Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este miércoles 29 de mayo
Imagen de archivo de Carlos del Amor. C7
«El oficio cinematográfico es maravilloso y complejo»

Entrevista al escritor y periodista Carlos del Amor

«El oficio cinematográfico es maravilloso y complejo»

El periodista y escritor modera la charla sobre el oficio cinematográfico del próximo sábado, día 20, en el festival de cine de la capital grancanaria

Victoriano Suárez Álamo

Las Palmas de Gran Canaria

Sábado, 13 de abril 2024, 02:00

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

El periodista Carlos del Amor (Murcia, 1974) modera el próximo sábado, día 20, a partir de las 11.30 horas, la charla sobre el Oficio Cinematográfico que se desarrolla en la sala Jerónimo Saavedra del Auditorio Alfredo Kraus, dentro de la 23ª edición del Festival Internacional de Cine de Las Palmas de Gran Canaria. Llega a la isla tras estrenar la nueva temporada de 'La matemática del espejo', en La 2 de TVE y para moderar este encuentro protagonizado por Luis Tosar, Greta Fernández, María León y Leonardo Sbaraglia.

-¿Qué novedades trae la nueva temporada de 'La matemática del espejo', en TVE?

-Creo que la mayor novedad es que seguimos apostando por las conversaciones profundas y tranquilas, donde el personaje se relaja y cuenta cosas que quizás no ha contado nunca antes ni en otro programa de televisión. Es verdad que técnicamente seguimos subiendo el nivel, con otros tipos de ópticas y recursos audiovisuales que enriquecen aún más las entrevistas. Pero la palabra sigue siendo la gran novedad y protagonista de este programa. Son conversaciones tranquilas, pero suceden cosas y hay sorpresas que lo convierten en un espectáculo.

-¿Cómo encajan las entrevistas por las que usted aboga en 'La matemática del espejo' en estos tiempos de consumo rápido televisivo y audiovisual?

-Un programa como este y tantos otros que abogan por otro tipo de televisión son los que me interesan como espectador. No hay que darle estímulos constantes y ponerlo al borde de la taquicardia. El espectador debe encontrar un lugar donde relajarse, aprender, escuchar y ser partícipe de una conversación. Al final, lo que intentamos es que el que se siente a vernos, sea uno más en la charla y que prácticamente esté dentro con nosotros. No hay que poner a prueba constantemente al espectador.

-¿Figuran todos los personajes que quería en esta nueva temporada o alguno dijo que no quería participar en el programa?

- Todos los que queríamos han estado y si alguno no ha podido estar es por cuestión de agenda. Las de las personalidades son agendas muy apretadas. Tenemos unos tiempos de rodaje de la temporada y si no están en esta, estarán en la siguiente. Nos pasó con Juan Tamariz, el primer personaje de esta temporada, que llevábamos dos años persiguiéndolo. Isabel Coixet iba a estar la temporada pasada y no pudo ser y está en esta nueva campaña.

-¿Cómo lleva, como trabajador de RTVE, la polémica actual en la que se encuentra inmersa la casa en los más altos niveles de su gestión?

-Son los más altos niveles de gestión, como la propia pregunta dice, y yo estoy en otros niveles más bajos. Intento hacer mi trabajo día a día lo mejor posible. RTVE tiene a mucho de los mejores profesionales del panorama audiovisual de este país y eso se nota en el día a día y la fortaleza de su parrilla. Pero es verdad que me gustaría que se hablara más de RTVE por los grandísimos programas e informativos que hacen más que por otros asuntos que son muy del gremio. Lo único que hace es confundir a los espectadores.

-La independencia de RTVE es un caballo de batalla habitual con la casa. ¿Desde que usted forma parte de la cadena ha trabajado siempre con total libertad a la hora de elegir los temas, personajes a entrevistar y puntos de vista?

-Sí, siempre he trabajado con una libertad absoluta. Es verdad que ha habido épocas en las que he trabajado más incómodo, pero siempre he hecho el trabajo que quería hacer. Y con el enorme privilegio de hacerlo en un lugar en el que se apuesta de verdad por la cultura. En la 2, con una programación a la que a veces voy como invitado y en los telediarios donde el 80% del año lo paso haciendo crónicas de cosas que creo que merecen ser contadas. Son informativos con una apuesta decidida por dar voz a los contenidos culturales.

-¿Es consciente de que sus piezas culturales han creado escuela en otros medios?

- [Risas] No lo soy. Es verdad que algún compañero me ha dicho a veces que le gustan algunas de mis crónicas o un reportaje o el resumen del año. Si es así, muy honrado, pero creo que cada uno lo que va buscando es su manera de contar las cosas y su estilo propio y a veces nos podemos encontrar varias voces.

Noticia relacionada

-A la hora de crear esas piezas culturales que firma en los informativos, ¿cómo se logra el equilibrio entre estética, poética y contenido? ¿Le sale natural o es fruto de un trabajo previo importante?

-Es fruto de un trabajo previo importante en el que al final se improvisa mucho. Se desdeña mucho ese trabajo previo, que es importante, para meterte dentro de la historia que quieres contar. Tienes que soltar esas ataduras para ser más fresco, libre y menos condicionado. No vale que te documentes muchísimo y después lo cuentes como una enciclopedia, porque la tele es otra cosa. Me gusta escribir, escribir bien y a veces lo logro y otras no, y lo intento transmitir en televisión. Cada vez me importa más la estética de la imagen, que esté bien rodada y el plano bien compuesto. Que tenga una textura diferente y que no parezca que sea televisión. Eso me obsesiona muchísimo. No se me olvida que estamos en un informativo y que hay que contar cosas, porque estamos en un informativo. Tienen que salir los datos y la información necesaria para contextualizar aquello de lo que hablas.

-¿Cómo lleva lo de mantener las distancias con los artistas para ser fiel a los principios clásicos periodísticos a la hora de entrevistarlos o llevar a cabo un reportaje sobre los mismos?

-Conozco mucha gente en el mundo del espectáculo y el arte, porque son muchos años. No hago crítica y por tanto no tengo que opinar sobre sus trabajos. Y después soy bastante selectivo a la hora de elegir los temas sobre los que hablo. Intento guardar esa distancia y ceñirme esa historia que han venido a contarme. Eso no quita que tenga buena relación con muchos de ellos, pero no influye. Para ser crítico sí que hace falta tener una piel especial porque te los encuentras constantemente.

-Va a moderar la jornada sobre el oficio cinematográfico en el festival de cine de Las Palmas de Gran Canaria. ¿Qué referencias tiene de este festival? Si la memoria no me falla, nunca se ha desplazado a cubrirlo, labor que siempre hacen sus compañeros de Días de cine. ¿Por qué los informativos de la 1 de TVE solo cubren San Sebastián, Málaga y a veces la Seminci?

-Me encantaría haberlo cubierto. No sé el número de festivales que hay en este país y, obviamente, no podemos cubrirlos todos. Imagino que en TVE alguno decidió hace tiempo cubrir primero los festivales clase A. Pero es verdad que a veces hacemos cosas en otros festivales de cine y contamos sus historias. Si hay algo que merece la pena en el festival de Las Palmas, que por lo que he visto en la programación todo lo merece, se podría contar algo. Tenemos una amplísima red de delegaciones que nos informan de lo que allí ocurre para después intentar transmitirlo en el Telediario. Las referencias son buenísimas y la mesa es estupenda con actores y actrices magníficos. Es la primera vez que voy y espero que no sea la última y poder ir más veces.

-¿Cómo tiene pensado enfocar la charla?

-Mi manera de charlar se ve en 'La matemática del espejo'. Consiste en que yo charlo poco. La gente va a escuchar a los invitados y que cuenten sus anécdotas. Intento guiar como un pastor a la gente por un camino para que salga a la luz y sea atractivo todo lo que tienen dentro. Eso es lo que intentaré. Hacer una matemática pero por cuatro a la vez y seguro que sale bien, porque son los cuatro grandes conversadores y los he entrevistado a todos varias veces.

-¿Cuál es su visión del oficio cinematográfico en la actualidad?

-Es un oficio maravilloso, visto desde fuera. A veces nos creemos que es demasiado maravilloso, visto también desde fuera. Parece que todo son focos, alfombras rojas, trajes caros y llegar con chófer a los estrenos... pero la realidad de la profesión es otra. Hay que remar todos los días para salir a flote, con una inseguridad tremenda porque no sabes qué proyecto tendrás mañana. Eso genera inseguridad y esa inseguridad corre el riesgo de transmitirse al ejercicio de tu profesión. Es un oficio complejo pero maravilloso, porque es meterte en otras personas y vidas, hacer creer durante un tiempo al espectador que ese personaje existe. Lo logran con sus brillantes interpretaciones. Es un juego. Decía José Sacristán que es jugar a ser otro y que ese juego permanezca para que los demás entren en ese juego.

-¿Tiene previsto publicar un nuevo libro próximamente?

-De momento, no. Estoy escribiendo pero no tengo claro hacia donde va lo que estoy escribiendo.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios