Eva Cruz, este jueves en la Biblioteca Pública del Estado, donde se celebró una nueva entrega del ciclo 'No solo libros'. / C7

Eva Cruz: «De las amistades de toda la vida que se rompen la gente no habla»

La filóloga, traductora y guionista tinerfeña se estrena como escritora con la novela 'Veinte años de Sol' (Alianza)

Victoriano Suárez Álamo
VICTORIANO SUÁREZ ÁLAMO Las Palmas de Gran Canaria

Eva Cruz (Santa Cruz de Tenerife, 1973) se pregunta sobre esas amistades que se forjan en la juventud y que perduran para toda la vida. El tiempo hace que el contacto se diluya poco a poco, pero siempre se mantiene, aunque sea de forma más intermitente. Salvo que se rompa definitivamente. Una brecha que suele ser traumática. Esta realidad sobrevuela por las páginas de 'Veinte años de Sol' (Alianza), el estreno literario de esta filóloga, traductora y guionista, que presentó este jueves, en la Biblioteca Pública del Estado, dentro del ciclo 'No solo libros'.

«La novela aborda una amistad que transcurre desde la adolescencia hasta los cuarenta y tantos años. Me da pereza intelectual cuando veo que se habla de la adolescencia como unos buenos tiempos. La novela aborda cómo superar esos anclajes que a veces no nos permiten crecer. En la adolescencia cimentas las amistades de toda la vida. Son los amigos que haces en el instituto y en la Universidad. ¿Qué pasa cuando una amistad de este tipo se rompe? ¿Cómo es ese desgarro?», se pregunta.

Este tipo de rupturas son más complejas de lo que aparentan. Tanto de puertas adentro como hacia el exterior. « Cuando una amistad de este tipo se rompe, a la gente no le gusta hablar del tema. Hay que tener en cuenta que para estas rupturas, has traicionado tú o te han traicionado a ti. En el caso de las relaciones sentimentales es más fácil, porque las leyes las regulan. Pero este tipo de amistades no están regladas. Es difícil que alguien te hable sobre lo sucedido, no suelen entrar en detalles, entre otras cosas porque el desencanto es muy grande. Me ha pasado a mí y le ha pasado a mucha gente. Y es que es raro que no te pase. Es muy normal, aunque la gente no suele hablar de ello», subraya.

Reconoce que 'Veinte años de Sol' es una novela difícil de etiquetar y que genera múltiples lecturas. « Cada lector hace su propia lectura. La novela ha tenido críticas e interpretaciones con un enfoque más político, mientras que otras se han fijado más en el lenguaje. Las lecturas son muy amplias», asume.

«La novela tiene un punto de ciencia ficción, pero no es una novela de ese género, aunque abordo cuestiones de ciencia experimental. Cuenta con cierta sátira política y sobre todo con aspectos propios del melodrama», añade Eva Cruz.

Su labor como guionista en el programa radiofónico 'Hoy por hoy', donde se encarga de gestionar un espacio dedicado a la ciencia, le ha servido para abordar de una manera muy sencilla para el el lector cuestiones de neurociencia dentro de esta ficción. «Lo explico de una forma muy comprensiva para mí, que no soy una especialista, y por eso creo que al lector le resulta sencillo de leer. Me valgo mucho de la metáfora», explica.

La estructura

La estructura de 'Veinte años de Sol' se desarrolla mediante constantes saltos en el tiempo. Cruz reconoce que contó con un 'planing' previo. «Esta estructura me facilitó la vida, me permitió escribir capítulos cortos y eliminar las transiciones, que siempre son muy complicadas. Esta estructura facilita la elipsis. Me hacía muchas cronologías, pero no unos esquemas concretos mientras escribía», rememora.

Sobre los personajes, reconoce que todos tienen pinceladas suyas, de su entorno y de la sociedad contemporánea. «Sol, Matilde y hasta Teo tienen cosas mías. No soy más una que otra. Puedo ser bastante fría, frívola y hasta estajanovista en el trabajo como Eduardo Zarza. Cada uno tiene sentimientos que en algún momento he tenido. Mi objetivo ha sido que los personajes fueran reales. Ninguno es un retrato mío particular», dice quien ya tiene en mente su próxima novela. «La tengo bastante avanzada en la cabeza, pero no la he escrito», confiesa.