Exposición

Concha Jerez extiende sus interferencias por el CAAM

06/10/2017

Las valiosas mujeres excluidas en el relato histórico, el nutritivo reparto del mundo entre los países más poderosos o la autocensura son algunos de los temas que Concha Jerez ha tratado a lo largo de su trayectoria. Su pulsión crítica se puede apreciar en Interferencias, que se exhibe en el CAAM.

El Centro Atlántico de Arte Moderno acoge la obra de Concha Jerez (Gran Canaria, 1941), una de las figuras «más destacadas de las últimas cuatro décadas en el arte conceptual», subrayó el director del museo Orlando Britto. «El CAAM no podía demorar más una retrospectiva de la artista canaria de mayor proyección», confesó.

En total, Interferencias reúne 30 obras «muy complejas», en palabras de la comisaria del proyecto, Alicia Murría, admiradora confesa de Jerez por su «enorme dimensión» personal y creativa. «Es una artista atípica. Hace arte en distintos medios: radiofónico, internet, sonoro... Su estrategia de trabajo abarca todos los campos», recalca.

Además, su obra va mutando en función de las circunstancias políticas. «Siempre está reciclando materiales e ideas», afirma Murría, que pone como ejemplo de ello la obra Caja de cotidianidad, un gran cubo de metacrilato partido en diagonal donde aparecen escritos sobre mármol los nombres de hombres ilustres y, en tarros de cristal, acetatos con referencias a las mujeres que, de forma callada, han desarrollado una actividad relevante. «Sus nombres se han ido borrando de la historia como palabras que no tuvieran la suficiente adherencia. Las obviaron o las ignoraron absolutamente», añade sobre esta pieza que ocupa una sala entera de la planta baja.

«La visión feminista es una parte relevante de su obra, que tiene un compromiso crítico y político importante», abundó.

La comisaria articula un discurso hilado por la idea de interferencia con piezas que datan desde 1974, cuando realizó una obra sobre la represión política, hasta este mismo año. «Su última obra la hará este viernes; una performance sobre la autocensura», explicó sobre la muestra, la más amplia de las protagonizadas por Jerez hasta la fecha.

Los desastres de la guerra, la memoria histórica, la inmigración o la ambigüedad del lenguaje son otras de las cuestiones que aborda en sus trabajos.

«Intento estar en el mundo como cualquier otro», dijo Concha Jerez, pletórica ante la apertura de su mayor exposición individual y, a su vez, triste por la situación del país. Un problema en el que, aseguró, «estamos inmersos todos, seamos catalanes o no. Es el único dolor que tengo», reconoció.

Probablemente el disgusto se le atenuó cuando dedicó la exposición a su madre que, casi centenaria, acudió a la apertura de este proyecto donde rinde homenaje a Agustín Millares Sall, Antonio Zaya, a los herreños o al poeta José Antonio Otero.

Jerez confesó que le apetecía mucho «extender el concepto de interferencia» por este «espacio maravilloso». De hecho, la intervención realizada en la escalera con palabras ambiguas es el hilo conductor de la muestra. «Me gusta enganchar al espectador. Entiendo el arte como un medio de conocimiento; como gestos, palabras y todo tipo de elementos que deben ser interpretados al libre albedrío de cada uno».

Claves de su obra

El lenguaje. Textos ilegibles, la desconexión del significante y el significado, voces sobrepuestas... Jerez analiza los discursos ambiguos y el modo en que nos autocensuramos. La escalera del CAAM ha sido intervenida con palabras ambiguas en cuatro idiomas: aunque, casi, entonces, algo....

Memoria histórica. La artista reivindica la memoria con obras. En una de ellas recorre la Sima de Jinámar donde su padre y su abuelo estuvieron a punto de morir; en otra, el pasado de los habitantes de El Hierro. Sus piezas rescatan momentos históricos que parecen llamados a repetirse.

Sensibilidad política. Jerez se pronuncia en sus obras sobre su entorno. Lo hizo en piezas como Crónica de 7 muertes olvidadas, de 1977, y sigue haciéndolo. Ejemplo de ello es la instalación realizada in situ que ocupa la caja central del museo donde recuerda el drama migratorio.

Feminismo. La aviadora Diana Barnato, la cartelista Paquita Rubio o la poeta Laurence Iché... Jerez rescata cientos de nombres y obituarios de creadoras y pioneras olvidadas y las incorpora a sus obras. También habla del silencio patriarcal al que han sido sometidas las mujeres.

Ficha de la exposición

Qué. Concha Jerez. Interferencias, instalaciones, videoinstalaciones, fotos y vídeos, comisariada por Alicia Murría.

Dónde. En el CAAM.

Actividades. Viernes 6 de octubre, a las 18.00 horas, encuentro con la artista, Alicia Murría, José Iges, David Pérez y Orlando Britto. A las 20.30 horas, performance. El 13 de octubre, inauguración infantil. El martes, 21 de noviembre, visita guiada de Concha Jerez y el 22 de noviembre performance de Jerez con José Iges.

Cuándo. Hasta el 7 de enero.

Presupuesto. 84.350 euros.