Borrar
Don Felipe y doña Letizia, a su llegada al Ateneo. Ep
Doscientos años iluminando la cultura, la ciencia y el pensamiento libre

Doscientos años iluminando la cultura, la ciencia y el pensamiento libre

El Rey defiende las «virtudes cívicas» como «esencia de nuestra democracia» en el bicentenario del Ateneo de Madrid

Martes, 11 de abril 2023, 12:36

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Las «virtudes cívicas» son «la esencia de la vida democrática». Así lo aseguró este martes el rey Felipe en su visita junto a la reina Letizia al Ateneo de Madrid para celebrar los primeros dos siglos de la docta institución. Los Reyes respaldaron la historia y el prestigio de uno de los centros culturales privados más importantes de nuestra historia reciente. Un «refugio del pensamiento libre» en el que inauguraron la muestra 'Dos siglos buscando la luz', un resumen del espíritu de la casa que celebra su bicentenario confiada en su futuro.

«Los problemas pueden ser nuevos en sus desarrollos específicos, pero evocan fundamentos morales universales y perennes. Si bien es cierto que han cambiado mucho las cosas en estos 200 años de nuestra historia, no se han alterado nuestras esperanzas como nación: convivir en un país abierto, tolerante, profundamente solidario y en el que las virtudes cívicas sean la esencia de nuestra democracia», afirmó el Monarca y socio del Ateneo. Celebró el pasado de la casa, «un refugio para el pensamiento libre que ha sabido estar siempre en vanguardia de la cultura y la ciencia».

El filósofo y ateneísta más veterano, Emilio Lledó, socio desde 1949, celebró volver a su «segunda casa». «Aquí aprendí a dialogar con un filósofo de hace 24 siglos, Aristóteles, que me enseñó que la amistad es lo más valioso de la vida, que la lectura es diálogo y aquí me hice amigo de los libros», confesó el nonagenario Lledó. «La lectura es diálogo y la cultura no es la tierra ni la lengua materna: es el fluir del pensamiento que alimenta el 'bienser', más necesario que el bienestar, y que se hace con cultura y pensamiento», aseguró el veterano pensador, académico y catedrático.

Sus actuales gestores quieren alimentar ese fructífero diálogo y situar al Ateneo como una institución cultural de referencia. Bajo el lema 'La luz que nos une', su presidente, Luis Arroyo, celebró los dos siglos de historia de la casa como templo «de tolerancia, igualdad y sabiduría».

Felipe VI, durante su discurso. Efe

Los actores Miguel Rellán y la jovencísima Leire Martín, el Trio Arbós y el cantaor Antonio Ricardo Gómez Muñoz, 'el Turry', amenizaron el acto celebrado en el abarrotado salón de actos. En las bulerías y granaínas que interpretó el Turry sonó el cajón y Miguel Rellán, el presentador, invitó al Monarca a tocar este instrumento flamenco, como hiciera hace poco en el Congreso de la Lengua en Cádiz. «Creo que es algo que me llevo para toda la vida», dijo el Rey entre risueño y resignado al subir al escenario.

Reclamó don Felipe al Ateneo que «asuma la tarea» de enfrentar los retos de este tiempo «ofreciendo su luz» a España. «Los valores cívicos de libertad, solidaridad e igualdad, hoy grabados en nuestra Constitución, tuvieron y tienen en el Ateneo un lugar privilegiado de reflexión y desarrollo», dijo. Citó a ateneístas «prominentes», como el médico y pensador Gregorio Marañón, el presidente de la Segunda República Manuel Azaña, o la primera socia de la institución, Emilia Pardo Bazán.

Una gran dama de la letras que estuvo más de un siglo sola en la galería de retratos de la casa, entre 188 varones, y la que ya acompañan Clara Campoamor, Carmen de Burgos, Carmen Laforet o Almudena Grandes. Pronto habrá trece más, entre ellas Elena Fortún, Rosa Chacel, Victoria Kent, María Lejárraga, Ana Mariscal, Carmen Martín Gaite, Margarita Nelken, Hildegart Rodríguez o María Zambrano.

Santuario laico

Los Reyes recorrieron la exposición 'Dos siglos buscando la luz' en la biblioteca de la bicentenaria institución. En cartel solo hasta el 30 de abril, presenta la historia del Ateneo: desde el sistema de elección con bolas blancas y negras de su primer socio en 1836, el escritor Mariano José de Larra, hasta la evolución de las fichas de sus socios, pasando por antiguas fotos de sus salas, documentos y manuscritos de la ateneístas, fondos bibliográficos y artísticos o colecciones tan peculiares como sus placas de cristal del siglo XIX.

La biblioteca es desde su origen un santuario laico para el culto del conocimiento y el saber. Sus pupitres y libros han forjado a intelectuales y pensadores que desde el modernismo alentaron a las generaciones del 98, del 14 y del 27, y a vanguardias literarias que, como el ultraísmo, hallaron modos de expresión en el Ateneo.

Creado en 1820 para «propagar las luces» y educar a la ciudadanía nació el Ateneo Español, clausurado en 1823. Bajo la protección de la reina regente María Cristina, surgió el Ateneo Científico, Literario y Artístico, con la misma premisa de su antecesor: difundir la cultura a todos los estratos sociales. En 1884 Antonio Cánovas del Castillo y Alfonso XII inauguraron su sede actual de la calle del Prado, en el barrio de las letras, muy cerca del Congreso de los Diputados.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios