Estreno

Lola Herrera: «Si nos distraemos, nos van a quitar lo logrado»

11/01/2019

«Me gustaría que Lola Herrera viviese eternamente para poder interpretar el personaje de Carmen», llegó a decir Miguel Delibes sobre el trabajo de la actriz vallisoletana en la adaptación teatral de su obra Cinco horas con Mario, uno de los éxitos más incontestables de la escena teatral española de los últimos 40 años que, desde hoy y hasta el domingo, regresa a las tablas del Cuyás donde ya fue interpretada por la actriz en 2002. st

ETIQUETAS:

La pieza, que mostraba la parte más oscura del franquismo a través del soliloquio de una mujer mientras vela el cadáver de su esposo, fue estrenada en 1979 por Herrera, que la interpretó de forma casi ininterrumpida hasta 1989 y que ahora, a sus 83 años, seguirá haciéndolo hasta mediados de 2020.

De hecho, aunque la actriz reconoce que no hay nada eterno, desmiente que tenga intención de despedirse de los escenarios. «Quiero durar todo lo posible en buenas condiciones», indicó la intérprete que confesó sentirse «enamorada» de su profesión tanto o más que antes. «Es mi gasolina, mi oxígeno, mi vida está montada sobre mi trabajo. Si dejo de trabajar, se desmonta mi vida», admitió Herrera que vuelve a dar vida al personaje de Delibes 14 años después de su última interpretación. «Jamás pensé que me produciría tanta satisfacción reencontrarme con Carmen. Me paseo con ella y descubro muchos mundos de ella misma, de mí y de la mujer», comentó Herrera sobre un papel con el que el autor de los Los santos inocentes «levantó acta sobre una época e hizo un dibujo maravilloso de esa sociedad, pero con una trascendencia en el tiempo. Creo que todavía quedan, como estamos viéndolo en estos días, gente que quiere que haya Cármenes Sotillos a manta y que niegan los derechos a las mujeres», indicó la actriz sobre la vigencia de esta pieza que ahora es captada por el público de una forma distinta a cuando se estrenó en 1979, con todo el humor con el que Delibes trazó este retrato esperpéntico. «Entonces habían unos silencios que se cortaban con un cuchillo porque acabábamos de estrenar la democracia y todo era muy reciente. Esa sociedad estaba a la vuelta de la esquina. Ahora está un poco más lejos, pero, en el fondo, no está tan lejos», se lamentó la actriz que reconoció que los avances en la igualdad no parecen plenamente consolidados. «Todo lo que hemos conseguido, como nos distraigamos un poco, nos lo van a quitar», explicó la protagonista absoluta de esta pieza que está siendo redescubierta por «abuelas, hijas y nietas. Es una obra muy emblemática para la mujer», añadió la actriz, optimista ante el futuro de las mujeres. «Tendremos que luchar siempre por tener un sitio equivalente al de un hombre y nos quedan caminos por recorrer, pero ya no hay paso atrás», comentó Herrera que, con el paso de los años, ha restado dramatismo a su personaje y ha enfatizado «el humor socarrón y castellano» de Delibes. «Carmen dice disparates increíbles producto de la sociedad, la educación y del momento histórico de este país en el que aún hay muchísimas mujeres como ella». De hecho, sostuvo, que el padre de Carmen Sotillo sería ahora miembro de VOX.