Plácido Domingo, en un imagen de archivo. / Reuters

«Debacle total» de Plácido Domingo en Verona

La orquesta del emblemático coso operístico italiano se negó a levantarse como protesta ante el «pésimo» espectáculo ofrecido por el tenor

DARIO MENOR Corresponsal en Roma

A Plácido Domingo se le acumulan los problemas. Después de verse salpicado hace dos semanas por su cercanía con los miembros de un grupo criminal acusado de trata de personas en Argentina, al tenor español le han llovido las críticas por sus recientes actuaciones en la Arena de Verona (ITalia), donde ofreció dos espectáculos el 25 y 26 de agosto que constituyeron «una de las veladas más humillantes para todo el sector artístico». La valoración es del sindicato que representa a los músicos y técnicos del coso veronés, que se negaron a levantarse cuando concluyó la actuación del pasado viernes, dirigida por el artista español, como gesto de protesta ante la «pésima» imagen ofrecida ante los espectadores por un Domingo «que no estaba a la altura de su fama». Este diario intentó contactar con el tenor a través de sus representantes para recabar su versión de lo sucedido, pero no obtuvo respuesta.

Aunque al cantante madrileño, de 81 años, lo recibieron con ramos de flores y aplausos a su llegada al anfiteatro romano de esta ciudad del noreste de Italia, el sabor de boca que dejaron luego sus espectáculos fue muy distinto. Los medios locales los tildaron de «fracaso» y destacaron que en algunos momentos se olvidó del repertorio y que un problema en la voz le obligó a dejar la escena antes del final. Los músicos de la orquesta y los miembros del coro fueron más allá en las críticas, al tachar las representaciones de «debacle total», según el comunicado hecho público por el sindicato Cgil de Verona.

Ya desde los ensayos los miembros del personal local percibieron que el tenor español no estaba en su mejor momento. «El resultado fue pésimo y solo la profesionalidad de los artistas y técnicos permitió que el evento no acabara en un fracaso gigantesco», puede leerse en la nota de los trabajadores, que aseguran haberse sentido «abandonados en más de una ocasión» por Domingo durante la interpretación el viernes de 'Turandot', la compleja ópera de Puccini. «Merecemos ser dirigidos por profesionales más idóneos para poder demostrar nuestra calidad. También merece más el público, que corre el riesgo de habituarse a la mediocridad».

Galas y feministas

Las protestas pueden poner en riesgo el regreso del tenor español a la emblemática Arena de Verona, en cuyos recitales lleva participando desde hace medio siglo y que ya tiene programado para el año que viene una gala con él como protagonista. A las críticas del sindicato se unen las de las asociaciones feministas de la ciudad, que consideraron «incomprensible y grotesca» la decisión de seguir contando con Domingo por parte de la Fondazione Arena, que organiza los espectáculos.

Las feministas pidieron al alcalde de la ciudad, el exfutbolista Damiano Tommasi, que por su cargo ejerce de presidente del ente lírico, que no cuente más con el tenor español, que hace tres años afrontó denuncias de varias mujeres por acoso sexual a lo largo de varias décadas. Una investigación consideró «creíbles» las acusaciones y el propio Domingo pidió perdón por el dolor causado. Aquella situación propició su dimisión como director general de la Ópera de Los Ángeles en 2019.