Entre el arte productivo y reproductivo

Para la creadora tinerfeña Noelia Villena (1986) todas las prácticas artísticas están sujetas a un propósito. Las once piezas realizadas con grafito y rotulador sobre papel de seda que integran la individual denominada Cuestiones (Re) productivas, que abre hoy sus puertas en la Casa-Museo León y Castillo de Telde, a las 20.00 horas, evidencian la intención de poner al descubierto la corriente de pensamiento crítico que ha guiado hasta la fecha su producción artística.

FRANCESC ZANETTI/ LAS PALMAS DE GRAN CANARIA

Villena expone por vez primera esta serie que ha comisariado Abraham Riverón, en la que reflexiona sobre el debate feminista contemporáneo a partir de un juego de apropiación, intervención y copia de imágenes creadas específicamente para un público femenino.

Para la artista, «el arte es una herramienta o un lugar desde el cual relacionarnos, observar y pensar; es un ejercicio que requiere de una pausa, y eso, en tiempos de inmediatez, ya es bastante. Sin embargo, no siempre logra altera los discursos dominantes, porque dependerá del sujeto que lo ejecute y de quienes interactúen con él».

Noelia Villena confiesa que asume la práctica artística «como un proceso de investigación que parte de la experiencia cotidiana, donde los materiales elegidos en cada ocasión toman una especial importancia, ofreciendo en muchas ocasiones una experiencia física que sirven de vaso comunicante con el mundo que nos rodea, tratando de explorar el carácter cambiante y no permanente de las cosas».

La serie Cuestiones (Re) productivas surge tras un proceso de conciliación e intensa reflexión, tras su individual Un extraño lugar, que pudo contemplarse en el espacio de La Regenta, tal como subraya la tinerfeña. Aquellas instalaciones surgieron en el contexto de la crisis económica de 2008. «Con ella hacía referencia, por un lado, a la precariedad económica que nos atravesaba y, por otro, señalaba al hiperconsumo y la mala gestión de los recursos naturales y sus consecuencias. Comencé acercándome a posturas relacionadas con el decrecimiento de Serge Latouche y pronto sentí la necesidad de añadir la variante de género a un discurso a mi entender sesgado, por lo que continué con autoras como Amaya Pérez Orozco o Alicia H. Puleo».

Desde entonces, los trabajos siguientes de Noelia Villena han seguido interesándose por cuestiones relacionadas con la precarización de la vida. «Antes el cuerpo invisible construía una estructura precaria y ahora me preocupa más visibilizar esos cuerpos atravesados por dicha precariedad», subraya.

Como se declara feminista, confiesa que siempre trata de actuar en consecuencia. «Algunos de mis trabajos pueden leerse de una forma muy clara en clave feminista, otros menos, pero siempre ha sido ese interés el que los atraviesa. Aun así, es interesante leer las obras desde varios puntos vista», dice. Por ejemplo, la serie de dibujos que se exponen en el museo que gestiona la Consejería de Cultura en Telde, habla de producción y reproducción biológica, pero también de la producción y reproducción de imágenes. «O más bien al contrario. Digamos que hago un ejercicio de apropiación de imágenes que reproduzco para producir otras nuevas, y esto me vale para hablar del trabajo productivo frente al reproductivo», añade Villena.

A las 19.00 horas, antes del acto de la inauguración de la muestra individual de Villena, tendrá lugar la mesa redonda titulada Precariedad y Cultura. ¿Qué hay de nuevo viejo?, en la que participarán la artista tinerfeña, Claudio Marrero, presidente del Ateneo de La Laguna, Juan José Valencia, presidente de su sección de arte y Abraham Riverón, comisario de la exposición y coordinador de la sección de arte de la histórica entidad cultural lagunera. La misma estará moderada por Franck González, director de la Casa-Museo León y Castillo.

La exposición puede visitarse gratuitamente hasta el próximo 30 de agosto, de martes a domingo, de 10.00 a 18.00 horas.