Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este martes 23 de abril
Jonay Armas, compositor de la 'suite' para piano 'La Tierra que tuvimos', en exclusiva para Cueva Pintada. C7
Jonay Armas, el eco musical de los antepasados

Jonay Armas, el eco musical de los antepasados

El compositor isleño estrena 'La tierra que tuvimos', suite para piano compuesta para el Museo y Parque Arqueológico Cueva Pintada

GABRIELA VICENT

Las Palmas de Gran Canaria

Lunes, 25 de julio 2022, 07:35

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

«Esa cueva que nos mira y no deja de hacernos preguntas». El pianista Jonay Armas (Las Palmas de Gran Canaria, 1981) ha crecido fascinado por los secretos de Cueva Pintada y los enigmas que esconde el yacimiento arqueológico y su museo. «Aquello era como viajar en el tiempo, como levantar el manto de los años y encontrarnos ahí, de frente, con el tiempo pasado que nos espera para interrogarnos». Por eso, recibir el encargo de realizar una composición 'a medida' para el Museo y Parque Arqueológico y estrenarla con motivo de su 16º aniversario ha supuesto un reto y una llave para abrir la caja de Pandora del pasado que tanto ha soñado descifrar.

'La tierra que tuvimos' es una 'suite' para piano en cuatro tiempos, creada exprofeso para esta ocasión. La obra trata de dialogar con el pasado, con el presente y con el futuro del territorio de la Cueva Pintada y encontrar, en una expresión puramente musical, sin palabras y únicamente a través de las notas del piano, todo lo que ese lugar hace resonar en el interior de su autor. El estreno absoluto de 'La tierra que tuvimos' coincide con el aniversario de la apertura al público del enclave, el 26 de julio de 2006.

El espectáculo comienza a las 19.30 horas, en el interior de las instalaciones del Museo y Parque Arqueológico, con entrada libre hasta completar aforo.

Un hito

Armas señala que «este es el primer encargo de una pieza puramente instrumental comisionada por un museo», lo que supone para él «un reto muy hermoso y una oportunidad para plasmar mi manera de entender la música en un homenaje a una entidad que forma una parte importante de la identidad isleña».

Su composición, basada en las formas geométricas predominantes en la Cueva Pintada, «surge desde el mismo comienzo de la pieza, cuando visito la propia cueva en busca de algo que pueda servir como material de partida para concebir la pieza. El propio concepto de los cuatro movimientos y la relación entre todos ellos ya sugiere la forma del cuadrado mientras que el triángulo o el círculo están presentes en la estructura de las propias piezas, que regresan al mismo punto o bien se desenvuelven en espirales hasta encontrar un punto de no retorno. Ha sido importante pensar en figuras sobre las que edificar la composición para concebirla del mismo modo que las pinturas de la cueva», sostiene el músico, que combina la actividad crítica con su trabajo como piano solista y compositor para medios audiovisuales, desde bandas sonoras para el cine hasta el mundo publicitario.

Energía especial

«En la pecera acristalada del yacimiento se respira una energía especial, el resonar de un pasado que nos interpela, que nos hace también protagonistas, como si fuese la cueva la que nos mirase y no al revés. Mi idea con la música del pasado parte de un retumbar, de un simple motivo de dos notas, como si alguien golpease un tambor, para luego desarrollar esa idea y explorar todas sus posibilidades. Quería partir de lo sencillo, de una idea primitiva, para luego trabajar con ella y moldearla hasta el extremo, que me acompañase siempre. De aquí surge un leitmotiv que va a acompañar toda la pieza; al fin y al cabo, es con este pasado con lo que estamos intentando dialogar desde los otros espacios temporales que plantea la obra», añade Armas.

El compositor estima que trabaja mucho con la música descriptiva, «en el reto de convocar, sin la ayuda de las palabras, historias o imágenes que reviven en forma de sonidos. Pero cada proyecto es un mundo. En este sentido, he gozado de mucha libertad para la composición de 'La tierra que tuvimos'. De hecho, aunque los dos movimientos centrales de la pieza están pensados para acompañar la coreografía de dos ballets pertenecientes a la serie 'Cueva pintada se mueve', la versión de concierto de estos movimientos es bastante más libre y extensa, porque la interpretación en directo siempre tiene otros tiempos y otras necesidades».

Formación

La formación de Jonay Armas ha estado basada en la música contemporánea y en el estudio de los géneros más populares. «No me acerqué a la música de concierto, especialmente a la música sinfónica, hasta casi los veinte años. Su riqueza, su colorido, sus posibilidades y su expresividad me tienen atrapado desde entonces. Es el género que más me interesa y el que sigo estudiando cada día», confiesa el pianista, autor de dos álbumes para piano en solitario, 'Nui' (2015) e 'Índigo' (2019), ganador del premio al mejor álbum de música melódica en los Premios Canarios de la Música.

Armas, que ha dedicado los últimos quince años a la composición de bandas sonoras para proyectos audi ovisuales, considera «que los cineastas aún no han encontrado el verdadero potencial de la música en el cine para poder contar sus historias y mi labor sigue siendo ayudarles a entender las posibilidades de este medio expresivo».

El cine

Está muy involucrado en la producción de cine hecho en Canarias y está convencido de que es importante no perder el vínculo con el origen y, además, estar presente en un momento decisivo en la historia del cine del archipiélago. «Creo que es importante contar nuestra historia, hablar del lugar de donde venimos, visibilizarlo, darle el contexto que merece y reivindicar su importancia en la construcción de nuestra identidad. Tengo el privilegio de acompañar, desde la música, a toda una generación de cineastas que educaron su mirada a partir de lo que proponía el Festival de Cine de Las Palmas durante sus primeras dos décadas. Este trabajo empieza ahora a dar sus frutos en forma de repercusión a nivel internacional. Venecia, Berlín, Locarno, también Gijón o Málaga en el panorama nacional ya han sido testigos de estas producciones con corazón canario. Trabajar junto a ellos está siendo un desafío y un aprendizaje constante y un privilegio», dice.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios