«Para producir cine hay que estar atento y despierto»

04/12/2019

Leire Apellaniz (Bilbao, 1975) aterriza hoy en Gran Canaria para impartir un seminario intensivo sobre producción cinematográfica, cuando su más reciente criatura, el largometraje Ventajas de viajar en tren, de Aritz Moreno, acaba de lograr cuatro nominaciones para los premios Goya y otras siete para los galardones Feroz.

ETIQUETAS:

La receta para levantar una producción de más de dos millones de euros está muy clara, tal y como apunta antes de protagonizar hoy esta actividad ,entre las 09.00 y las 14.00 horas, en la Universidad del Atlántico Medio, en Gran Canaria, bajo la organización del Clúster Audiovisual de Canarias y Proexca.

«Creo que hay que conocer mucho el talento emergente y tener claro quién está en marcha y quién está en forma en toda España. Hay que tener controlado a los mejores cortometrajistas, a los cineastas con una mayor proyección internacional y saber quiénes están brillando. Para eso hace falta hacer mucho Networking, ir a festivales y, sobre todo, hay que estar muy atento y despierto. Recomiendo también ver mucho cine y fijarse en quién está a punto de dar el paso, porque, a veces, los productores que están mejor posicionados se acomodan», explica por teléfono antes de viajar a la isla.

Desde su punto de vista, en España «hay mucha gente talentosa, con una voz genuina», que está a la espera de que alguien «les otorgue voz». Pone como ejemplo al cineasta Aritz Moreno, con quien ha puesto en marcha la productora Sr y Sra. «Si ves los cortometrajes que hizo previamente Aritz, el talento que tiene, entiendes por qué salió adelante esta película», explica sobre Ventajas de viajar en tren.

Leire Apellaniz apuesta por el cine que le gusta como espectadora. «No quiero hacer cine para ganar dinero. Quiero hacer el cine que me gusta. Películas que sean entretenidas, estimulantes, con un cierto cariz intelectual y que sean sostenibles. Si dan dinero, mejor que mejor», subraya.

Reconoce que cada producción es «una aventura», por lo que tiene claro que si el producto final «no es brillante», al menos tiene que ser «prudente a la hora de elaborar el plan de financiación».

Como productora, explica que encaja mejor dentro de un perfil más «creativo que financiero», ya que durante años ejerció como proyeccionista, como responsable de producción en el Festival de San Sebastián y en el de la capital grancanaria, entre otros, y como cineasta –El último verano (2016)–.