Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este domingo 25 de febrero
Imagen de archivo de Carlos Vermut, durante el festival de cine de Sitges de 2022. C7
Tres mujeres acusan al cineasta Carlos Vermut de actos de violencia sexual entre 2014 y 2020

Tres mujeres acusan al cineasta Carlos Vermut de actos de violencia sexual entre 2014 y 2020

El periódico 'El País' publicó este viernes los resultados de una investigación sobre el director, guionista, y dibujante de cómics

MAGDALENA TSANIS/EFE

Madrid

Viernes, 26 de enero 2024, 16:00

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Carlos Vermut, acusado por tres mujeres de violencia sexual, es un guionista, director y dibujante de cómics, autor de un cine perturbador que explora las pulsiones humanas más turbias y que, con solo sus dos primeras películas, se convirtió en un cineasta de culto aupado por crítica y premios.

Carlos López del Rey, conocido como Carlos Vermut, ha sido acusado por tres mujeres de actos de violencia sexual cometidos entre mayo de 2014 y febrero de 2022, según una investigación que publica este viernes el diario 'El País'.

El director y guionista madrileño responde: «He practicado sexo duro siempre de manera consentida», según esa publicación.

Una estudiante de cine, una empleada de una de sus producciones y una trabajadora del sector cultural han denunciado unos hechos transcurridos entre mayo de 2014 y febrero de 2022, en los que el director supuestamente sacó ventaja de su reconocimiento y posición en el cine para tener relaciones sexuales violentas que ellas no consintieron.

Inmovilizada y forzada a tener sexo

Una de las mujeres describe que Vermut «la inmovilizó, la estranguló y la forzó a tener sexo, recuerda mostrar una oposición no solo verbal sino también física, y explica que trató de zafarse con patadas», indica el diario.

La segunda, aspirante a directora, describe cómo el cineasta se lanzó sobre ella para besarla y tocarle los pechos sin su consentimiento y cómo él le arrancó el sujetador.

La tercera, que trabajaba para él y a quien había prometido, según su versión, un empleo mejor, describe un episodio en el que fue encerrada en su casa después de recibir durante meses un «trato denigrante, tanto verbal como físico», y un nivel de violencia que no consintió en las relaciones sexuales que mantuvieron.

No denunciaron a la policía

Ninguna de ellas denunció ante la policía lo ocurrido por miedo a perder su empleo o a no llegar a conseguir uno.

En declaraciones a 'El País' el director ha asegurado «no haber sido consciente de haber ejercido violencia sexual contra ninguna mujer» y dice haber practicado «sexo duro siempre de manera consentida».

«Otra cosa es que la persona en su casa después se sintiera mal y a lo mejor en el momento tuviese miedo a decirlo. Eso yo no lo puedo saber», ha añadido.

Carlos López del Rey en Madrid el 6 de marzo de 1980 y desde pequeño le gustaba hacer cómics -es un apasionado de los manga y de los héroes fantásticos japoneses- y grabar con una cámara de vídeo a su familia y amigos.

Estudió Ilustración en la Escuela de Arte 10 de Madrid y comenzó a trabajar como historietista, además de dibujante e ilustrador en el diario 'El Mundo'.

Su seudónimo le viene de cuando hacía fanzines y puso su nombre junto a una etiqueta de vermut que tenía su abuelo en una bodega de Ciudad Real y que a él le parecía de elegante diseño.

En 2006 ganó el premio Injuve de cómic y tras ello publicó su primer cómic en solitario, 'El banyán rojo', por el que fue nominado en cuatro categorías en el Salón Internacional del Cómic de Barcelona.

Después llegaron 'Psicosoda', un recopilatorio de historias cortas, y 'Plutón BRB Nero, la venganza de Maripili', cómic basado en la serie de televisión de Álex de la Iglesia.

Vermut participó en la serie de televisión 'Jelly Jamm' de TVE en 2008 y un año después estrenó su primer corto, 'Maquetas', por el que ganó el premio Notodofilmfest y al mejor cortometraje en la XXI semana de cine fantástico y de terror de San Sebastián.

En 2009 rodó su segundo corto, 'Michirones' y un año después se fue a Japón, donde escribió el guion de la que sería su primera película, 'Diamond flash', la historia de cinco mujeres en relación con un personaje misterioso y en la que estaba presente el tema del maltrato.

De 2012 es el corto escrito y dirigido por él, 'Don Pepe Popi', en clave de humor negro. Ese mismo año publicó 'Cosmic Dragon', cómic donde se homenajea a la serie japonesa Dragon Ball, de la cual Vermut se ha confesado en varias ocasiones gran seguidor.

Su segunda película, 'Magical girl', se estrenó en 2014 en el Festival Internacional de cine de Toronto e hizo doblete en San Sebastián, al ganar la Concha de Oro a la mejor película y la de plata al mejor director.

Además logró siete nominaciones a los Goya y Bárbara Lennie ganó el de mejor actriz. Es una historia de dominación y sadomasoquismo donde el destino de un padre con una hija enferma y fan del anime se entrecruza con una joven perturbada y un profesor con un oscuro pasado que se ven atrapados en una red de chantajes.

Después, con 'Quién te cantará' (2018) logró siete nominaciones al Goya y su protagonista, Eva Llorach, ganó el de mejor actriz revelación. Su último trabajo, 'Mantícora', es un incómodo relato sobre un hombre pedófilo, atormentado por sus deseos.

La asociación Cima condena la violencia sexual

La asociación de mujeres cineastas y de medios audiovisuales (Cima) ha condenado «la violencia sexual y cualquier forma de abuso contra las mujeres» tras conocerse este viernes los testimonios de tres mujeres que han acusado al cineasta Carlos Vermut de violencia sexual. En un comunicado, la asociación que preside Cristina Andreu ha expresado su «apoyo a todas las mujeres que sufren acoso y que sientan que se vulneran sus derechos» y al mismo tiempo ha manifestado su preocupación por «el miedo de las víctimas a denunciar hechos ocurridos en el cine y el audiovisual». «El acoso sexual es una manifestación del abuso de poder y, allá donde el poder está en manos mayoritariamente masculinas, ese acoso se dirige contra las mujeres y es una de las expresiones de la violencia contra ellas», señalan. «Lamentablemente, el cine y el audiovisual español no constituyen una excepción a esta realidad y creemos que ha llegado la hora de decir BASTA», añade el comunicado. La asociación recuerda que está trabajando en medidas como la creación de protocolos y la inclusión de cláusulas específicas contra el acoso sexual en los contratos laborales y ofrece su soporte a las víctimas. «La cultura en general y el sector audiovisual en particular deben liderar el mandato de defensa social de los derechos de las mujeres», dicen desde Cima.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios