«Sol español y una novela española: Fortunata y Jacinta », apunta Follett en Twitter. / C7

Ken Follet elige a Galdós para el verano

El afamado escritor se encuentra pasando unos días de descanso en España

CANARIAS7 Las Palmas de Gran Canaria

El autor de Los pilares de la Tierra, Ken Follett, ha presumido en Twitter de su última lectura mientras se encuentra disfrutando de unos días de descanso en la península. Se trata nada menos qu e de una de las reconocidas obras del canario Benito Pérez Galdós: Fortunata y Jacinta.

Su recomendación no ha pasado desapercibida para la comunidad online, que pronto se han lanzado a recomendar otros títulos y a investigar a un escritor olvidado durante décadas. Precisamente, en 2020 se celebró el centenario de Galdós por todo lo alto para reivindicar su extensa obra y su relevancia en el mundo literario.

Fortunata y Jacinta está considerada la narración más importante en español después del Quijote por su retrato de la burguesía de los siglos XIX y XX, en un contexto en el que esta se iba abriendo paso hacia el control político y social mientras Madrid se construía como urbe.

Una vida de pobreza y soledad

Benito Pérez Galdós tardó en ser reconocido. Murió a los 77 años el 4 de enero de 1920 en Madrid a consecuencia de los problemas de salud que arrastraba tras sufrir una hemiplegia. Había perdido la vista, sufría de arterioesclerosis e hipertensión y acarreaba, también, problemas económicos.

Cuentan los historiadores que era un hombre solitario y tímido, pero a la vez cordial. Su familia lo mandó a la capital desde Las Palmas de Gran Canaria en cuanto terminó el bachillerato para interponerse en un enamoramiento con una prima suya. Una decisión que le causaría gran amargura muchos años.

Estudió Derecho y fue testigo de una época de grandes cambios sociales y políticos en la gran ciudad que reflejó en la literatura mientras vivía de forma austera en una habitación de hotel de un sobrino suyo.

Conocidos son sus vaivenes con la escritera gallega Emilia Pardo Bazán, reflejados en las cartas que se intercambiaron con mutua admiración. Sin embargo, no tuvieron una relación fiel.

Galdós llegó a ser académico de la Lengua desde 1879 y candidato al premio Nobel de Literatura en 1912. Pasó sus últimos años vinculado a la política, siendo elegido representante de las cortes por Madrid en 1907. Dos años después presidió una coalición republicano-socialista junto a Pablo Iglesias, fundador del PSOE, aunque terminó distanciándose ya acusado por la enfermedad y la ceguera.

A pesar de todo, el canario ganó su candidatura como diputado republicano por Las Palmas de Gran Canaria en 1924. Año que coincidió con la creación de la Junta Nacional de Homenaje a Pérez Galdós integrada por ilustres personajes como Eduardo Dato, José de Echegaray, el conde de Romanones, Jacinto Benavente o Mariano de Cavia... Una iniciativa que tenía como objetivo recaudar fondos para ayudar a la maltrecha economía del escritor.

Otros títulos de Galdós

  • Doña Perfecta

  • La dama desheredada

  • Los Episodios Nacionales

  • La incógnita

  • Realidad