Casco histórico de la ciudad francesa de Lille. / Afp

Julia Sabina retrata a los españoles emigrantes del 2008

«El mundo se va a estrechar con el 'brexit' o la covid-19», asegura la escritora, que publica 'Vidas samuráis'

Álvaro Soto
ÁLVARO SOTO Madrid

Cuando llega a Lille, Maribel, la protagonista del libro, descubre que a la salsa del kebab allí se le llama 'samurái', y esa palabra ya polisémica, porque también designa a los guerreros japoneses, sirve para dar título a 'Vidas samuráis' (Destino), la primera novela de la escritora y creadora audiovisual Julia Sabina (Madrid, 1982), un retrato no generacional, pero sí amplio, de los jóvenes españoles que emigraron tras la crisis económica de 2008.

Sabina, que vivió ocho años en Francia, aunque no en Lille, cuenta que en su libro no ha querido hacer «un retrato sociológico» de la emigración española, sino un «collage» con las experiencias de mucha gente que ha conocido en el camino.

El punto en común de todos ellos, la «bofetada de realidad» que reciben cuando llegan a otro país. «En muchos casos, este viaje supone una triple ruptura: la primera vez que te vas de casa, que dejas a tus padres y que cambias de país. Y en el extranjero, los españoles, que no tienen la experiencia de independizarse pronto, como muchos jóvenes en Europa, deben sobrevivir mientras responden a lo que se espera de ellos», cuenta Sabina.

Y así, relata con humor la autora, «se ven llamando a su madre para que les explique cómo se hace una paella, o mirando un tutorial de internet, porque sus nuevos amigos piensan que todos los españoles saben hacer paellas».

Julia Sabina.

Un punto de realismo mágico que comparten quienes han vivido fuera durante mucho tiempo recorre la novela. La lucha contra los estereotipos, que los demás tienen sobre el emigrante y que el emigrante tiene sobre el país de acogida, y la idealización exagerada de España en la mente de quien se ha ido representan algunos de los conflictos a los que se debe enfrentar la protagonista de la novela.

«Si en algún momento regresa a su país de origen, parte del emigrante se queda en el extranjero, y eso es una lucha que ya nunca acabará de resolverse del todo», asevera la escritora, que aun así, recomienda la experiencia de vivir fuera y teme que con la covid-19 o el 'brexit', «el mundo se estreche cada vez más».

«Lo mejor de viajar es descubrir que mucha gente extraña te ayuda. Si lo perdemos, aumentará el miedo a los desconocidos», destaca.

Temas

Lille