De izquierda a derecha, Fréderic Desclosf, Pedro Francisco Justo Brito, Cristina Ramos, Tilman Kuttenkeuler, Eloísa Moreno y Clemens Kruijtzer, ayer, en el Auditorio Alfredo Kraus. / C7

Una gala con arias de ópera francesa busca recaudar para construir un colegio en La Palma

Cristina Ramos, Pancho Corujo, Belén Elvira y el pianista Juan Francisco Parra protagonizan la velada del 20 de marzo, en el Auditorio Alfredo Kraus

Victoriano Suárez Álamo
VICTORIANO SUÁREZ ÁLAMO Las Palmas de Gran Canaria

La Palma es la isla del archipiélago con una conexión histórica más estrecha con Francia, hasta el punto de haber sido gala durante 24 horas en 1795. Ahora, la Alianza Francesa de Las Palmas, junto con el Rotary Club, la Fundación la Caixa y la Fundación Auditorio Teatro de la capital grancanaria, se han movilizado para celebrar una gala de ópera francesa para recaudar fondos para la construcción de un colegio en la zona que se vio afectada por la erupción de Cumbre Vieja.

Los cantantes Cristina Ramos, Pancho Corujo y Belén Elvira, acompañados por el pianista Juan Francisco Parra, protagonizan la velada del próximo 20 de marzo, a partir de las 19.00 horas, en el Auditorio Alfredo Kraus. Durante más de hora y media revivirán arias de óperas francesa tan populares como 'Manon Lescaut', 'Werther', 'Samsón y Dalila', 'Romeo y Julieta', 'Camen' y 'Los cuentos de Hoffmann', entre otras.

«El concierto tendrá partes románticas, otras más dramáticas como 'Carmen' y finalizará con una parte más cómica, como sucede con Offenbach», avanza Fréderic Desclosf, presidente de la Alianza Francesa de Las Palmas de Gran Canaria.

El responsable en la isla de esta institución, primera que abrió sus puertas en España, subraya que este concierto tiene dos objetivos más, junto con el principal que es ayudar a la construcción de esa futura escuela en La Palma. «Es una manera de decir adiós a la covid, aunque aún no se haya ido. También forma parte del ideario de la Alianza, que no solo consiste en enseñar francés con los más de 15.000 profesores con los que cuenta en la actualidad, sino también difundir la cultura», comenta sobre una velada en la que se podrá disfrutar de composiciones de Bizet, Massenet, Debussy, Gounod o Camille Saint-Saëns -que durante años residió en Gran Canaria-.

Fréderic Desclosf reconoce que desde la primera vez que escuchó cantar a Cristina Ramos se quedó fascinado con su voz.

La cantante grancanaria se muestra «encantada» con este proyecto que entiende como un nuevo reto dentro de una trayectoria profesional que ha desarrollado por caminos lejanos a la lírica, que transitó durante su formación y en sus inicios.

«Es un gran reto porque vuelvo a retomar la formación que tuve. Nunca dejé del todo la ópera, pero sí que es cierto que requiere de otro entrenamiento. Estoy convencida que los tres cantantes vamos a disfrutar de las bondades y las maravillas de la ópera francesa», dice la artista isleña.

«Durante esta semana estoy retomando mis inicios en el mundo de la lírica y mis repertorios en distintas galas. Creo que es un reto muy constructivo porque se requieren unos protocolos y un entrenamiento diferentes. Siempre he sido de probar distintos estilos y la vida me ha llevado por otros caminos, aunque la ópera es parte de mi vida y además voy a poder cantar en este idioma tan maravilloso», añade Cristina Ramos.

El objetivo es que esté construido a finales de 2023

Con esta gala benéfica se busca recaudar fondos para una construcción que reemplace al colegio de los Campitos, que fue destruido por la erupción del volcán de Cumbre Vieja, en La Palma.

«Estamos firmando un convenio con la Consejería de Educación para la construcción de este centro. Solo estamos pendientes de que decidan el tamaño y la ubicación definitiva», explica Clemens Kruijtzer, presidente del Club Rotary de Tafira.

El proyecto nació tras una reunión de los rotarios con Ángel Víctor Torres, presidente del Gobierno de Canarias. Le expresaron su deseo de colaborar en la recuperación de La Palma y el presidente del Ejecutivo Autonómico les lanzó la idea de la construcción de este colegio. El terreno lo cede el Cabildo palmero y de los fondos necesarios, sobre un millón de euros, el diseño y la construcción se encargan los rotarios, avanza Eloísa Moreno, presidenta de Rotary Club de Las Palmas de Gran Canaria. «Estimamos que su construcción llevará de nueve a doce meses. Confiamos en que a final de este año ya sepamos su ubicación y tamaño para que esté listo a finales de 2023», añade Clemens Kruijtzer.

Arquitectos que forman parte de los rotarios han realizado el diseño del futuro inmueble en La Palma, que tendrá la forma de la rueda característica de este club. «Los dientes serán las aulas, que tendrán el número y el tamaño que nos indique Educación. El resto contará con zonas al aire libre para los profesores y los alumnos», avanza Kruijtzer.