Francisco Ibáñez, dibujante historietista creador, entre otros, de 'Mortadelo y Filemón' y 'Rompetechos'. / efe

El Gobierno declara el 17 de marzo Día del Cómic y del Tebeo

La fecha corresponde a la primera la publicación de la revista 'TBO', que popularizó el género además de nombrar dicho fenómeno literario

RAFA SANZ DEL RÍO

'El Capitán Trueno', 'Mortadelo y Filemón', 'Zipi y Zape' o 'Superlópez' están de celebración, ya que el Ministerio de Cultura y Deporte ha establecido el 17 de marzo como el Día nacional del Cómic y el Tebeo. De esta forma, el Ejecutivo homenajea la cultura de las viñetas, un movimiento cultural muy importante en España desde su inicio a mediados del siglo XIX; pero sobre todo tras la el nacimiento de 'TBO'el 17 de marzo de 1917, una revista especializada en historietas con más de 9000 publicaciones.

La declaración reconoce el valor del cómic y del tebeo, el peso de su historia y su importancia en el contexto actual, su diversidad, creatividad y calidad. También pretende mostrar un apoyo efectivo al sector. Se reconoce asimismo el papel de sus profesionales en la vida social y cultural, atrayendo a nuevos lectores.

Un género histórico en España

Aunque la importancia de los cómics y tebeos es más que evidente, el primer cómic autóctono de la historia del país es un debate que perdura hoy en día. Varios expertos coinciden en que las Cantigas de Santa María, realizadas probablemente entre 1260 y 1270 por el taller de Alfonso X 'el Sabio', son las primeras historietas. En ellas las ilustraciones representan la historia contada en el antiguo libro medieval.

Aunque el movimiento literario dio un giro importante tras los primeros números de 'Dominguín' y 'TBO', no es hasta los años 30 que se convierte en un fenómeno de masas, cuando esta última logró una tirada de 220 000 ejemplares en 1935. Tras la Guerra Civil los tebeos vivieron una época dificil donde el género no gozaba de buenas financiaciones, pero a partir de 1950 los quioscos españoles volvieron a llenarse de estas publicaciones. El padre Jesús M. Vázquez, antiguo Secretario General de la Comisión de Información y Publicaciones Infantiles y Juveniles, aseguró que mediados de los años 60 se vendían anualmente más de 78 millones de ejemplares nacionales.

En los años 80 las publicaciones de historietas llegaron hasta los más de 8 millones de ejemplares, lo que se tradujo en unas 400 millones de pesetas por derechos de autor. En esos años también aparece el anglicismo 'cómic', que trajo consigo obras más adultas, con ilustraciones más realistas y menos enfocadas en un público infantil. Lamentablemente el formato decayó mucho socialmente a partir de los años 2000, y según autores como Francisco Ibañez, autor de Mortadelo y Filemón o Rompetechos entre otros, el crecimiento videojuegos afectó al consumo del tebeo en España.

Reconocimiento del valor de las obras y sus autores

Con la declaración del Día del Cómic y el Tebeo, se pretende poner de manifiesto el valor de su historia y su valor actual. Se trata de visibilizar la industria a través de distintas actividades. Pretende también dar un sentido unitario, llegando a todos los puntos de la geografía española, a través de la colaboración de todos sus agentes, de los medios de comunicación, redes sociales, entidades privadas y sociedad civil.

Exposición sobre las revistas españolas de comics en el Salón del Comic de Barcelona, 2018. / EFE

Además la celebración no solo gira en torno a las publicaciones de origen español, si no también a los autores nacionales que trabajan en el ámbito internacional de la novela gráfica. Es decir, artistas actuales de renombre y bajo el sello de los gigantes Marvel o DC, como Sergio Aragonés, Daniel Acuña, Francis Portela o Salva Espín.

La declaración responde a la propuesta de la Asociación Sectorial del Cómic, que se recogió en la Proposición no de Ley de Reconocimiento y Dignificación del Sector del Cómic en España, adoptada por unanimidad el 19 de octubre de 2021.