Borrar
El director alemán Christoph Eschenbach, en una imagen promocional. LUCA PIVA
Christoph Eschenbach: «He podido ver cómo mucha gente está sedienta de música»

Christoph Eschenbach: «He podido ver cómo mucha gente está sedienta de música»

El veterano y prestigioso director alemán se estrena hoy y mañana al frente de una OFGC que dice que le ha sorprendido por su alto nivel

VICTORIANO S. ÁLAMO

Las Palmas de Gran Canaria

Miércoles, 7 de julio 2021, 23:48

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

La Orquesta Filarmónica de Gran Canaria (OFGC) se viste de gala hoy y mañana, a partir de las 20.00 horas, en el Auditorio Alfredo Kraus, para ponerse dentro de su temporada de abono por primera vez a las órdenes del prestigioso y veterano director alemán Christoph Eschenbach, que se muestra encantado con la formación musical con la que se ha topado en los ensayos.

«Desde luego, había oído hablar mucho de la orquesta, de lo buena que era, y por ello accedí a dirigirla. No les había escuchado antes y estoy muy sorprendido por su calidad y su espíritu de equipo. Han reaccionado a todos los detalles que les he indicado desde el primer momento y he podido apreciar lo buenos que son», explica este pianista y director germano.

Sobre el escenario del recinto del paseo de Las Canteras, la OFGC abordará la Obertura de 'Las noches de Fígaro', de Mozart. «Es Mozart, y por ello es difícil. Es una obra breve, pero llena de sutilezas y muy virtuosística. Toda la brillantez de Mozart se concentra en ella», avanza.

Una pieza destacada del repertorio romántico, como es la 'Sinfonía nº1', de Brahms, también forma parte del repertorio que se acometerá bajo la dirección de Eschenbach. «Brahms esperó mucho entes de escribir su 'Primera Sinfonía' debido a que estaba sometido a la presión del recuerdo de la figura de Beethoven. Realmente quería componer algo que fuera diferente, algo que fuera en cierto modo parte de la tradición sinfónica. La pieza fue tomando forma en su mente y en su corazón, y es, sin ninguna duda, una obra maestra. Es una obra que exige mucho a toda la orquesta, incluyendo al violín, en su solo del segundo movimiento, y los solos de trompa y las flauta en el último movimiento. También esa monumental introducción... Es una obra llena de color y constituye todo un desafío para la orquesta», explica este director, una de las grandes apuestas de la dirección artística que maneja el titular de la OFGC, el británico Karel Mark Chichon.

La velada se completa con el 'Concierto para flauta', de Ibert, que cuenta como solista con Stathis Karapanos. «Lo conozco desde hace diez años. Tocó para mí cuando era muy pequeño y reconocí enseguida su gran talento. Toca la flauta desde muy temprana edad, más o menos desde los 6 años. Era ya muy bueno, pero le di una serie de consejos acerca de cómo continuar estudiando. Volví a verle más adelante, pude comprobar su progreso, y hoy es realmente un solista de primera clase, un solista de talla mundial. Actuó recientemente en San Petersburgo tocando el 'Concierto' de Ibert con Valery Gergiev en su Festival Noches Blancas. Gergiev estaba entusiasmado, dijo: '¡Es fantástico!' Estoy muy feliz de estar aquí con él. Creo que el 'Concierto' de Ibert es una obra magistral, maravillosamente escrita para la flauta, pero también muy complicada para la orquesta. De hecho hemos tenido hoy (el martes) un ensayo muy largo. Es una obra llena de atractivos», asegura.

Reconoce que llevar a cabo su trabajo en plena pandemia de la covid-19 es complicado, pero también necesario. «Todos necesitamos la música. Los músicos necesitamos tocar y expresarnos ante el público. He podido ver cómo mucha gente está sedienta de música y tenemos la gran responsabilidad, especialmente en circunstancias tan difíciles como esta pandemia, de ofrecer esta medicina a las personas».

Christoph Eschenbach. Manu Theobald

«Fue hermosa la época en la que tuve una casa en Monte León»

Christoph Eschenbach conoce muy bien Gran Canaria por cuestiones personales, no solo musicales. «Hace ya muchos años construí una casa en el Sur, en Monte León, junto a Justus Frantz, pero era muy difícil mantenerla. La casa fue vendida. Fue una hermosa época. Posteriormente he estado aquí con muchas orquestas, como la de Filadelfia o la de París, dirigiendo en este Auditorio, una de las mejores salas de concierto del mundo», subraya.

Durante el confinamiento asegura que dedicó su tiempo al estudio. «He tenido la oportunidad de estudiar nuevas partituras, leer muchos libros, no he tenido ocasión nunca de aburrirme», dice el director nacido en Breslavia en 1940.

En la desescalada se puso al frente de distintas orquestas para conciertos retransmitidos en directo por internet. «Dirigí en Berlín con mi orquesta; en Hamburgo con la NDR; en Colonia con la WDR; en Bámberg, en Frankfurt... realmente muchos conciertos. Encontré a las orquestas deseosas de tocar. Aunque no estemos tocando frente al público, estamos realmente tocando para millones de personas», recuerda a la vez que pone en valor que en España los teatros y auditorios hayan tenido actuaciones con público. «Es excelente que podamos mantener esa actividad. Es importante para las orquestas y los teatros que sigan trabajando juntos, para poder continuar con ese sentido de la unidad en las diferentes secciones, en el conjunto del aparato de estas entidades».

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios