El colombiano Camilo es una de las atracciones del Granca Live Fest. / C7

«La gente de esa tierra tan maravillosa como es Canarias me fascina»

El artista colombiano llega a la isla con su espectáculo 'De Adentro Pa Afuera Tour 'dentro del Granca Live Fest, los días 8 y 9 de julio.

Francisco José Fajardo
FRANCISCO JOSÉ FAJARDO Las Palmas de Gran Canaria

El artista colombiano Camilo regresa a Gran Canaria, una isla que afirma adorar y en la que, durante su pasada gira, consiguió llenar en dos ocasiones el Gran Canaria Arena. Ahora regresa con su nueva propuesta 'De Adentro Pa Afuera Tour' y en el marco del Granca Live Fest, un evento que se desarrollará el próximo viernes, día 8 de julio, y el sábado, donde compartirá cartel en el Estadio de Gran Canaria con estrellas de la talla de Marc Anthony, C. Tangana, Residente, Dani Martín o Mike Towers, entre otros.

-La gira ha recorrido seis ciudades españolas cosechando un éxito sobresaliente. ¿Qué sensaciones le están transmitiendo estas primeras fechas?

- Pues gracias a Dios está siendo maravilloso. Cuando se estaba acabando la gira del año pasado ya soñábamos con nuestro regreso a España. No sé qué tienen ustedes aquí que le dan ganas a uno de quedarse. La generosidad del público español ha sido trascendental para mí.

-¿Qué ofrece en esta gira 'De Adentro Pa Afuera Tour' con respecto a la anterior 'Mis manos tour'?

-Primero es una gira que tiene, para mi sorpresa y agradecimiento, unas dimensiones que en el 'tour' pasado no nos atrevíamos a soñar. La acogida del público español ha sido astronómica y nos permitió soñar con llevar a cabo una gira de estas proporciones. En términos de producción y experiencia audiovisual es un 'show' que está muy por encima de todo lo que he soñado. Hay sorpresas que prefiero guardarme y entregárselas al público en cada concierto. Está todo pensado para el agrado de la tribu al otro lado del micrófono.

-20 fechas por toda España y con un objetivo de superar las 200.000 entradas vendidas... ¿Se están cumpliendo los pronósticos?

-El año pasado fuimos de los artistas internacionales que más entradas vendieron y no lo digo desde el ego, para nada, sino desde la celebración de la generosidad del público español. Fueron 80.000 en la primera gira de nuestras vidas y en nuestra primera visita a España. Es algo demasiado grande. Ahora estamos soñando y viviendo algo aún mayor, casi el triple, y de nuevo me pongo de rodillas y agradezco el logro de la tribu. Es una oportunidad de celebrarlos a ellos, a los que nos van a ver. Miramos las familias que vienen y las sonrisas que nos dedican.

-La vida de Camino en pocos años ha dado un giro brutal. El éxito internacional, el amor de su mujer Evaluna y, ahora, disfrutando juntos de la llegada de la pequeña Índigo a vuestras vidas... ¿Cómo se metabolizan tantas emociones?

-Al 100%. El hecho de ser papá me ha transformado de una manera arrolladora y ver nacer a mi hija me trajo emociones que desconocía que estaba preparado para sentir. La inmortalización de todos ellos a través de las canciones es un reto. Lo único más grande que hacer un 'tour' de sabios donde van 200.000 personas, es poder vivirlo al lado de la gente que amas. Tu familia, los que quieres y luego regresar a una cama donde te esperan tu esposa y bebé es la máxima expresión de la plena felicidad.

-Evaluna y usted siempre han irradiado amor y felicidad. Ahora, con Índigo, ¿hasta cuánto se multiplican esos sentimientos?

-Pues gracias a Dios que sí, hermano. Sí a todo eso que has dicho. Me equivocaría diciendo que nuestra relación y vida es modélica porque lo interesante del amor es que se manifiesta de forma única y diferente en la vida de cada persona. Lo que puede ser una historia maravillosa en nuestras vidas puede ser una pesadilla en la de otros. En nuestro caso te digo que mi vida es fantástica y no me quejo de nada. Celebro la bendición de caminar al lado de mi cómplice.

-Ha llenado los recintos de la mayoría de las ciudades... Cuando está en un escenario y mira al frente, ¿qué ve?

-Yo no sé si soy iluso, pero podría decirte que me acuerdo de las caras de cada una de las personas que van a mis conciertos. Es una estupidez lo que te estoy diciendo, pude serlo, pero guardo las caras de los que atino a ver. Lo más fascinante, más allá de las canciones, lo que representan, el 'show', el montaje... es el tesoro de las caras de cada una de las personas que hay. Las sonrisas de las familias que comparten algo conmigo. Ese es el verdadero tesoro de mis conciertos.

-Estuvo aquí en dos fechas en el Gran Canaria Arena, celebrando incluso el cumpleaños de su padre en los camerinos. ¿Qué recuerdos le trae regresar y hacerlo por todo lo alto compartiendo cartel con artistas como Marc Anthony, C. Tangana o Residente?

-Qué lindo lo que dices y que recuerdos me traes. Es maravilloso compartir cartel con todos esos grandes y más hacerlo en Gran Canaria, una isla que desde mi llegada a España siempre ha sido muy generosa. Me acuerdo incluso de los rostros de la gente que me esperaba en el hotel después de los conciertos en la isla. Recuerdo el cumpleaños de mi papá, de todo lo que vivimos juntos. Estamos muy felices de venir a verlos a ustedes, porque nosotros vamos a verlos y no ustedes a nosotros, es fascinante ese encuentro a los dos lados del micrófono. Es un honor compartir escenario con artistas a los que admiro en un festival tan importante como es el Granca Live Fest, es algo que me llena de mucho orgullo y satisfacción.

-¿Pudo conocer algo de esta isla?

-Es impresionante que me estés hablando y no seas venezolano. La gente de esa tierra tan maravillosa como es Canarias me fascina y me ha pasado muchas veces que hablo con ustedes y me quedo con la boca abierta al ver que somos hermanos, los latinos y los canarios. Me emociona regresar a esa Gran Canaria tan preciosa que pudimos conocer un poco y empaparnos de esa gratitud y hospitalidad que nos brindaron. Es un lugar para perderse y disfrutarlo.

-Como dice, compartir escenario con artistas a los que admira, ¿pone nervioso, es una responsabilidad mayor o un motivo de disfrute?

-Soy, ante todas las cosas, un disfrutado y un aprendiz también. Vivo con el cinturón blanco, como dice Jorge Drexler, soy una esponjita y la posibilidad de estar cerca de ellos y aprender es única. Por supuesto que me concentro en mis conciertos, pero aprovecho siempre para aprender de los demás. Es una bendición.

-¿Qué sorpresas nos adelanta?

-Lo interesante es que sucedan en ese momento. No me tires de la lengua (risas). Las canciones son la excusa pero el concierto está armado para la experiencia de vivirlo en ese instante. Nunca he sido amante de los 'trailers' y cuando veo algo quiero que sea sin saber de qué se trata. Quiero que la gente que viene a vivirlo se empape de esto que llevamos tanto tiempo soñando.

-Dicen que los conciertos de Camilo no son solo eso, no es escuchar a un músico sin más, son experiencias y emociones. ¿Está de acuerdo con esta reflexión?

-¡Uff! ¡Qué bonito halago! Mis canciones son reflejos de cosas más grandes que ellas y que se hacen vivas en los shows. Es un cóctel de emociones vivas y reales y lo vivimos de la misma forma desde los dos lados del micrófono. No me siento ajeno a lo que experimenta el público, al contrario, es un despertar de un montón de cosas internas para mí y comulgo con la tribu.