Borrar
Próxima C (con anillo), exoplaneta en el sistema Próxima Centauri Efe
Un planeta para ponerse morado

Un planeta para ponerse morado

Astronomía ·

Un estudio advierte que la vida puede existir en otros mundos donde no haya oxígeno y que no tienen por qué ser verdes o azules como la Tierra sino de otros colores

Lunes, 29 de abril 2024, 23:33

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Películas, series o incluso las imágenes coloreadas difundidas hasta la saciedad transmiten una imagen y unos colores muy distintos a los reales. La exploración espacial y las nuevas tecnologías han dado su color original a los entes astrales. Es sabido que la Tierra es azul por los océanos, marrón por los continentes y verde por los bosques; la Luna, que no es más que un satélite, es gris ceniza; Marte es rojo y marrón, tal como lo representan en el cine; Mercurio, también es gris; Venus, marrón y gris; Júpiter, marrón, naranja y tostado; Saturno, dorado, marrón y gris azulado; Urano, azul esmeralda y Neptuno, azul.

Un estudio realizado por la Universidad Cornell de Nueva York advierte que en la búsqueda de vida en otros mundos no solo hay que fijarse en el color verde o azul como en la Tierra, sino en otros tonos, principalmente morados o púrpuras.

Un artículo publicado en la revista Monthly Notices de la Real Sociedad Astronómica del Reino Unido, así lo recoge: «Con más de 5.500 exoplanetas detectados, la búsqueda de vida está entrando en una nueva era». Los científicos aseguran que en esa búsqueda miran «más allá de los paisajes verdes para ampliar nuestra capacidad de detectar signos de vida en la superficie de otros mundos».

La investigación gira en torno a la función clorofílica o fotosíntesis, un proceso que tiene lugar en las células vegetales de cianobacterias, algas y plantas. Mediante la luz solar convierten las sustancias inorgánicas -dióxido de carbono (CO2)- en materia orgánica -oxígeno-. Y lo hacen con la clorofila. Pero en otros mundos existen otros organismos vivos, «los fotótrofos anoxigénicos, basados en las bacterioclorofila, que también pueden colorear sus hábitats y dominar una gama mucho más amplia de tonos en los exoplanetas -planetas fuera del Sistema Solar- similares a la Tierra».

Con y sin oxígeno

El artículo titulado 'El púrpura es el nuevo verde: biopigmentos y espectros de mundos púrpuras similares a la Tierra' explica que los investigadores trabajaron con una veintena de estos fotótrofos anoxigénicos -que no necesita oxígeno y que se encuentran en la Tierra- para llegar a la conclusión que este tipo de bacterias «producen un colección de espectros de reflectancia púrpuras».

De esta manera, los autores avanzan que su investigación proporciona «un nuevo recurso para guiar la detección de bacterias púrpuras y mejora nuestras posibilidades de detectar vida en exoplanetas próximos». Para ello han elaborado una paleta de colores a tener en cuentan que incluyen gamas de amarillos, naranjas, marrones o incluso rojos. En todo caso, «si bien se desconoce si la vida (o las bacterias moradas) puede evolucionar en otros mundos, el morado podría ser el nuevo verde en la búsqueda de vida en la superficie» de un planeta.

Este equipo de científicos proponen que los nuevos telescopios espaciales puedan discriminar este espectro luminoso púrpura para la búsqueda de exoplanetas con las mismas condiciones de vida que tuvo el planeta Tierra en sus orígenes.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios