Un preludio lluvioso y repleto de peticiones

25/01/2020

Los profesionales del séptimo arte aprovecharon la presencia del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, para pedir al Ejecutivo que encabeza más apoyo a la cultura. «No es un gasto, es una invención», apuntó el actor Carlos Bardem.

ETIQUETAS:
- cine

Agencias / Málaga

Los invitados a la 34ª edición de los Premios Goya aprovecharon la presencia del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y le reclamaron más apoyo a la cultura y al cine.

Por ejemplo, la actriz Marta Nieto pidió al presidente que le pediría ojo y tiempo para la cultura, «porque hace falta». «Y eso significaría dinero para hacer películas dignas. Que se apoye al cine español desde todas las instituciones».

El actor Carlos Bardem valoró que hay un presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, «que va al cine y no como otros que leían el Marca y presumían de ello». De igual modo, incidió en que la cultura «no es un gasto, es una inversión», al tiempo que apuntó, tras ser preguntado que pediría al presidente del Ejecutivo: «Dejar de estar a la cola en cultura en comparación con otros países». «La cultura es antifascista porque lo hacen las personas críticas», dijo.

alfombra roja. El esmoquin blanco con capa de Eduardo Casanova y los modelos en blanco y negro de Marta Nieto y Belén López o el verde agua de Belén Rueda fueron de los modelos más destacados en la alfombra roja de los Premios Goya.

El blanco y el negro fueron los colores claramente dominantes en una edición donde la entrada se vio deslucida por la lluvia intermitente que obligó a los invitados a tener que atravesar rápidamente –en ocasiones casi corriendo– la parte exterior de la alfombra.

Entre las más elegantes, Marta Nieto o Belén López, ambas con vestidos negros y blancos o Paz Vega, con un ajustado vestido blanco de lentejuelas, mismo color del elegido, en encaje, por Najwa Nimri. Belén Rueda, con un precioso vestido verde, Goya Toledo, tan espectacular como siempre, envuelta en transparencias y lentejuelas doradas o Ruth Gabriel, con un vaporoso diseño de volantes en gris, fueron algunas de las que se salieron del dominio del blanco y negro.

Carmen Arrufat la nominada más joven con un maquillaje estilo Euphoria y vestido de Teresa Helbig, y todo el equipo de la película chilena Araña, con la argentina Mercedes Morán, de negro, también han pasado ya por la alfombra roja.

Entre los hombres, destacó el siempre sorprendente Eduardo Casanova, con un esmoquin blanco con capa que salía del hombro y fajín de raso, como las solapas.