Gran Canaria, plató y parte de ‘Black Beach’

13/06/2019

Gran Canaria no solo acoge desde el pasado martes y hasta el próximo día 23 de junio el rodaje de la película española Black Beach, sino que la isla forma parte de la historia que narra este thriller de ficción, que dirige Esteban Crespo y protagoniza Raúl Arévalo.

ETIQUETAS:

David Naranjo, uno de los productores de este largometraje por parte de Pris& Batty Films y de la Agrupación de Interés Económico (AIE) Black Beach, explicó ayer durante el segundo día de rodaje grancanario que la isla «aparece» en el desarrollo de la película, fruto de una serie de retoques en el guion. «No voy a avanzar de qué manera lo hace, para no desvelar detalles importantes de la trama», apuntó.

Naranjo se mostró «encantado» con el desarrollo de las primeras jornadas de trabajo en la isla, tras su paso por Ghana y Bruselas. Una vez culminada su estancia en Gran Canaria, al equipo de Black Beach le queda pendiente una última semana de trabajo en Madrid.

«Hemos venido por tres razones. Por las localizaciones, ya que rodaremos muchos exteriores en la isla. También porque podemos contar con muy buenos profesionales y equipos técnicos locales. Y la tercera razón se debe a los incentivos fiscales», reconoce este productor.

Las plataformas pretolíferas que se encuentran en la bahía de la capital grancanaria también han sido un imán para este rodaje. Esta ficción, cuyo guion firma el propio director Esteban Crespo junto a David Moreno, cuenta la historia de Carlos, un alto ejecutivo al que se recurre para que interceda en el secuestro de un ingeniero norteamericano que trabaja para una petrolífera, en un país africano.

Este encargo supone el regreso de este negociador al continente africano, en el que ya estuvo en el pasado como cooperante para Naciones Unidas tras culminar su etapa de formación académica.

«Rodaremos en la isla en una serie de localizaciones exteriores en las que son importantes las plataformas petrolíferas que están en el puerto», apunta el productor ejecutivo David Naranjo.

La jornada de rodaje de ayer se desarrolló desde primera hora de la mañana y hasta el final de la tarde en el restaurante Segundo Muelle, junto al Hotel Santa Catalina.

Los actores Raúl Arévalo y Paulina García fueron los principales protagonistas en las secuencias previstas.

El intérprete madrileño da vida a Carlos, el protagonista de esta historia, mientras que la intérprete chilena encarna a Elena, su madre, un alto cargo de las Naciones Unidas.

El reparto de Black Beach se completa con los actores: Candela Peña, Melina Matthews, Claude Musangayi, Lidia Nené y Emilio Buale, entre otros.

Ángel Amorós es el director de fotografía con el que trabaja el director Esteban Crespo para este largometraje. Arturo Cardelús firma la banda sonora y como director de arte está Vincent Díaz.

La película se titula Black Beach por la cárcel del mismo nombre de Malabo, que es muy conocida en Guinea Ecuatorial por la extrema crueldad que imperaba en su interior. Pocos presos salen con vida de su interior y los que lo logran se han transformado en otras personas, debido al sufrimiento padecido. Es una metáfora del viaje de redención del protagonista del filme, Carlos.