Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este miércoles 29 de marzo
María Castro: «El Sur es don de vida, no sólo el que yo he vivido, también el de mis padres y abuelos»

María Castro: «El Sur es don de vida, no sólo el que yo he vivido, también el de mis padres y abuelos»

La veterana pintora, viuda del poeta Juan Jiménez, protagoniza una exposición en la Casa-Museo León y Castillo de Telde

GABRIELA VICENT

Las Palmas de Gran Canaria

Viernes, 27 de enero 2023

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

El sur de María Castro es un paisaje sentimental, la memoria de toda una vida. Es su niñez en el sureste grancanario, el sur de entonces, el de invernaderos y cuarterías; son los recordados veranos junto a su marido, el recordado poeta Juan Jiménez y sus hijas en un bungalow, como unos turistas más. En marzo cumplirá 80 años y sigue pintando cada día, pero también escribiendo y, sobre todo, recordando. La Casa-Museo León y Castillo de Telde recupera en la exposición 'Paisajes del Sur' más de 35 miniaturas al óleo que reproducen la esencia del paisaje sureño. La muestra permanecerá abierta al público hasta el 19 de marzo.

Como explica Irina Jiménez Castro, hija de la artista, en la hoja de sala de la exposición 'Paisajes del Sur', «no nos encontramos ante un formato convencional ni típico». Efectivamente, se trata de unas 26 obras realizadas en miniaturas al óleo, que van desde los 6 a los 10 centímetros. Y todas ellas «caben en una caja de zapatos», desvela divertida la propia pintora.

El curioso tamaño de las obras no es algo que sorprenda, sin embargo, a los conocedores de la dilatada carrera de la pintora y escritora grancanaria. «Para todos los que la conocemos y seguimos su trabajo», continúa su hija Irina, «nos resulta habitual esperar ese algo curioso y novedoso con el que consigue sorprendernos».

«Yo soy del Sur y he vivido allí toda mi vida», afirma orgullosa María Castro. «Tengo familia de Temisas, de Tirajana, de Ingenio...El Sur para mí es don de vida, no solo el que yo he vivido, sino también el de mis padres y mis abuelos», confiesa la veterana artista, que asegura que estos paisajes fueron su primera incursión artística en su niñez. Después, a lo largo de su vida, ese sur familiar se transformó en otros, los de las islas que visitaba, o los de viajes lejanos a Argentina, Cuba Chile...

Desde sus primeras exposiciones, en los años ochenta, este paisaje familiar, impreso en la memoria, fue el tema principal. En total, la pintora ha expuesto hasta en 24 ocasiones en solitario y una docena más junto a nombres tan destacados del universo artístico grancanario como Jane Millares o Tony Gallardo.

Pero ella siempre evitó ser encasillada en corriente pictórica alguna. «Nunca dejé que nadie influyera en mi obra», asegura tajante. «Siempre me he mantenido fiel a mí misma».

En 'Paisajes del Sur', María Castro trata de captar lo esencial de cada instante vivido en lugares familiares con un trazo impresionista muy personal. «Cuando estaba allí, solía pintar un esbozo del natural que luego desarrollaba y daba color al óleo en mi estudio, reproduciendo en mi mente las sensaciones de aquel momento en concreto», explica la artista acerca de su proceso creativo.

Juan Jiménez

«Mi marido nunca escribía sobre mí», explica la pintora, refiriéndose al añorado poeta ingeniense Juan Jiménez, Can de Plata de las Artes en 2016. «Sin embargo, cada vez que yo terminaba un cuadro, le llamaba y le hacía saber que la obra ya estaba acabada. A continuación, él anunciaba el título (que yo nunca variaba) y era el que se mantenía en las exposiciones. Además, curiosamente a la gente le encantaban los títulos de los cuadros», recuerda orgullosa.

«Él decía que no quería escribir sobre mi trabajo. Siempre me recordaba que tenía que valorar lo que me dijeran los demás», continúa María citando a su marido, que falleció en 2019. «Yo entendía a la perfección su poesía y él mi pintura. Éramos una pareja en la que cada uno teníamos una vida propia, pero siempre complementada», expresa emocionada la pintora, que también es poeta. De hecho, cuenta con dos libros publicados y una buena colección de poemarios aún inéditos.

María Castro se enorgullece de ser descendiente de María Salomé, legendaria curandera de madre cubana afincada en Ingenio. «Leía el porvenir de las personas y curaba, su fama fue enorme en toda la isla, hasta el punto de que yo la oía nombrar cuando venía a Las Palmas a estudiar». Esa herencia sembró poso en la familia, que siempre ha estado interesada en temas de ocultismo y sabiduría popular, y que derivó en la imaginación artística de María Castro con la creación del primer Tarot Isleño, una obra diseñada por ella en 1998 que se exhibe en la actualidad en el Museo Heraclio Fournier de Álava.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Noticia patrocinada

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios