Un puente artístico de ida y vuelta

Las culturas más ricas desde un punto de vista intelectual no viven en un compartimento estanco. Parten de la tradición, pero están abiertas a la evolución natural del pensamiento humano y a las influencias que llegan de latitudes cercanas y otras más lejanas. El arquitecto, docente y artista multidisciplinar hipanojaponés y afincado en Gran Canaria desde hace años, Jin Taira, reflexiona desde una perspectiva creativa sobre las relaciones japonesas y canarias de ida y vuelta con la exposición Doble o mitad, que desde esta noche y hasta el próximo 4 de noviembre se puede visitar en tres salas y el patio de las instalaciones en Los Balcones nº9 del Centro Atlántico de Arte Moderno (CAAM).

Victoriano Suárez Álamo
VICTORIANO SUÁREZ ÁLAMO

Las relaciones canario-japonesas, que vivieron su esplendor cuando la potente flota pesquera nipona convirtió en Puerto de la Luz en una de sus escalas obligadas por su hoy extinta condición de puerto franco, son la fuente de inspiración para el estreno expositivo de este pintor, fotógrafo, diseñador y doctor y profesor de arquitectura en la ULPGC, nacido en Oviedo en 1970.

El proyecto, que cuenta con el apoyo de la empresa JTI y que se enmarca dentro del programa oficial del 150º aniversario de las relaciones diplomáticas entre Japón y España, se titula Doble o mitad por un juego de palabras que nace de la forma en la que en este país oriental se refieren a los hijos de matrimonios entre japoneses y personas de otras nacionalidades.

«Tradicionalmente se les denominaba hafu, expresión que nace del término inglés half (mitad). Ahora se les suele llamar daburu, que procede del inglés double (doble). Pero ni una cosa ni la otra, somos un puente entre dos culturas, en el caso de esta exposición, entre la japonesa y la canaria», apunta el artista durante la presentación mediática desarrollada ayer, que contó con la presencia del cónsul del Japón en Las Palmas de Gran Canaria, Takeshi Nakajima; del consejero insular de Cultura, Carlos Ruiz, del director del CAAM, Orlando Britto, y del director general de JTI en Canarias, Víctor Crespo.

En la inauguración de hoy, a partir de las 20.30 horas, que tiene entrada libre hasta completar el aforo, protagoniza una pieza la bailarina de la Compañía Nacional de danza y hermana del artista, Yoko Taira, con música de Takeo Takahashi.

Abre el camino hacia Doble o mitad una noren (cortina tradicional japonesa) que se ha instalado sobre la puerta de acceso, tras la que el visitante se topa con una instalación, a modo de ligero cubículo suspendido en el aire que se inspira en la ceremonia del té nipona y que entabla una relación con el patio canario en el que se encuentra.

Desde este espacio al aire libre se accede a las tres salas en las que se exhiben las creaciones de Jin Taira. Espacios entre los que se establecen «unas tensiones transversales», señala.

El artista asegura que el paisaje volcánico, el clima, la cultura actual y prehispánica y la gastronomía canaria «apasionan» a los japoneses. Hasta tal punto que comenta que, durante un año, una televisión de ese país emitirá un espacio para que la población aprenda español «a través de la cultura canaria».

Doble o mitad cuenta con una primera sala en la que conviven piezas arquitectónicas, escultóricas y pictóricas, donde destacan una impresión digital sobre cartón pluma de La Casa sin Muebles y una reproducción a pequeña escala de la escultura de acero El visor, que se instaló en Lanzarote en 2008 y que «invitaba a mirar sin un sentido de permanencia», según Jin Taira.

La segunda sala acoge propuestas de música, instalaciones urbanas, escritos y poesía, donde el visitante podrá descubrir, por ejemplo, un proyecto de investigación sobre un barrio marginal retratado en un panel fotográfico y descubrir su tesis de investigación sobre Tokio.

Sus ilustraciones para el mítico volumen El cantar de Heike y un Travel Book a partir de imágenes de Canarias, Grecia y Japón brillan dentro de la tercera y última sala de este proyecto.