El quinteto norteamericano de Carolina del Sur Ranky Tonky tocará el próximo 24 de julio. / C7

El ciclo 'Música en el Parque' ofrece hasta final de año una amplia oferta de sonidos del mundo

Ranky Tonky, ADG7, Aynur, Mokoomba, Liraz y Mamadou Diabate desfilarán por el escenario del Parque Doramas

CANARIAS7 Las Palmas de Gran Canaria

Los sonidos del sur de Estados Unidos con Ranky Tanky, el folk-pop chamánico de Corea que propone la banda ADG7, la tradición musical del Kurdistán en la voz de la cantante Aynur, la agitación rítmica de Zimbabue con el grupo Mokoomba, el electro-pop de la cante persa-israelí Liraz y la hipnótica tradición de Mali de la mano de Mamadou Diabate, integran la oferta de la programación de la iniciativa 'Música en el Parque', dedicada a las propuestas musicales multiculturales impulsada por la Sociedad de Promoción del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria.

Después del concierto de los colombianos Puerto Candelaria, el escenario José Antonio Ramos del Parque Doramas propone a la ciudadanía hasta el próximo mes de diciembre una programación musical de media docena de grupos y artistas que, hoy por hoy, circulan exitosamente por festivales y eventos de medio mundo que centran su atención en los sonidos de la denominada 'World Music' (Músicas del Mundo).

El próximo 24 de julio, está previsto el concierto del quinteto norteamericano de Carolina del Sur, ganador de un premio Grammy, Ranky Tonky, al que seguirá, el día 7 de agosto, el singular sexteto de música coreana tradicional y folk Ak Dan Gwang Chil (ADG7), para proseguir el día 18 de septiembre con la cantante y compositora Aynur, reconocida artista folclórica e ícono cultural del pueblo kurdo.

El 16 de octubre el ciclo 'Música en el Parque' acerca a la isla la propuesta de una de las bandas jóvenes de Zimbaue más admiradas de África que lidera el cantante Mathias Muzaza, Mokoomba, a cuya programación se suma el 6 de noviembre la intérprete y actriz judía Liraz Charhi, para concluir el 4 de diciembre con el solicitadísimo instrumentista maliense Mamadou Diabate, que cuenta en su preciada y solvente trayectoria con un Grammy en la categoría de Mejor Álbum de World Music Tradicional.

Buena parte de los artistas seleccionados han girado por Estados Unidos y Europa, festivales Womad y Womex (World Music Expo), obtenido premios en los Mediterranean Music Award o los populares Grammy o bien alcanzado el número 1 en la lista de Jazz Contemporáneo de Billboard, entre otros méritos.

Desde Carolina del Sur

Ranky Tanky es un quinteto de Charleston, Carolina del Sur (Estados Unidos) que interpreta, de una forma innovadora y contemporánea, las enraizadas tradiciones musicales de la cultura afroamericana Gullah que nació en las islas del Mar del sudeste de los EE UU. Sus letras y melodías van desde espirituales tradicionales hasta rimas infantiles y música de baile.

Ak Dan Gwang Chil (ADG7) es un grupo de música folk-pop chamánica compuesto por seis intérpretes de música coreana tradicional y tres potentes cantantes femeninas de música folk. Posee un repertorio que va desde la música sacra, chamánica y seglar hasta el minyo, música folk típica de la región de Hwanghae-do, provincia del oeste de Corea del Norte.

La cantante y compositora Aynur, icono cultural del pueblo kurdo, preserva las tradiciones orales populares del Kurdistán (una de las naciones sin estado que más ha sufrido en la historia contemporánea) interpretando su repertorio tradicional y mezclándolo con otros estilos occidentales modernos.

Afrofusión y electro-pop-político

Mathias Muzaza y su banda Mokoomba practican desde Zimbaue una propuesta musical basada en la afrofusión generada por un lugar fronterizo en el que diversas culturas se entremezclan. Desde que ganaran el concurso internacional Music Crossroads, Mokoomba han girado por todo el mundo ofreciendo en su repertorio desde reggae a funk, pero sobre todo ritmos africanos como el soukous o la venga, propios de la cultura tonga.

La música de la cantante persa-israelí Liraz podemos etiquetarla como electro-pop-político en el que utiliza una mezcla de instrumentos persas tradicionales, a la que suma la herencia del rock iraní de los 70 para reivindicar la libertad de las voces femeninas oprimidas por el régimen de Irán y manifestar su esperanza de poner fin al conflicto irano-israelí.

Finalmente, el maliense Mamadou Diabate (Grammy en 2009 en la categoría World Music) ha colaborado tocando y grabando con todo tipo de músicos como Donald Byrd, Randy Weston, Thomas Mapfumo, Eric Bibb, Davis Guy, Susan McKeown, Ben Allison o Angélique. Con su kora de 21 cuerdas se ha aferrado a la tradición y a las viejas formas, sin renunciar a la innovación con ciertos dejes contemporáneos.