David Cronenberg posa en el Festival de Cannes donde presentó 'Crimes of the Future'' / AFP

David Cronenberg, segundo Premio Donostia del 70 Festival de San Sebastián

El director y guionista será homenajeado en una gala en el Victoria Eugenia en la que se proyectará 'Crimes of the Future', su última película

TERESA FLAÑO

En su 70 edición, el Zinemaldia va a reconocer con un Premio Donostia la labor del director y guionista canadiense David Cronenberg (Toronto, 1943). Será en una gala que tendrá lugar el 21 de septiembre en el Teatro Victoria Eugenia y en la que se proyectará 'Crimes of the Future', su último trabajo protagonizado por Viggo Mortensen, Léa Seydoux y Kristen Stewart, que concursó en el último Festival de Cannes. El realizador se suma a la actriz Juliette Binoche, que también recogerá el galardón además de ser la imagen del cartel oficial del certamen, y posiblemente se incorpore algún nombre más.

Exponente, con permiso de David Lynch, del cine más perturbador y morborso, sus inclasificables películas -que de enmarcarse en algún género serían la ciencia ficción, el terror y el drama psicológico-, representan un universo personal y único. Sin llegar a ser un outsider dentro de la industria, sus planteamientos le han llevado a que cada vez le cueste más sacar adelante un proyecto. En concreto para realizar 'Crimes of the Future', tardó ocho años y por el camino dejó a medias el proyecto de una serie con Netflix por no comulgar con las exigencias de la plataforma, a la que acusó de conservadora. Una veintena de películas componen su filmografía. Ya trabaja en su próximo proyecto, 'The Shrouds', en la que se reunirá con Vicent Cassel, sobre «un hombre de negocios innovador y un viudo afligido, que construye un dispositivo para conoctarse con los muertos dentro de un sudario».

Léa Seydoux, Viggo Mortensen y Kristen Stewart protagonizan 'Crimes of the Future'.

En 2007 inauguró el Festival con 'Promesas del Este'. Entonces, al hablar de su cine donde la violencia y el sexo son mostrados de forma más explícita de lo habitual, comentó que se enmarcaba de una reivindicación del derecho a la libertad de expresión. «Los artistas estamos en lucha constante para conseguirla y debemos mantener esta postura contra la censura», explicó en una entrevista con este periódico.

Inicios

En sus inicios experimentales, con filmes como 'Stereo' o 'Crimenes of the Future' (1970), que lleva el mismo título que su último trabajo, ya se planteaba el 'horror corporal', donde exploraba los miedos humanos ante la transformación corporal y la infección, mezclando el aspecto psicológico y la ciencia-ficción. Así, dentro de lo que se ha denominado artísticamente 'Nueva carne' -la representación estética y extrema del dolor y la ruptura de fronteras entre cuerpo y mente-, se enmarcan 'Shivers' ('Vinieron de dentro de...', 1975), 'Rabid' ('Rabia', 1977) o 'The Brood' ('Cromosoma 3', 1979) hasta 'Videodrome' (1983), que supuso su reconocimiento internacional.

El favor del público se lo llevó con el remake de 'La mosca', (1986), donde un científico es alterado por su propio experimento, algo similar a lo que sucede en 'Inseparables' (1988), donde Jeremy Irons se desdobla en dos atormentados gemelos ginecólogos. Después rodó 'M. Butterfly' (1993), dando paso a una temática más psicológica como con 'Crash' (1996), que analiza la excitación sexual de los personajes al sufrir accidentes automovilísticos; 'Exitenz' (1999), donde se introduce en la realidad virtual; o 'Spider' (2002), sobre la enfermedad mental,

A pesar de mostrar un mundo tan personal, muchas de sus películas son adaptaciones de novelas: 'La zona muerta' (1983), parte de un texto de Stephen King; 'William Burroughs está detrás de 'El almuerzo desnudo' (1991); 'La mosca' está basada en un relato corto de George Langelaan; en 'Crash' adaptó a J. G. Ballard y en 'Cosmopolis' (2012) recrear la novela de Don DeLillo.

El thriller también ha tenido espacio en la filmografía de Cronenberg, sobre todo con el cambio de siglo. En 2005 rodó 'Una historia de violencia' (2005). Fue su primera colaboración con Viggo Mortensen. Después, juntos realizaron 'Promesas del Este' (2007) y 'Un método peligroso' (2011). El actor vuelve a ponerse a las órdenes del canadiense en 'Crimenes of the Future', aunque hay otra colaboración entre ambos anterior porque Cronenberg aparecía en 'Falling', dirigida por Mortensen.