Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este lunes 24 de junio
Liliana González (izquierda) y Giuliana Conte, responsables del proyecto. C7
Los desechos vegetales de los vecinos del barrio de Schamann se convierte en arte

Los desechos vegetales de los vecinos del barrio de Schamann se convierte en arte

'Cómete el mundo', liderado por Giuliana Conte y Liliana González, se ha desarrollado en el CCA Gran Canaria, Centro de Cultura Audiovisual

Idaira Cabrera Betancor

Las Palmas de Gran Canaria

Lunes, 6 de mayo 2024, 02:00

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

El novedoso proyecto 'Cómete el mundo' pretende generar un recetario comunitario con los pigmentos naturales presentes en la alimentación de los vecinos de Schamann.

Impulsado a modo de taller por la artista Giuliana Conte y la nutricionista Liliana González en el marco de la iniciativa denominada 'Cómete el mundo: recetario comunitario', que se desarrolla en la sede de CCA Gran Canaria, Centro de Cultura Audiovisual que gestiona la consejería de Cultura del Cabildo grancanario en el barrio de Ciudad Alta, también persigue «acercar diferentes generaciones y culturas, utilizando los desechos de los vegetales que cada persona suele comer a diario, con la finalidad de explorar con los mismos, nuevas posibilidades de uso y a la vez profundizar en los beneficios nutricionales que cada fruta, verdura, planta, pueda aportar a nuestro bienestar», explica Conte, que empleará la antotipia, una antigua técnica fotográfica que utiliza la fotosensibilidad de los vegetales para revelar imágenes de forma natural, aportando, a su vez, los posibles beneficios nutricionales que aporta cada alimento y sus diferentes relatos socioeconómicos y de procedencia.

Para la creadora, el papel que desempeña la nutrición a nivel cultural y social en esta iniciativa orgánica, «es la base no solo de la salud, sino de las relaciones entre culturas. A través de la alimentación, nos relacionamos con amigos o familiares y nos acercamos a la cultura y particularidad de cada pueblo. Queríamos que eso se trasladara al trabajo de los participantes en este taller», avanza la artista, que alterna el trabajo de planificación con la producción artística, investigando y mezclando nuevas y antiguas técnicas fotográficas.

Punto de encuentro

El singular proyecto de Conte y González ha fijado su mirada y atención en el popular barrio capitalino de Schaman, área en la que opera el CCA Gran Canaria, Centro de la Cultura Audiovisual, «punto de encuentro en donde vecinos de siempre y habitantes de unas pocas horas se encuentran y comparten una receta y su peculiaridad a la hora de ser representada por una imagen y un color», dice.

«Paseando por el barrio, dejando Schamann a la derecha, nos encontramos con el barrio de Las Chumberas, donde un tiempo, según nos cuentan los vecinos, había muchos tunos indios de los cuales se extrae una solución fotosensible útil para crear imágenes monocromáticas de un rosa muy intenso, que no tiene nada que ver con el rojo de la cochinilla, pero sí con una historia geopolítica muy interesante en común», apostilla. Por ello, para relacionar la génesis del proyecto con el barrio de Ciudad Alta y a la vez con algún elemento asociado a la historia socio económica de las islas, han elegido el tuno indio como primer componente con el que experimentar, por su alto valor nutricional, emocional y estético a la vez.

En los talleres que tienen lugar en el mencionado espacio cultural los asistentes «aprende a crear una nueva imagen a partir de los archivos fotográficos de cada participante, utilizando la fotosensibilidad de plantas, frutas o verduras, a la vez que también aprenden a reconocer los valores nutricionales de cada vegetal, su relación con el color y su aportación para un estilo de vida saludable», agrega. «Estos talleres son parte fundamental del proceso de experimentación del proyecto, en tanto en cuanto los diferentes pigmentos presentes en las recetas de las personas con las que trabajamos son múltiples, así como los archivos y las nuevas imágenes aportadas por los mismos».

Antigua técnica fotográfica

En esta ocasión, la nutrición se une al arte a través de una antigua técnica fotográfica, la antotipia, una técnica fotográfica que se vale de la cualidad fotosensible de algunos pigmentos que les otorgan el color a los vegetales. «¿Fotosensibles? Sí, cuando se exponen al sol se degradan y cambian de color o, mejor dicho, pierden el color. Es una técnica que puede realizarse de diferentes maneras dependiendo de los colores que se quieran lograr en la imagen, o de los atributos de los vegetales que cada una de las personas elije para trabajar, y, además, es uno de los procesos de impresión más amigables con nuestro planeta tierra», sostiene Giuliana Conte.

El taller organizado en el marco del proyecto 'Cómete el mundo' que se celebra durante el presente mes de mayo y noviembre próximo, ha sido todo un éxito de participación ciudadana. La semana pasada sus participantes acudieron al Mercado de Altavista en donde pudieron compartir con los usuarios y los comerciantes de dicho mercado de abasto recetas y conocimientos relacionados con los vegetales.

Aquellas personas que no hayan podido asistir al taller pueden enviar una receta al correo cometeelmundoschamann@gmail.com con una foto de archivo que represente simbólicamente una receta escogida y con ella acudir el próximo día 27 de mayo a un encuentro grupal que tendrá lugar en el CCA Gran Canaria, para visualizar las nuevas imágenes monocromáticas creadas por los participantes, aprendiendo del proceso de impresión de cada uno.

Con todo el material acumulado durante el proceso se elaborará un libro-recetario comunitario formado por las antiotipias originales creadas durante los talleres por los participantes.

Además, una vez finalizado el proyecto se impulsará una exposición de antiotipias en varios formatos y materiales en el CCA Gran Canaria, que asimismo recorrerá varios centros culturales de la isla y mercados municipales, para luego presentarse en Magazzini Fotografici, un espacio dedicado a la fotografía de autor, en la ciudad italiana de Nápoles.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios