La directora estadounidense Keri-Lynn Wilson, en un ensayo con la OFGC en 2018. / JUAN CARLOS ALONSO

Keri-Lynn Wilson: «Los artistas nunca deben ser juzgados por su sexo, raza, etnia o color»

La directora estadounidense se pone este viernes de nuevo al frente de la OFGC, en el Auditorio Alfredo Kraus, a partir de las 20.00 horas

Victoriano Suárez Álamo
VICTORIANO SUÁREZ ÁLAMO Las Palmas de Gran Canaria

El regreso de la directora estadounidense Keri-Lynn Wilson al frente de la Orquesta Filarmónica de Gran Canaria (OFGC) coincide con la puesta de largo de la temporada primaveral de una formación con la que reconoce sentirse a gusto.

«Tengo recuerdos muy cálidos de nuestra última actuación juntos, que tuvo lugar antes de la pandemia», confiesa frente a la actuación que se desarrolla este viernes, a partir de las 20.00 horas, en el Auditorio Alfredo Kraus de la capital grancanaria. «El mundo es un lugar muy diferente desde aquel concierto memorable. Especialmente ahora, en este momento de oscuridad y de terror maligno sobre nuestros hermanos y hermanas inocentes, tanto en Ucrania como en Rusia. De ahí que tenga un sentimiento cálido al volver a dirigir a mis maravillosos colegas de la OFGC. Estoy muy feliz por nuestra continua colaboración. Además de ser un grupo muy talentoso de músicos que toca con todo su corazón. Son intérpretes delicados y es un placer trabajar con ellos», explica la artista.

Cuestionada sobre qué pieza tocaría si le dijeran que la misma acabaría con el conflicto bélico actual, Keri-Lynn Wilson se muestra clara: «El himno nacional de Ucrania».

En Gran Canaria afronta un repertorio titulado 'Genios del norte y del sur'. La acordeonista letona Ksenija Sidorova debutará como solista en la isla con 'El Concierto para bandoneón Aconcagua', de Astor Piazzolla, que afronta por primera vez la OFGC dentro de su repertorio.

«La música de Piazzolla no se escucha a menudo en el escenario de un concierto sinfónico y es igualmente raro escuchar el acordeón en un programa de concierto orquestal. Estoy emocionada de dirigir este fascinante trabajo del maestro argentino del tango que tiene tanta alma y vitalidad. De hecho, no creo que esté 'dirigiendo' esta gran pieza, sino que ¡estaré bailando con cada gesto!», confiesa Keri-Lynn Wilson.

Sidorova está considerada como una de las grandes embajadoras oficiales del acordeón clásico. Su repertorio abarca desde Bach a Piazzolla, de Efrem Podgaits y Václav Trojan a Erkki-Sven Tüür y Bizet, así como conciertos para acordeón compuestos especialmente para ella y proyectos de cámara.

La velada se completa con la 'Suite' del ballet 'El tornillo', de Shostakovich, y se cerrará con la 'Sinfonía nº 7', de Prokofiev. «Hay varias razones por las que elegí estas obras de Shostakovich y Prokofiev. En primer lugar, quería seleccionar piezas que tuvieran elementos de danza para que encajaran bien con el concierto de Piazzolla. La 'Suite' en realidad incluye un tango como uno de los movimientos, por lo que esta obra del compositor cuando era joven encajaba perfectamente. En segundo lugar, tanto Shostakovich como Prokofiev son dos de mis compositores favoritos y me gusta programar obras suyas que son menos familiares, que están fuera de lo común y de sus obras maestras, como sucede con sus sinfonías nº5. Al hacerlo, espero que sea emocionante para la orquesta y también para que el público pueda descubrir y profundizar en las obras de estos maestros», subraya la artista criada en la localidad canadiense de Winnipeg, donde estudió flauta, piano y violín desde temprana edad.

«Esta es una pregunta que siempre me hacen y responderé, una vez más, con la misma respuesta: soy un director de orquesta. Ojalá fuera irrelevante que sea mujer. Los artistas nunca deben ser juzgados por sexo, raza, etnia o color. Nuestros corazones, mentes y almas son lo que importa», responde tajante cuando se le cuestiona al respecto esta directora con una trayectoria internacional desarrollada desde hace más de 20 años.