Exposición de Collages, ‘Rapsodia en cactus menor’

04/11/2017

La entrada a la exposición es gratuita. Jorge Rodríguez de Rivera (Las Palmas de Gran Canaria, 1970), es uno de esos artistas españoles que se aventura en París, ámbito europeo referencia de las artes y las letras del siglo XX y comienzos del XXI.

La Casa Museo Antonio Padrón – Centro de Arte Indigenista expone desde el 3 de noviembre hasta el 26 de noviembre, en horario de martes a domingos de 10.00 a 18.00 horas, la obra de Jorge Rodríguez de Rivera “Rapsodia en Cactus Menor”. La entrada a la exposición es gratuita.

Jorge Rodríguez de Rivera (Las Palmas de Gran Canaria, 1970), es uno de esos artistas españoles que se aventura en París, ámbito europeo referencia de las artes y las letras del siglo XX y comienzos del XXI. En esa ciudad, despliega su afición como collagiste y elabora sus complejos, pero a la vez infundidos fotomontajes. La técnica artística consiste en tomar la fotografía y ensamblar diversos elementos en un tono unificado, con recortes procedentes principalmente de catálogos de subastas franceses.

Collages que recrean, cada uno, un acontecimiento cargado de diversidades, un mundo alucinante, donde se confunde en ocasiones lo real con lo ficticio, en una divertida imagen donde se producen interrelaciones entre los personajes y los elementos, en ocasiones atemporales, que comparten un momento específico y concreto. El espectador puede ampliar la imaginación, y conjeturar que acaba de suceder, o incluso que va a acontecer próximamente en cada suceso, no un único hecho en cada obra, sino en ocasiones varios a la vez pero con vínculos conjuntos.

Tanto en las dos salas dedicadas a Antonio Padrón, como en el patio – jardín, en la sala indigenista o “sala de los amigos”, así como en “el voladizo” –espacio de exposiciones temporales-, se pueden observar las 30 obras con las que el autor recrea diferentes escenas, tomando los espacios del museo, e inspirándose en un lugar concreto, cumplimenta los mismos con diferentes personajes, objetos, animales, medios de transporte o vegetación. El artista transforma el museo en un teatro con múltiples escenarios.

Las vanguardias pictóricas provocan una crisis en las representaciones pictóricas occidentales existentes desde el Renacimiento, en ese momento la pintura es sometida a cuestión. La imagen ya no tiene necesariamente por qué reflejar lo real. Un mundo imaginativo nuevo, donde la ironía, el humor, el artificio y el montaje entran en juego para romper el puro realismo pictórico. Los collages son un medio para representar ese mundo imaginario dentro del mundo real. Diferentes capas conforman distintos niveles de lectura, con una alta carga de valor estético en cada composición, en un cruce de propuestas conectadas.

Algunas de las obras de Rodríguez de Rivera llevan por título “Carta de Antonio”, •Las tres musas”, “Los campesinos”, “El nuevo parador de Gáldar”, “El collar”, “El jardín multicultural”, “El bolero de Tara” o “El graffiti”. Entre ellas se pueden combinar desde los elementos más primitivos como una máscara africana o una herramienta fabricada en hueso, hasta un barco transatlántico o un juego de las damas. La obra original expuesta en “el valadizo”, se complementa con copias a mayor tamaño presentadas en el lugar del museo donde tiene lugar las acciones, permitiendo de esa manera al espectador sentir una sensación real de lo ocurrido.

La exposición de Jorge combina música y cactus, dos aficiones de Antonio Padrón (1920 -1968). Las reproducciones se presentan sobre atriles para partituras, conformando un conjunto musical y visual donde los collages y las sinfonías se mezclan para dar conjunto a la obra dedicada a este espacio concreto. Pero es también parís un punto de encuentro entre Jorge y Antonio, ya que el collagiste vive en París, fue de esa ciudad, donde la Galería Barbizon se interesó en los años sesenta del pasado siglo por la obra de Padrón.

Lo natural aparece constantemente en todas las obras de Jorge, caracolas, conchas, cactus u otros vegetales comparten escenas con animales diversos como loros, perros, conejos o gallinas. El ser humano se incorpora en cantidad de acciones cotidianas, como en un brindis, la lectura de una carta, o el trabajo de unos hortelanos. Cada individuo con su correspondiente indumentaria y objeto de uso cotidiano, en la actividad que le corresponde, o atendiendo a la fantasía, realizando la tarea que no le corresponde a su ámbito social o temporal, consiguiendo de esta forma el sarcasmo que en ocasiones pretende el autor.

Jorge Díaz de Rivera, ha realizado con esta, 21 exposiciones individuales, y tiene obras en diferentes colecciones nacionales e internacionales. Fue 1º premio Artcolle del 21º Salón internacional del Arte del Collage Contemporáneo, París 2014.