'Imagen extraviada'. / JUANJO IVALDI.

La Fundación Francis Naranjo vuelve con tres muestras

El 10 de abril inaugura en el Castillo de Mata una colectiva, 'Mirada extraviada' de Rivarola e Ivaldi, y una individual del tinerfeño Carlos Rivero

CANARIAS7 Las Palmas de Gran Canaria

La Fundación Francis Naranjo regresa al Museo Castillo de Mata con tres nuevos proyectos expositivos, dos colectivos y uno individual. La exposición colectiva internacional que reúne la obra de quince artistas 'Palabra expandida', la muestra 'Mirada extraviada', de la pareja de paraguayos Tessa Rivarola y Juanjo Ivaldi, y 'Por eso siempre hay una luz tintineando en mi ventana', del tinerfeño Carlos Rivero, ocuparán las salas 1, 2 y 4 de la fortaleza del 10 de abril al 8 de mayo.

Las obras expuestas podrán visitarse de lunes a viernes, de 10.00 a 14.00 horas, y sábados y primer domingo de mes, de 11.00 a 14.00 horas. Asimismo, la Fundación ofrecerá visitas guiadas a las tres exposiciones los sábados a las 12.00 horas siendo la primera de ellas el día de la apertura, el 10 de abril, con la presencia de Francis Naranjo y el artista Carlos Rivero. La asistencia está supeditada a control de aforo e inscripción previa a través del correo: info@castillodemata.es.

La Fundación Francis Naranjo, proyecto cultural contemporáneo enfocado en la exposición, difusión, mediación artística, investigación y producción, acercará con esta triple exposición tres miradas hacia el universo de la palabra, al diálogo con la fotografía y a un viaje a la memoria y los recuerdos.

Palabra expandida tiene sus orígenes en lo que se entiende por arte conceptual, que tuvo su apogeo en los años 60. Un movimiento artístico en el que la conceptualización o la idea es más importante que la obra de arte en tanto objeto físico o material. Las ideas prevalecen sobre aspectos formales o esenciales a modo de que lo artístico sería el concepto favoreciendo la reducción a lo mental y prescindiendo de la realización material, indiferente a la técnica, el material o la forma que se utilice para representarlo.

En la colectiva se exhibirán piezas de: Joseph Beuys (Alemania), Juan Castillo (Chile), María Castrejón (España), Máximo Corvalán-Pincheira (Chile), Laura González (España), Juan Hidalgo (España), Concha Jerez (España), Valcárcel Medina (España), Morquillas (España), Francis Naranjo + Dionisio Cañas (España), M. Nieves Cáceres (España), Osvaldo Salerno (Paraguay), Joaquín Sánchez (Paraguay / Bolivia), y ZAJ y Raúl Zurita (Chile).

'Mirada extraviada' recoge los trabajos de los artistas paraguayos Juanjo Ivaldi Zaldivar (1984) y Tessa Rivarola (1975), que actualmente residen en Islandia.

Presentan esta propuesta con un matiz melancólico, intencionadamente marcado por sus experiencias de viajes. Provenientes de un país tropical (Paraguay) y ahora encontrándose atravesados por la experiencia radical de estar -(a)islados- y lejos del ruido de las ciudades y las multitudes, residiendo donde respiran los glaciares, intimando con una naturaleza desbordante, que te atrapa hasta hacerte suya presentan estas resonancias personales de un relato a través de fotografías y escrituras que buscan dar cabida a lo que le excede.

Aquel niño enfermizo...

Sobre 'Por eso siempre hay una luz tintineando en mi ventana', Carlos Rivero explica: «Cuando yo era un niño solía estar enfermo con bastante frecuencia. En las noches de los años sesenta se iba la luz eléctrica y nos alumbrábamos con una vela. Recuerdo el sudor y hasta casi el delirio porque el cuerpo ardía y mi madre decía que había que cubrirlo de mantas. El tintineo de esa luz amarilla sobre los dibujos en la pared (mis tíos trajeron de Venezuela un rodillo que reproducía un papel pintado con payasos y figuras geométricas) era casi una experiencia psicotrópica que me acercó a lo que 40 años después reproduzco en mis pobres animaciones».

Añade que «los muebles que integran las piezas de esta exposición probablemente sirvieron para que otros cuerpos, otras vidas también descansaran, sufrieran o expiraran. Los desechamos porque están deteriorados o pasados de moda, su presencia nos molesta aunque una vez ese respaldar de una silla permitió que nuestra cabeza se sostuviera sobre una columna de hueso y cartílago».