En lucha por una política cultural que no prime solo a los eventos

17/05/2019

El puro entretenimiento, la diversión y los proyectos mayoritarios son una parte importante dentro del engranaje cultural. Pero si una sociedad quiere ser avanzada (o aspira a serlo ), tambin debe apostar y defender las propuestas que buscan generar pensamiento y una masa crtica.

Las 14 entidades que firman el manifiesto que se hizo público este miércoles contra la actual política cultural del Gobierno de Canarias, que preside Fernando Clavijo, tienen claro que desde ésta solo atiende «a una parte del tejido» isleño.

«La convocatoria anual de patrocinios, que mencionamos en el comunicado, es el ejemplo más significativo de lo que sucede. Si miras los criterios, está claro para quiénes está dirigida. Pone de manifiesto que no se tiene en cuenta a todo el tejido cultural, porque todo va dirigido a los eventos», explica Lola Barrena, presidenta de la asociación cultural sin ánimo de lucro Solar, una de las firmantes de este texto de denuncia contra la política cultural del ejecutivo autonómico.

«Solar no puede competir con un festival de música en esa y en otras convocatorias. Ni tenemos tanto público ni aspiramos a tenerlo. Somos otra cosa, pero lo que no es posible es que no saquemos ni un punto. Deben existir los festivales, la diversión y el entretenimiento, por supuesto. No quiero que se nos malinterprete, porque no vamos contra ese tipo de propuestas. Lo que pasa es que también se tiene que atender a las otras prácticas», apunta Barrena.

Solar y el resto de entidades y asociaciones firmantes de este manifiesto de protesta no fijan su mirada en una cuestión de cifras, económicas y de asistencia, tampoco quieren un quítate tú para ponerme yo. Reclaman «una política cultural que atienda a la verdadera realidad de las islas» y que abra sus brazos «a los proyectos que generan una ciudadanía crítica, capaz de discenir», cuyo «pensamiento» crezca sobre unas base sólidas, en las que la creatividad cultural tenga un papel clave.

Ayer, cuando algunos medios de comunicación se hicieron eco de este texto de protesta, los firmantes del mismo aseguran que se vivió una doble realidad.

«Se han puesto en contacto con nosotros otras asociaciones, entidades y muchos profesionales de la cultura que se quieren adherir al manifiesto», apunta Dailo Barco, presidente de la Asociación de Cineastas de Canarias Microclima.

La otra cara de la moneda la protagoniza el propio Gobierno de Canarias. «No hemos tenido respuesta alguna. Ya nos ha pasado cuando hemos presentado distintas alegaciones en el pasado. Nunca responde», asegura Lola Barrena.

Rompe una lanza en favor de «los técnicos» culturales de la administración autonómica. «Tienen profesionales estupendos. Son ellos los que sacan adelante lo poco que hay», pero, tiene claro que son los responsables políticos los que ni atienden a las ideas de éstos y menos aún a las del sector.

La presidenta de Solar. Acción Cultural reconoce que hacer público este malestar ante la política cultural del Gobierno de Canarias entraña unos riesgos evidentes.

«La gente tiene miedo. Yo lo tengo. Como ya dejamos claro en el manifiesto, el sector es precario y débil. La gente se juega su trabajo al dar este paso. Todos los firmantes no nos dedicamos a otra cosa que no sea a hacer cultura desde nuestras respectivas disciplinas y perspectivas», añade Barrena.

Además de Solar y Microclima, los firmantes originales de este manifiesto son: PiedeBase Asociación de artistas del movimiento de Canarias, el Ateneo de La Laguna, la Asociación cultural Equipo Para, el Círculo de Bellas Artes de Tenerife, la Asociación Cultural Keroxen, la Fundación Pedro García Cabrera, la Asociación de Profesionales de la Gestión Cultural de Canarias, Réplica Asociación de Empresas de Artes Escénicas de Canarias, la Federación Estatal de Compañías y Empresas de Danza (Feced), el Centro de la Cultura Popular Canaria, la Asociación Cultural Fuentellano y la Asociación Cultural Tenerife Shorts.

Este manifiesto es un primer paso. «El conjunto seguirá. No sabemos aún cuál será el segundo paso. Pero lo daremos, sobre todo tras ver que se han unido otras entidades a las 14 firmantes primeras» que engloba a 1.500 personas, avanza la presidenta de Solar.