular, con unos contrastes que resultan casi inverosímiles, un lugar donde la gente lo mismo se emociona hasta las lágrimas al paso de la imagen de la virgen, que se lo pasa pipa con un concurso gamberro de Drag Queens. Los días que permanecí en el barrio durante las fiestas de julio fueron una fuente inagotable de inspiración.

«Siempre escribo gran parte en la ciudad en la que transcurre la historia. Viajé tres veces a la isla»

-La lucha canaria tiene su peso dentro de la trama, incluso inspira el título y dos luchadores aparecen en la ilustración de la portada. ¿Tenía clara desde el principio la presencia de este deporte vernáculo en la historia? ¿Conocía usted antes este deporte?

-Conocía el deporte, pero superficialmente. Al principio de la novela, lo único que tenía claro es que Touré iba a estar mangando tomates en un huerto urbano de La Isleta, y que allí se iba a topar con el Lagarto de Escaleritas, un antiguo campeón de lucha canaria. A partir de ahí, fui improvisando la trama, como siempre hago. Esta estrategia no es la más recomendable, pero a mí me funciona. Además, si desde el principio de la novela sé lo que va a suceder después, me aburro desarrollándola.

-'Mañas de largato' no solo entretiene. También tiene un trasfondo social, en los que plasma sus inquietudes y sus propias reflexiones sobre la sociedad contemporánea. ¿Ese apartado le sale natural o es uno de los objetivos que se fija cuando comenzó a escribirla?

-Las inquietudes y reflexiones son más bien del propio Touré, en cuya cabeza intento meterme. Aunque huyo de los sermones o de la moralina, creo que la crítica social debe ser uno de los pilares de la novela negra y hoy en día me parece más necesaria que nunca, viendo el avance de la ideología racista y xenófoba por toda Europa. Sus seguidores le darían sin dudar una patada en el culo a las personas del perfil de Touré y los mandarían de vuelta a África. Hay que combatir ese tipo de ideas, y la novela negra me parece un buen vehículo para ello.

-¿Cómo llevó lo de plasmar en la novela el habla canaria, sobre todo porque usted la escribió en euskera?

- En euskera no tuve ningún problema, porque ¿cómo se supone que hablarían mis personajes canarios, africanos, o coreanos en ese idioma? Puedo utilizar en todos los casos un euskera bastante 'standar', porque en realidad ninguno de ellos lo hablaría. En cambio, el tema se complica mucho a la hora de preparar la versión en castellano.

-¿Cómo ha funcionado 'Mañas de largarto' entre sus lectores en euskera?

-De momento muy bien, porque Touré tiene muchos seguidores fieles en euskera, que se leen todas las entregas de la saga, salgan buenas o malas. Luego, con el paso del tiempo, me van llegando críticas y comentarios y voy tomando conciencia de la realidad. Como 'Musker Amarruak' (así se titula la versión en euskera) solo lleva unos meses publicada, aún no sé en qué punto del escalafón deberíamos colocarla. Lo que sí tengo claro es que, probablemente, se trata de la entrega más divertida hasta el momento.

«Los días que estuve en las fiestas de julio de la Isleta fueron una gran fuente de inspiración»

-Su traductora de cabecera, Cristina Fernández, ¿cómo llevó la parte canaria en la traducción? ¿Contó con su ayuda?

-El trabajo que ha hecho Cristina es impagable. Personajes tan variopintos como Touré el africano, Jun el coreano, Gaspar el gallego, Eladio Monroy el canario... no pueden utilizar el mismo tipo de castellano. Cristina se lo curró muchísimo para que la forma de expresarse de cada uno resultara verosímil. Además, por suerte, hemos contado con la ayuda de nuestros amigos canarios, especialmente del propio Antonio Becerra, que les dio el visto bueno a todas las conversaciones.

-La inmigración es un pilar dentro de las novelas de Touré y 'Mañas de lagarto' no es una excepción. Se nota en la novela que se documentó usted mucho en la isla sobre esta realidad. ¿Cómo lo hizo y quiénes le guiaron?

-Para mí ha sido un privilegio y un lujo contar con la ayuda de locales de la isla, gente de Casa África como Ángeles Jurado, de las ONGs que trabajan sobre el terreno como Juan Carlos Lorenzo, de inmigrantes que las han pasado, y las están pasando, canutas como Mourtala Mboup... Sus testimonios me han ayudado muchísimo a hacerme una composición de esa realidad. Además, me ha sorprendido, muy gratamente, comprobar que la gente de las islas es bastante más tolerante con estos temas que la mayoría de los peninsulares.

-África tiene mucha presencia en 'Mañas de lagarto'. No físicamente, sino por los personajes africanos, además de Touré, y por la nostalgia de su detective, que echa de menos a su familia. ¿Da la sensación de que usted es un enamorado de ese continente?

-Desde luego, me declaro africanista convencido. Hace muchos años que me atrapó este continente, todo comenzó durante un viaje que hice en 1993, en el cual crucé el desierto del Sáhara en bicicleta y recorrí Mali siguiendo el curso del río Niger. Curiosamente, mi recorrido en bicicleta acabó en la localidad de Kayes, donde fui acogido, enfermo y maltrecho, en casa de la familia Touré, que me cuidó como a un hermano. Durante ese viaje me enamoró la hospitalidad africana. Después seguí en tren hasta Dakar, y desde allí un barco me llevó, precisamente, hasta Las Palmas de Gran Canaria. Aquel fue mi primer contacto con las islas.

-¿Algún empresario concreto y real le inspiró al poderoso que ha cobrado forma en la novela?

-No, nadie en concreto, pero como esta novela, en el fondo, es un homenaje al gran Alexis Ravelo, me parecía imprescindible que apareciera en ella un empresario corrupto y mafioso, del tipo de los que introducía Alexis en sus obras.

«Mi traductora al castellano ha hecho un trabajo impagable para que los diálogos sean verosímiles»

-¿Cuándo se estrena en TVE española la serie 'Touré', inspirada en su saga de novelas negras?

-TVE nos tiene a todos despistados. En principio la iba a estrenar en marzo, pero no fue así y se están haciendo de rogar. «Próximamente» ponen en la web, o «muy pronto», pero ese día no acaba de llegar. Espero que no se alargue demasiado la espera. Cantidad de gente me pregunta por ello y ya me estoy poniendo ansioso.

Jon Arretxe.
Jon Arretxe. Asier Beltza

-¿Cómo funcionó la serie en la ETB?

- Colgaron la serie, en euskera, en su plataforma Primeran, y mañana lunes, día 27de mayo, la van a empezar a emitir en abierto por su primer canal, en 'prime time'. Están encantados con la acogida del público. De hecho, ya se han ofrecido para participar como coproductores en la segunda temporada.

-Se ha publicado que Netflix ha entrado en el proyecto y que producirá si hay una segunda temporada. Si la hay, ¿le gustaría que 'Mañas de largarto' copara uno de los capítulos?

-Por supuesto. Y no solo a mí. Como comentamos durante el rodaje de la serie el pasado verano, los actores, directores, técnicos... estarían encantados de que en la segunda temporada los capítulos se filmasen en los lugares donde se desarrollan las tramas de las novelas: París, Madrid y, por supuesto, la isla de Gran Canaria. Cualquier excusa es buena para hacer un viajecito a estos lugares

-¿Tiene clara la nueva entrega literaria de Touré y nos puede avanzar algún detalle?

-Hay dos posibilidades, la primera es que la undécima novela se desarrolle en Barcelona, inevitablemente en la zona del Raval. Ya estoy trabajando en ello. La segunda posibilidad es que no haya nueva entrega, y la saga acabe en las islas.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios