El profesor de la ULPGC, Javier Luis Álvarez Santos dirige el seminario que se desarrolla en la Casa de Colón. / C7

Álvarez Santos: «Sin la influencia portuguesa en Canarias seríamos otro tipo de sociedad»

El profesor de la ULPGC dirige el segundo Seminario de Territorios Ibéricos e Identidades Atlánticas en la Casa de Colón, los días 25 y 26 de abril

GABRIELA VICENT Las Palmas de Gran Canaria

Javier Luis Álvarez Santos lleva el apellido Brito en su árbol genealógico. La curiosidad infantil le llevó a tirar del hilo de Ariadna hasta descubrir que era de origen portugués. Años más tarde, cuando terminó sus estudios en la Facultad de Historia, la anécdota infantil se convirtió en verdadera investigación académica. Así fue como su intensa labor de investigación sobre las conexiones portuguesas con Canarias y con el mundo hispánico, sobre todo durante el periodo en el que el Reino de Portugal formó parte de la Corona española, le sirvió para convertirse en el primer extranjero en conseguir un galardón de la Academia Portuguesa de la Historia.

Ahora coordina el 'Segundo Seminario de Territorios Ibéricos e Identidades Atlánticas. Imágenes, representaciones e interpretaciones de las comunidades atlánticas, desde la Antigüedad a la actualidad' que se celebra en la Casa de Colón los días 25 y 26 de abril. Más de una decena de expertos de varias disciplinas relacionadas con el universo atlántico tratarán de desentrañar el nudo que une a Europa, América y África, a través de un océano sobre el que emergen las Islas Canarias como punto estratégico ineludible.

El objetivo del seminario es retomar una de las grandes iniciativas de la Casa de Colón: divulgar el conocimiento histórico de las relaciones de Canarias con el mundo atlántico. «La idea es poder abordar en esta edición el Atlántico desde todas las perspectivas posibles», resume el profesor Javier Luis Álvarez. «No sólo queremos analizar las actividades económicas o mercantiles, sino también la propia visión de los ribereños que viven al borde del océano».

Álvarez Santos aclara que el encuentro es multidisciplinar, lo que significa que concurrirán expertos de distintas áreas de conocimiento. «Participan especialistas en Historia y Filología de distintas épocas, tanto investigadores canarios como de distintas universidades peninsulares y portuguesas. Analizaremos cómo se construye ese imaginario del espacio atlántico, a partir de la civilización clásica, pasando por el mundo árabe y la Edad Media, hasta llegar a la actualidad, donde las relaciones entre Canarias y África son un elemento importante a destacar».

Las sociedades insulares atlánticas, sobre todo las pertenecientes a la Macaronesia, Azores, Madeira, Cabo Verde y Canarias, juegan un papel fundamental en el tablero que extiende el océano. «Son el nexo de unión de todos los espacios atlánticos. Es en estas islas donde mejor se observa la conformación continua de diferentes sociedades e identidades. Fruto de esa conexión, las islas construyen su propia identidad», revela el profesor, quien habla de una «identidad de identidades».

Álvarez Santos es un gran estudioso de la profunda huella portuguesa en la sociedad canaria, especialmente en la tinerfeña. Asegura que fueron los portugueses los que pusieron a Tenerife y Canarias en el mapa atlántico. La pregunta es: ¿Seríamos otra sociedad sin esta conexión? «Como especialista en Historia, no puedo argumentar una hipótesis sin argumentos científicos», responde el experto. «Pero es verdad que sin la influencia portuguesa en Canarias seríamos otro tipo de sociedad, mucho más cerrada, menos tolerante a la llegada de comunidades extranjeras y su integración en la sociedad canaria», asegura Álvarez.

El premiado profesor dice que la comunidad portuguesa es la presencia más importante en Canarias desde el siglo XV hasta mediados del siglo XVII. «Ellos ayudaron a conformar una sociedad mucho más abierta, diferente, individuos que ayudaron a poner en valor a las propias islas».

En su libro 'Identidad insular y espacio atlántico. Portugal y Tenerife en tiempos de la Unión Ibérica' (Editorial Catarata, 2019), el historiador grancanario busca comprender la conexión entre Portugal y Canarias durante la agregación de Portugal a la monarquía hispánica, a partir de 1580.

«He llegado a la conclusión con este estudio de que el acontecimiento político de la agregación de Portugal a la monarquía hispánica, a partir de Felipe II, no fue tan relevante para Canarias. Con anterioridad, ya Canarias tenía una relación muy importante con el mundo portugués», afirma el investigador cuando se refiere a la huella lusa en el archipiélago canario.

Los primeros ingenios azucareros se instalaron en Canarias a instancias de los portugueses, a inspiración de la industria ya existente en Madeira. Lo mismo ocurrió con la expansión de la industria vitivinícola, sobre todo en Tenerife y La Palma. «Los portugueses fueron los grandes gestores de la economía azucarera en Canarias a finales del siglo XV, en un periodo en el que aún no se había producido su incorporación a la monarquía española», explica el profesor Álvarez Santos.

En la cultura de la vid y el vino también es vital la influencia lusa. Son ellos, junto a los andaluces, los que traen las primeras cepas a Canarias y también serán «los que diseñen las primeras estructuras de explotación de la vid».

El popular término canario 'margullar' proviene del mundo vinícola dominado por los lusos. «Es una técnica de cultivo que consiste en 'encodar' la vid, es decir, introducirla bajo tierra para que vuelva a salir». De ahí a darse un chapuzón bajo el agua, la evolución del lenguaje ha logrado mantenerse a flote en nuestro léxico.

Los portugueses se diferencian de otras culturas establecidas en las islas por el hecho de que monopolizan muchos ámbitos de la sociedad y la economía. «Ellos se van a dedicar a todo aquello que sea necesario poner en explotación y en provecho. Van a ser agricultores, artesanos y comerciantes», descubre.