El perro actual procede de al menos dos poblaciones de lobos. / Jessica Rae Peto

Ciencia | Genética

Los perros descienden de al menos dos poblaciones distintas de lobos

El análisis de 72 genomas de lobos de los últimos 100.000 años apunta a que su domesticación pudo ocurrir al este de Europa

LUIS ALFONSO GÁMEZ

¿De dónde viene el perro? Los científicos saben que hace como poco 15.000 años, durante la Edad del Hielo, el ser humano domesticó al lobo ('Canis lupus'); pero no dónde ni si el proceso tuvo lugar una o varias veces. Un equipo internacional de genetistas y arqueólogos dice en la revista 'Nature' que los perros ('Canis lupus familiaris') descienden de al menos dos poblaciones distintas de lobo y que es muy posible que la domesticación ocurriera al este de Eurasia.

Anders Bergström, del Laboratorio de Genómica Antigua del Instituto Francis Crick, y sus colaboradores han analizado 72 genomas de lobo que han vivido en Europa, Siberia y América en los últimos 100.000 años. Corresponden a animales recuperados por arqueólogos de dieciséis países. Los más antiguos proceden de Siberia oriental y los más recientes, de Europa y Norteamérica.

Solo 6 genomas –todos siberianos– habían sido publicados, mientras que 66 han sido secuenciados para este trabajo por nueve laboratorios. Los restos analizados incluyen una cabeza de lobo siberiano perfectamente conservada de hace 32.000 años y un cachorro de dos meses que vivió hace 18.000 años conocido como Dogor ('amigo', en yakutio), cuyo ADN no ha permitido determinar si es un lobo o un perro.

Dogor, un cachorro de dos meses que vivió hace 18.000 años. / Sergey Fedorov

Los investigadores han descubierto que tanto los perros primitivos como los modernos son más parecidos genéticamente a los lobos antiguos de Asia que a los de Europa, lo que sugiere una domesticación en el este de Eurasia. También han hallado pruebas de que los perros descienden de dos poblaciones de lobos. Los primeros perros del noreste de Europa, Siberia y América parecen tener un único origen oriental. Sin embargo, los perros antiguos de Oriente Próximo, África y el sur de Europa parecen descender, además, de lobos de Oriente Próximo.

100.000 años de selección natural

«Hemos descubierto que los perros derivan de al menos dos poblaciones de lobos separadas: una fuente oriental que contribuyó a todos los perros y una fuente occidental que contribuyó a algunos perros», indica Bergström. Según los autores, hay dos posibles explicaciones para este doble origen: que el lobo se domesticara varias veces y las poblaciones de perros resultantes se mezclaran o que se domesticara solo una vez y los perros primitivos se mezclaran después con lobos.

Como los 72 genomas de lobos abarcan unas 30.000 generaciones, los investigadores han podido constatar cómo ha cambiado el ADN de la especie a lo largo del tiempo. Han visto así que, entre hace 40.000 y 30.000 años, una variante genética del cromosoma 25 pasó de ser muy rara a estar en todos los lobos, y hoy lo está en todos los lobos y perros. Afecta a un gen que interviene en el desarrollo de los huesos del cráneo y la mandíbula. Los autores creen que la propagación de esta variante pudo ser impulsada por un cambio en las presas disponibles durante la Edad de Hielo, dando una ventaja a los lobos con una determinada forma de cabeza, pero advierten de que el gen también podría tener funciones desconocidas.

«Es la primera vez que los científicos hemos seguido directamente la selección natural en un animal grande a lo largo de una escala temporal de 100.000 años, viendo cómo se desarrolla la evolución en tiempo real en lugar de intentar reconstruirla a partir del ADN actual», señala Pontus Skoglund, del Laboratorio de Genómica Antigua del Instituto Francis Crick y uno de los autores. Los investigadores creen que la rápida difusión de mutaciones a todos los lobos se debió a «que la especie estaba muy conectada a través de grandes distancias. Esta conectividad es quizás una razón por la que los lobos sobrevivieron a la Edad de Hielo mientras muchos otros grandes carnívoros desaparecieron».