Karel Mark Chichon, ayer, durante el ensayo con la OFGC para los conciertos de esta noche y mañana en el 38º Festival de Música de Canarias. / EFE

Chichon: «Este concierto es un ejemplo a seguir de colaboración institucional»

La OFGC se estrena este miércoles en el 38º Festival de Música con un programa que se modificó por las necesidades a las que obliga la pandemia

Victoriano Suárez Álamo
VICTORIANO SUÁREZ ÁLAMO Las Palmas de Gran Canaria

La 'Quinta' de Mahler tendrá que esperar. La lucha contra la pandemia de la covid-19 ha obligado de nuevo al Festival de Música de Canarias a aplazar el regreso de esta pieza que requiere casi de un centenar de músicos sobre el escenario, aunque esta noche y mañana, en el Auditorio Alfredo Kraus y el de Santa Cruz de Tenerife Adán Martín, respectivamente, la Orquesta Filarmónica de Gran Canaria (OFGC) regalará al público su cuarto movimiento, su conocidísimo 'Adagietto'.

«El 'Adagietto' no habla de la muerte como sí hace la sinfonía entera, sino que retrata una historia de amor. Mahler quería conquistar a la que después fue su mujer, Alma. Compuso este movimiento y se lo envió con una nota en la que le decía que quería quedar con ella. Le respondió que sí», explicó este martes Karel Mark Chichon, director titular y artístico de la OFGC, en la presentación de este concierto.

Jorge Perdigón, director del Festival de Música de Canarias, reconoció que la 'Quinta' de Mahler se ha convertido ya en una «cuestión de fe» para este evento. Su interpretación estaba prevista para la edición invernal de 2021, que finalmente se trasladó al verano, donde este concierto tuvo que cancelarse. Lo mismo ha sucedido ahora debido a la sexta ola pandémica que ha generado mayores complicaciones en la disponibilidad de espacios sobre el escenario y por las dificultades para sustituir las posibles bajas entre los músicos, sobre todo en los vientos.

«Hace dos semanas, caían contagiados cinco, seis y siete músicos cada día. Este concierto es un ejemplo a seguir de colaboración entre instituciones para lograr un resultado. La única forma de superar un momento tan difícil es remar juntos para lograr un resultado común», apuntó el director británico.

Chichon hizo hincapié en el esfuerzo que se realiza desde la gerencia de la Fundación, con Manuel Benítez al frente, para solventar las piedras en el camino que deja cada día la pandemia.

Gracias a ese trabajo interno, los ensayos y los conciertos de la temporada y este del Festival se han podido llevar a cabo y no han afectado al momento creativo de esta formación musical.

«La Orquesta está en un gran momento artístico, con un espíritu positivo. Estoy encantado de ser el director artístico de esta orquesta», dijo Chichon. «Cuando yo estoy aquí, no hay momentos de ánimos bajos. Me dan tanto sus músicos que estoy muy agradecido de estar aquí», subrayó el británico.

Juan Márquez, viceconsejero de Cultura del Gobierno de Canarias y que ha formado parte de la plantilla de la OFGC, coincidió en que esta formación sinfónica atraviesa «uno de sus mejores momentos artísticos» y que no hay duda de que se trata de «una de las grandes de España».

Transcurrido ya «dos tercios del Festival», Márquez hizo un balance positivo de esta 38ª edición, gracias al «gran recibimiento del público» hacia la programación que se desarrolla hasta el próximo 14 de febrero en las ocho islas, a pesar «de las difíciles circunstancias» derivadas de la covid-19.

Dori Díaz-Jerez. / efe

Dori Díaz-Jerez estrena 'Omega', una reflexión sobre la muerte

Estos dos conciertos de la OFGC se abren con el estreno de 'Omega', obra sinfónica de un solo movimiento compuesta por la tinerfeña Dori Díaz-Jerez.

«La obra tiene un contraste tímbrico y de carácter en el que he utilizado técnicas extendidas que son parte de la tradición. Su nombre se debe a la conexión existente con la 'Quinta' de Mahler, que aborda la vida y la muerte. Yo me centro más en la muerte, aunque no se desarrolla solo en ese entorno», apuntó ayer la compositora. Dijo que escuchar su creación «con el potencial de esta orquesta es insuperable», lejos de lo que ofrece cualquier «'sofware'».

Chichon defendió «que encaja perfectamente para empezar el concierto», que es «muy apta» y no especialmente difícil de tocar. Todo lo contrario, apuntó, que las suites 1 y 2 de 'Romeo y Julieta' de Prokofiev, con la que culminará el programa de este año en Gran Canaria y mañana en Tenerife.