«El cine en salas es una experiencia»

27/07/2017

En un futuro cambiará la forma de consumirlo, pero no desaparecerá. El grancanario Octavio Alzola, responsable de programación y marketing del circuito de cines Renoir, tiene claro que la exhibición «en salas no muere porque se trata de una experiencia» que no se puede vivir en casa.

Pasa unos días de vacaciones en la isla, pero esto no impide que el grancanario Octavio Alzola haya devorado en los cines capitalinos los estrenos de la última semana. «Es mi pasión, además de una parte de mi trabajo», dice entre risas el programador y responsable de marketing de los cines Renoir –tres en Madrid (Plaza España, Princesa y Retiro), uno en Guadalajara y los Floridablanca en Barcelona–.

Desde el año 2011 está al frente de la programación de unos cines con una vocación muy cultural, como los Multicines Monopol de la capital grancanaria a los que acudía antes de irse a Madrid para estudiar Comunicación.

«Siempre quise trabajar en los Renoir porque apuestan por un cine independiente, de calidad y en versión original, salvo en los Multicines Guadalajara, donde apostamos por un cine más comercial, pero siempre de calidad», apunta.

Esta salvedad está justificada, explica, porque «cada cine hay que programarlo según el lugar en el que se encuentre y el tipo de público que congrega».

«Tuvimos cines en otras provincias y la versión original costaba mucho que entrase entre el público. En Madrid y Barcelona es otra cosa», asegura.

Octavio Alzola, de 34 años, tiene claro qué tipo de público es el que responde a lo que oferta la apuesta de programación de la empresa de Enrique González Macho, exdirector de la Academia de Cine.

«Congregamos a los cinéfilos, a los consumidores de un cine independiente y de calidad. También estrenamos películas de los grandes estudios en versión original, pero cuando son algo más que puro entretenimiento, como sucede ahora con Dunkerque, de Christopher Nolan», desvela.

Mandan en las butacas de los Renoir los espectadores que superan los treinta años. «También tenemos cinéfilos muy jóvenes. El público joven es el más difícil y el más infiel. En cuanto una película está en internet, pierdes a la mayoría», dice con pesar.

Sobre el futuro que le espera al cine que se exhibe en las salas comerciales, Octavio Alzola no tiene dudas. «No muere porque el cine en salas es una experiencia. Nunca dejaremos de quedar con los amigos para ver una peli y tomar algo o cenar», asegura convencido.

«Soy fan de Netflix. Veo películas y series ahí. Creo que las plataformas digitales son compatibles y pueden convivir perfectamente con las salas de cine», asegura Octavio Alzola sobre la polémica generada en torno a estos canales de exhibición durante la última edición del festival de Cannes.

«Creo que Netflix se equivoca. Me parece un error por su parte que Okja, de Bong Joon-ho, no se estrene en los cines. Es una pena que no se vea en pantalla grande», apunta.

Desde su punto de vista Amazon fue mucho más coherente con Paterson, de Jim Jarmusch, una de las mejores películas del pasado año. «La vendieron muy bien a diferentes distribuidores en distintos lugares. Aprovechó todo el marketing de los estrenos en salas y a su vez la exhibió en su plataforma. Es una pena que este tipo de películas se puedan perder en el buffet libre de películas y series de las plataformas», asegura convencido.