Emmanuel Pahud. / Josef Fischnaller

«Abbado nos enseñó a crecer juntos en la Filarmónica de Berlín»

El flautista protagoniza como solista el concierto de este viernes de la Orquesta Filarmónica de Gran Canaria en el Auditorio Alfredo Kraus.

Victoriano Suárez Álamo
VICTORIANO SUÁREZ ÁLAMO Las Palmas de Gran Canaria

El director británico Adrian Leaper vuelve a la temporada de la Orquesta Filarmónica de Gran Canaria para dirigir un programa que tendrá como solista al mítico flautista Emmanuel Pahud, este viernes, día 10 de junio, a las 20.00 en el Auditorio Alfredo Kraus.

-¿Qué nos puede decir de las dos piezas que tocará con la Orquesta Filarmónica de Gran Canaria, el 'Divertimento para flauta' (1921) de Ferruccio Busoni, y la 'Sonata para flauta' (1957), de Francis Poulenc?

-Son piezas icónicas del repertorio para flauta. La 'Sonata' de Polulenc es probablemente la obra más grabada para este instrumento, y en su colorista orquestación se convierte en una gran pieza de entretenimiento tanto para el público como para los músicos. Busoni es un gran compositor que estaba uniendo los estilos clásico, romántico y moderno, pero también sus orígenes italianos y el gran repertorio alemán. Su 'Divertimento' es una pequeña ópera para flauta y orquesta.

-¿Son obras especialmente complejas a nivel técnico para un flautista?

-Las dos obras pertenecen al estándar del repertorio y son solicitadas frecuentemente en recitales o concursos. Son muy exigentes en lo que respecta a la maestría del instrumento en términos de virtuosiso, rango expresivo y dinámicas.

-¿Cómo compagina su carrera como solista con la de flauta principal de la Filarmónica de Berlín?

-He sido solista y músico de orquesta desde los 19 años, y esta es mi manera de abarcar el mayor rango en la ejecución de la música para flauta. Fundamentalmente romanticismo con orquesta, y el barroco, el clásico y el moderno como solista. Básicamente divididos al 50/50. Por supuesto, se necesita buena salud y una buena organización para planificar ambas cuidadosamente.

-¿Qué recuerda de sus primeros pasos en la Filarmónica de Berlín, con Claudio Abbado como director?

-Éramos alrededor de 10-15 los nuevos integrantes cada año de la Filarmónica de Berlín en los 90, y todos crecimos junto con Abbado hasta lo que es hoy este conjunto en el nuevo mundo. Nos enseñó a creer y emularnos entre todos, de modo que juntos pudiésemos volar.

-¿Cómo llegó usted a la flauta? ¿Por tradición familiar?

-Cuando tenía 5 años mi familia se mudó a Roma, Italia. Los vecinos del piso superior eran una familia de músicos y podíamos oír diferentes instrumentos cada día. Yo escogí la flauta, mi hermano pequeño el violín, y subíamos arriba a recibir las primeras lecciones. Después nos llevaron a conciertos y ensayos... fue una introducción fascinante al mundo de la música. No hay otra tradición musical en mi familia, ¡ni mis padres ni mis hijos!

-¿Qué considera usted que define a un buen flautista profesional en el ámbito sinfónico?

-Es un tema muy amplio, pero se trata de la idea de proyectar el sonido en la sala para llegar a todo el público sentado en el concierto. Demasiado a menudo nos vemos limitados a ensayar en una pequeña habitación o en una caja acústica. Intento pasar tanto tiempo como sea posible en la sala de conciertos real, para acostumbrarme a la acústica y las dimensiones. Solo entonces puede nuestra audiencia captar la historia que les estamos contando a través de la música.

-¿En la actualidad se componen obras interesantes para flauta solista?

-Estoy encargando un nuevo concierto y una nueva pieza para flauta solista cada año, así como una obra de cámara. Acabo de tocar un nuevo y fantástico Concierto para flauta del compositor estoniano Erkki-Sven Tüür con la Filarmónica de Berlín y Paavo Järvi, en tres ocasiones, en una Philharmonie con entradas agotadas. Este verano estrenaré una nueva 'Sonata para flauta' de Nicolas Bacri, para flauta y piano, escrita para conmemorar a nuestro gran Jean-Pierre Rampal por su 100º aniversario. En septiembre estrenaré un nuevo concierto para flauta del icono japonés Toshio Hosokawa, un poeta de la música. También, el galardonado compositor de cine Alexandre Desplats ha grabado conmigo un álbum de su música para flauta y orquesta.

-¿Cómo vivió el confinamiento y el parón casi total de la actividad sobre los escenarios durante el 2020 y casi todo el 2021?

-Había planeado tomarme un año libre de los conciertos como solista en 2020 para mi 50 cumpleaños, por lo que afortunadamente esa parte de mi vida no se vio tan afectada. Tuve la oportunidad de pasar más tiempo en casa con mi gente y mi instrumento, y por suerte he podido montar algunas actividades de 'streaming' con músicos de Berlín en el Boulez Saal junto con Daniel Barenboim. Y la Filarmónica de Berlín nunca ha dejado de actuar. Conciertos semanales en directo desde mayo de 2020, gracias a nuestra plataforma Digital Concert Hall, con o sin público según las restricciones. Desde mayo de 2021, mi actividad concertística se ha reanudado por completo, al menos en Europa.