David Bisbal. / Europa press

Bisbal suma veinte años en escena

Acaba de lanzar 'Tú me delatas', single adelanto de su octavo álbum, y celebrará su aniversario con un gran concierto en su tierra natal, Almería

Iker Cortés
IKER CORTÉS Madrid

«Tú llegaste así de la nada, mariposas en el pelo, levitando sobre el suelo, así eres tú». Con estas palabras comienza el último sencillo de David Bisbal (Almería, 43 años), 'Tu me delatas', un adelanto del que será su octavo álbum de estudio, que verá la luz este mismo año y que en tan solo dos semanas cuenta ya con más de un millón de reproducciones en YouTube. Y si no supiésemos que el de Almería es un jornalero de la canción melódica, un humilde currante de esos que exprimen sus cuerdas vocales y su físico hasta la última gota, lo mismo podríamos pensar que la letra habla de él.

Porque Bisbal, que cumple ahora veinte años sobre los escenarios -lo celebrará en noviembre con un gran concierto en su tierra natal-, llegó prácticamente de la nada, aunque la sonrisa, las ganas y aquel brillo en los ojos, como bien dice su última canción, lo delataran. Hijo de un boxeador que cuando colgó los guantes se hizo carpintero, y de una costurera, al joven David nunca le gustó estudiar, por eso abandonó las aulas en segundo de BUP. Tras realizar un curso-taller de forestal, comenzó a trabajar en el vivero municipal de Almería. Las cosas cambiarían en 1997, cuando la responsable del vivero le oyó canturrear en el trabajo. La frescura y el característico vibrato de su voz ya estaban ahí, así que le recomendó presentarse al casting para ser el cantante de la Orquesta Expresiones. Dicho y hecho. A partir de entonces, el de Almería compaginó su trabajo en el vivero con las actuaciones que lo llevaban por toda la zona oriental de Andalucía en época estival.

Lo que no podía imaginar es que, cuatro años más tarde, cuando contaba con tan solo 22 primaveras, iba a irrumpir, junto a otros quince concursantes, en buena parte de los hogares españoles gracias a 'Operación Triunfo', un fenómeno televisivo que rozó los siete millones de espectadores de media y se contagió al mercado de la música grabada en España, en horas bajas, donde llegaron a vender más de tres millones de copias de los distintos álbumes que publicaron. Bisbal quedó segundo, pero conquistó el corazón de Chenoa -estuvieron juntos hasta 2005- y prendió la mecha del éxito. En 2002 su 'Corazón latino', el primer larga duración de su carrera, despachaba más de 1,3 millones de discos y le granjeaba su primer Grammy latino a mejor artista revelación -hasta el momento tiene tres-. Aquel verano, canciones como 'Ave María' o 'Lloraré las penas' no dejaron de sonar en discotecas y verbenas. Había nacido una estrella.

Ayer mismo, Bisbal confesaba en una entrevista que su trayectoria «no ha sido un camino de rosas» y que estar en lo más alto le costó desde el primer momento y desde el primer disco: «Ha sido un no parar de luchar». Lo cierto es que a esfuerzo le ganan pocos. Después de 'Corazón latino', llegaron álbumes como 'Bulería' (2004), 'Premonición (2006), con canciones como 'Quien me iba a decir' o 'Silencio'; 'Tú y yo' (2014) o 'En tus planes' (2020). Discos en los que se ha movido sin problemas entre la rumba, el pop-rock o la balada y con los que ha tocado en escenarios de medio mundo. Todo ello, por no hablar de sus colaboraciones con artistas nacionales e internacionales como Rihanna, Miley Cyrus, Juan Magan, Malú, Luis Fonsi o Antonio Orozco, además de sus pinitos en series y filmes y su presencia habitual en 'talent shows' de música -actualmente es uno de los entrenadores de 'La Voz Kids' en Antena 3-.

Disciplina

No parece que vaya a parar. Hace dos años, recién cumplidos los cuarenta, comentaba a este periódico que a él le habían sentado «de maravilla». «Desde hace un tiempo, sabía que me tenía que cuidar mucho más. Al final lo que comes es como la gasolina que le pones al coche, de más calidad o menos. Me ha venido muy bien esa disciplina de cuidarme», decía quien asegura que aún le quedan «muchas cosas por cantar».

Casado con la actriz venezolana Rosanna Zanetti, el artista tiene tres hijos, una de ellas con la diseñadora Elena Tablada, de la que se separó tras cinco años de relación. Consciente del interés que suscita su vida privada, deja claro que su profesión «es la música». «Yo no vendo nada de mi vida. Si pudiera, lo evitaría, porque no me gusta que se hable de ciertas situaciones, pero debes ser tolerante. Si no me hubiese acostumbrado a la prensa rosa, estaría jodido».

«Yo la vi, dije: 'Ave María', me la llevo pa Andalucía; ruego que algo pase entre tú y yo», reza el estribillo de su última canción. Vaya, pues igual sí que está hablando de sí mismo.