La historia musical de un mito honesto

04/07/2019

La historia de «un mito de Canarias, un mito honesto, sincero, limpio» y ajeno a las «demagogias» políticas es lo que descubrirán los espectadores que asistan a César Manrique. El musical, apunta Manuel González, responsable de la idea original y del libreto de esta producción de gran envergadura que se representará, con diez funciones, entre el 12 y 22 de septiembre, en el teatro Pérez Galdós de la capital grancanaria.

Este proyecto, que lleva casi una década de lenta y compleja gestación, aúna el esfuerzo de más de 70 profesionales para recrear durante noventa minutos los pasajes más destacados, tanto a nivel profesional como personal, del artista lanzaroteño César Manrique.

Mestisay y Clapso Producciones impulsan un montaje que coproducen la Fundación Auditorio Teatro de Las Palmas de Gran Canaria, el Ayuntamiento capitalino, Macanda Producciones y la Fundación César Manrique.

Manuel González reconoce que este proyecto implica asumir una «responsabilidad social», debido a la dimensión que alcanza dentro del imaginario colectivo isleño la figura del artista lanzaroteño más universal. «Fue un faro, una ayuda y un ejemplo moral para la construcción de esta sociedad», apunta antes de recordar que hace 24 años del estreno, también en el Pérez Galdós, de un musical que llevó su firma y que fue «un récord de ventas»: Querido Néstor.

El actor grancanario Mingo Ruano es el encargado de dar vida a un artista que también ayudó a entender el compromiso y la defensa del territorio en todo el archipiélago. «Se trata de un gran regalo, porque la mitad de mi vida la viví en Lanzarote. Me toca dar vida a alguien que es magia, un hombre único, con una personalidad apabullante. Ya somos todos volcán y tierra y ya se ven los pequeños cangrejitos blancos», apunta durante la presentación mediática en el teatro, a modo de imagen visual de lo que se avecina y junto a los niños Hugo Cruz y Javier Suárez, que asumen los roles de Manrique durante su infancia en este ambicioso montaje.

Las dos voces principales de este musical tienen como protagonistas a Olga Cerpa y a Luis Morera. Un tema del emblemático grupo Taburiente, liderado por el segundo y titulado La quinta verde, sonaba en el coche de César Manrique cuando éste falleció, en 1992.

Morera, que conoció a Manrique tras una actuación en el espacio El Almacén que el conejero puso en marcha en su isla natal, considera que sus creaciones lograron una dimensión tan importante gracias al cruce de «dos astros». Así define al propio Manrique y a José Ramírez Cerdá, el que fuera presidente del Cabildo de Lanzarote y pieza angular de la ejecución de las ideas que el artista tenía para una isla que, según Morera, era «el ADN» de Manrique.

Olga Cerpa, por su parte, aventura que el público se encontrará con una «propuesta solvente y sólida», fruto del alto nivel «profesional» existente tanto en el equipo artístico como técnico.

Ambos aparecerán envueltos en un «guion que celebra la vida de César» y que ayuda a entender el «testamento ético y estético» de este artista que en distintas etapas de su vida también residió en Madrid y Nueva York, asegura la artista.

Israel Reyes lleva la dirección escénica de un espectáculo para el que se llevó a cabo un proceso de selección previo al que, dice, se presentaron «600 solicitudes». Esto permitirá al público descubrir nuevos talentos, tanto en el apartado vocal como interpretativo.

Será el caso de los cantantes solistas Lucía Viera –encarna a Pepi, la mujer de Manrique–, Marieme Abdoulaye –una cantante de jazz–, y Víctor Batista –un pescador–, entre otros.

Como actores secundarios figuran dos intérpretes grancanarios con una trayectoria muy consolidada sobre el escenario y en el sector audiovisual isleño y nacional.

Se trata de Víctor Formoso y Maykol Hernández. El primero da vida al rol del diablo de Timanfaya, mientras que el segundo hace lo propio con Pepín Ramírez [José Ramírez Cerdá].

En el foso, dirigidos por Germán G. Arias, que también firma los arreglos, tocarán los músicos: Totó Noriega, Héctor Salazar, Javier Infante, Hirahi Afonso, Augusto Báez, Jaime del Pino y Jairo Cabrera.

Durante los 90 minutos sin pausa de César Manrique. El Musical, los espectadores asistirán a la interpretación de canciones y melodías muy populares en el archipiélago, abordadas desde una perspectiva contemporánea, a las que se sumarán otras composiciones creadas para este montaje por Manuel González y Germán G. Arias.

Por su parte, Luis García dirige el coro masculino, que cuenta con 15 voces, al que acompaña uno femenino que integra y dirige el grupo En-cantadoras.

Carlos Santos es el responsable de una escenografía que buscará recuperar el espíritu artístico y vital de Manrique, mientras que el vestuario lo ha elaborado Unai Tellería.