Borrar
El periodista y escritor italiano Roberto Saviano. Andreas Solaro/AFP
«Italia sigue siendo un país de vocación mafiosa»

Roberto Saviano

«Italia sigue siendo un país de vocación mafiosa»

Roberto Saviano recrea la vida del juez Falcone en la novela 'Los valientes están solos', una mente brillante, «pero derrotada por el sistema»

Miércoles, 29 de noviembre 2023, 17:12

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

El escritor Roberto Saviano vive protegido por una escolta policial desde que desveló en el libro 'Gomorra' (2006) los secretos de la mafia de Caserta. Pasado el tiempo y visto cómo le han ido las cosas, no volvería a lanzarse al precipicio con una denuncia que le ha llevado a vivir apartado, escondido y en continua zozobra. Pese a todo, Saviano no se arredra y toma ejemplo de la valentía del juez Giovanni Falcone, asesinado en mayo de 1992 por intentar desmantelar Cosa Nostra y cuya vida recrea el periodista más de treinta años después de la venganza, que ordenó Totò Riina.

Lo hace en la novela 'Los valientes están solos' (Anagrama), un libro en el que cada hecho está rigurosamente documentado y que recurre a la ficción para escribir diálogos y evocar sentimientos que le hubiera sido imposible reconstruir mediante el ensayo. Al juez que logró sentar en el banquillo a más de 400 mafiosos en un histórico macrojuicio, le prodigaron elogios después de muerto, pero meses antes era vilipendiado y acusado de inventarse atentados contra él. «La envidia le condujo al aislamiento y la muerte», dice con pesar Saviano, convencido de que su país «sigue siendo un país con vocación mafiosa».

A su entender, «la cultura mafiosa sigue siendo hegemónica» en su país, aunque cada cierto tiempo caen algunos clanes. Lo que de verdad le preocupa es que Europa ofrece síntomas evidentes de estar contaminada por los tentáculos mafiosos. No en balde, en Suecia se libra una «guerra feroz» contra las organizaciones de narcotraficantes, una contienda que apenas encuentra eco en la prensa del continente.

Falcone pereció junto a su esposa y tres escoltas, como desquite de Cosa Nostra a la persecución a que sometió a la organización durante largo tiempo. Gracias a Falcone, se celebró un gran proceso que concluyó con la condena a 2.600 años de cárcel de los capos de la mafia. Mil kilos de explosivos colocados bajo la autopista que une Palermo con su aeropuerto hicieron que volara por los aires el vehículo en que se desplazaba. Giovanni Brusca y Nino Gioè fueron los encargados de ejecutar la 'vendetta'. «Mientras estaba vivo le rodearon la envidia, el desprecio y la sospecha. Y todo por permitir que viéramos el mundo de otra forma. En definitiva, le mataron porque su cabeza tenía que dejar de seguir pensando», apunta Saviano por videoconferencia.

«Si ahora pudiera volver atrás y hablar con aquel joven, le diría que no mandara la novela a ninguna editorial»

 

 

Cree el periodista que los capos de las mafias rusa y siciliana están a salvo en España, Francia, Portugal y Alemania, donde sus inversiones se hallan a resguardo gracias a la indiferencia de los dirigentes políticos. Pero si no quiere acabar como Italia, nuestro país debería tomarse en serio la lucha contra el crimen organizado. «Si las cosas van mal dadas, el futuro de España es el de Italia», sentencia Saviano. «En el debate político español en las últimas elecciones no se escuchó ni una palabra sobre la mafia, cuando España está ocupada por ella. Los españoles hablan solo de seguridad o del crimen de manera muy genérica. Y eso hace que se sientan seguras las organizaciones criminales. Se han necesitado cincuenta años de estudios para mostrar la realidad, en Brasil se comnzó a hacer en los noventa, pero en un país como España nunca ha empezado».

«Territorio de conquista»

Saviano ve a España como un «territorio de conquista», aunque no aprecia en la idiosincrasia de sus habitantes el apego a la familia ampliada que es clave en cualquier mafia. Para Saviano, en España es algo más complicado que prospere la mafia, porque sus pobladores «quieren hacer un crimen para estar mejor, no para vivir en un zulo», apostilla con ironía.

En todos estos años, las organizaciones mafiosas han aprendido que el terrorismo no es la mejor forma de enfrentarse al Estado, sobre todo «cuando este se puede comprar» «Después del asesinato de Falcone, Cosa Nostra quedó decapitada por llamar demasiado la atención. Fue un error mediático. Totò Riina sabía que tendría consecuencias, pero él actuó para preservar su poder interno».

Si hoy tuviera los 26 años con que contaba cuando entregó a la imprenta 'Gomorra', un relato que incitaba al lector a recorrer la intrincada red empresarial y el historial sangriento de la Camorra, sería mucho más prudente. Fue un libro que le brindó notoriedad, pero también la condena a vivir a perpetuidad en un escondite. «Si ahora pudiera volver atrás y hablar con aquel joven, le diría que no mandara la novela a ninguna editorial, ya que eso le destruirá la vida totalmente». Pero visto que ya no es posible enmendar el yerro, se conforma con emular a Falcone, una mente brillante y un «hombre fuerte pero derrotado por el sistema».

«Giovanni Falcone era el hombre más brillante y valiente, aunque estaba solo. Todos los demás, a su lado, se sentían su sombra, inferiores, menos machos en un mundo de machos. Con este libro he puesto orden a su historia», concluye.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios