efe

Jennifer Lopez, del Bronx a convertirse en su propia marca y la gran apuesta de Netflix

Cantante, actriz e 'influencer' Jennifer Lopez, hija de puertorriqueños, empezó como actriz, saltó a la canción, ahora es productora de cine y arrasa en las redes

CANARIAS7 Las Palmas de Gran Canaria

Había una vez una chica del Bronx que soñaba con ser una estrella y que unos años después vio su nombre estampado en una estrella en el suelo del Paseo de la Fama en Los Ángeles (California, Estados Unidos). Así podría resumirse, como si fuera el guion de comedia romántica de Hollywood, la historia de J ennifer Lopez, que estos días rueda en Gran Canaria la película 'The Mother', en la que es coproductora y que está llamada a ser uno de los grandes reclamos de la plataforma Netlix para seguir arrebatando a las salas de cine la condición de espacio preferente para el consumo de películas.

Su historia es también la de una batalla por la igualdad en un país donde tradicionalmente se ha ensalzado el espíritu emprendedor, pero donde en realidad el éxito ha ido asociado a los blancos, anglosajones y, también, varones. Sobre esto, nada mejor que recordar que hace poco más de un año la propia Jennifer Lopez rescataba un fragmento de una entrevista que le hicieron dos décadas atrás y en la que comentó lo siguiente: «Quiero hacer historias sobre humanos... quiero decir, estamos aquí en América pero estamos solos, hay muchas culturas y muchas personas, ¿por qué no te eligieron a ti como el director de la entrevista? Porque eres asiático... es ridículo... podríamos ser tú y yo, somos tú y yo...». JLo apostillaba lo siguiente en sus redes sociales: «No puedo creer que esta entrevista haya sido hace más de 20 años y todavía se mantenga vigente hoy... Todos somos humanos... y eso es todo. #EqualOpportunity», en referencia a un movimiento que tenía como abanderada a la propia Michelle Obama.

Pero vayamos al principio de este aparente cuento de hadas donde el mérito es de ella. El 24 de julio de 1962 nació Jennifer Lynn Lopez en Nueva York, en el barrio del Bronx. Es la segunda hija de David Lopez y Guadalupe Rodríguez, cuyos orígenes están en Puerto Rico. La familia vio muy pronto que Jennifer tenía dotes para el mundo escénico, pues lo mismo cantaba que bailaba que se ponía a actuar. Y sus comienzos fueron los de muchos principiantes en ese mundo: de prueba en prueba, en actuaciones no profesionales y con pequeños papeles en series de televisión o como integrante del cuerpo de baile de grupos de música pop. Pero fue en el mundo de la interpretación donde tomó carrerilla antes que en el de la música.

Supera los cien millones de seguidores en las redes, donde se deja ver con sus hijos Emme y Max

Sus apariciones en 'My Family' y después en 'Selena' la convirtieron en el gran reclamo para el cine hecho por hispanos y preferentemente para el mercado hispano. Pero Jennifer Lopez quería ir a más, siguiendo ese patrón de igualdad que resumía en la entrevista anteriormente citada.

La fama le llega de la canción, donde, sin embargo, la encasillan en el patrón de pop latino, con un marcado toque de sensualidad. A fin de cuentas, era lo que se llevaba en la industria y lo que permitió que su fama se extendiera por el centro y sur de América. Y también que diese el salto a España.

Es en 1999 cuando lanza la canción 'If You Had My Love', que se coloca en el número uno de la lista Billboard Hot 100 y el álbum 'On the 6', también en ese año, aterriza con gran éxito en las tiendas. Desde entonces ha vendido más de 50 millones de discos en el mundo, algo menos de la mitad en Estados Unidos. Y ha ido consolidando una marca personal, de manera que JLo triunfa actuando en el cine, participando en series televisivas, por supuesto cantando, lanzando marcas de perfume y de moda propias... Pero no es solo 'merchandising': también hay contenido y compromiso social. Así, en 2015 fue designada por Naciones Unidas como portavoz y defensora de las niñas y las mujeres.

Un año después, la revista 'Forbes' la situaba entre las mujeres mejor pagadas de la música y otra publicación , 'People', la coloca como la artista latina más influyente en Estados Unidos, una condición que mantiene casi intacta, como demostró en enero de 2021 al ser invitada a participar en la toma de posesión de Joe Biden como presidente de Estados Unidos.

En el cine, tras algunas buenas críticas pero mayoría de reparos por el exceso de comedias sentimentales, da un golpe en la mesa y se convierte en productora. Eso le permite elegir los proyectos en los que se embarca y decide hacerlo apostando por mujeres al mando y con mujeres igualmente en papeles protagonistas. De esto último fue 'Estafadoras de Wall Street', donde calló muchas bocas con un papel más dramático que sensual y romántico. La calidad de su interpretación la colocó en las principales nominaciones: no hubo premio pero casi daba igual porque el ciclón JLo soplaba con fuerza. Como también sopló en 2020 con una actuación en la final de la SuperBowl en compañía de Shakira donde ambas triunfaron y que fue una reivindicación del poder hispano en Estados Unidos.

Con la explosión de las nuevas tecnologías de comunicación, Jennifer Lopez ha encontrado en las redes sociales un instrumento perfecto para expandir su popularidad. Sus seguidores en esos soportes superan los cien millones de personas y cada comunicación nueva tiene un valor estimado en el mercado que ronda los 400.000 euros (calculado según lo que podría pagar una marca publicitaria por conseguir que ella fuese el vehículo promocional durante unos segundos).

En esas redes se deja ver con su familia, con sus hijos mellizos Emme y Max, fruto de su matrimonio con el cantante Marc Anthony. Precisamente con él visitó en su día Gran Canaria, en el marco de la gira que lo trajo a cantar. Las revistas del corazón han buceado en su historial amoroso, con estos nombres como los más relevants: David Cruz, compañero de estudios cuando ambos eran adolescentes; Ojani Noa fue su primer marido, si bien el matrimonio duró solo un año, de manera que se separaron en 1998; un romance de unos dos años con el cantante Puff Daddy, del que queda para el recuerdo no tanto lo que vivió con ella como el hecho de que era quien la acompañaba cuando Jlo lució en 2000 un traje verde de Versace que hizo historia en los buscadores de internet por el escote de vértigo; después llegó el bailarín y coreógrafo Cris Judd, con el que se casó en 2001 y un año después acabó la relación; entró en danza entonces el actor Ben Affleck, con el que compartió reparto en 'Gigli' -uno de los grandes fiascos de ambos- y se llegó a anunciar boda... pero se canceló; en 2004 se casó con Marc Anthony, del que se divorció en 2011; luego se le atribuyó un romance con el bailarín Casper Smart, al igual que con el cantante Drake, y lo que sí fue oficial fue su emparejamiento con el deportista Alex Rodríguez, con otra boda anunciada en 2019 que tampoco se celebró... y en 2021 ha vuelto con Ben Affleck.