Imagen que recrea las capas del interior de la Tierra. / Archivo

Ciencia | Geofísica

El núcleo de la Tierra se ha frenado y su giro se ha invertido

Los científicos proponen que esto ocurre cada 70 años y puede influir en la duración del día y en el comportamiento del campo magnético del planeta

Elena Martín López
ELENA MARTÍN LÓPEZ Madrid

Las profundidades de nuestro planeta aún generan grandes dudas entre los científicos y la relación entre el núcleo interno y el resto de las capas terrestres sigue siendo una incógnita. Este lunes, Yi Yang y Xiadong Song, investigadores de la Universidad de Pekín, en China, señalan en un estudio publicado en la revista 'Nature Geoscience' que el núcleo interno de la Tierra ha dejado de girar en la misma dirección que el resto del planeta, e incluso podría estar rotando hacia el otro lado, lo que puede influir en la duración de los días y en el comportamiento del campo magnético del planeta.

Según sus conclusiones, la rotación del núcleo interno de la Tierra cambia de dirección cada pocas décadas. Esto es posible porque esa bola de hierro tan caliente como la superficie del sol, del tamaño de Plutón, que está a más de 5.000 kilómetros bajo nuestros pies, flota en el núcleo exterior líquido y funciona casi de forma independiente, como un planeta dentro del planeta.

Como no podemos llegar al centro de la Tierra para estudiarlo detalladamente (el máximo alcanzado son 12 km de profundidad), lo poco que se sabe sobre el núcleo interno proviene de medir las ondas sísmicas, creadas por terremotos y, menos frecuentemente, por explosiones nucleares, pues a medida que estas ondas pasan por el centro de la Tierra desvelan la composición interna del núcleo y su velocidad de rotación.

Campo magnético

El campo magnético protege la Tierra de los vientos solares.

Si estas corrientes de radiación que

el Sol libera al espacio alcanzaran nuestro planeta, muchas especies podrían desaparecer.

Polo Norte

geográfico

Polo Norte

magnético

Corrientes

eléctricas

Campo

magnético

Polo Sur

magnético

Polo Sur

geográfico

Manto

Capa más

gruesa

Corteza

Donde está

la vida

Núcleo

interior

sólido

Núcleo exterior

líquido

Donde se crea el campo magnético.

 

El hierro fundido del núcleo externo genera corrientes eléctricas dando lugar a un fenómeno llamado

geodinamo que produce el campo magnético.

R.PARRADO

Fuente: Universidad de Rochester.

Campo magnético

El campo magnético

protege la Tierra de los vientos solares.

Si estas corrientes de radiación que el Sol libera al espacio

alcanzaran nuestro planeta, muchas especies podrían desaparecer.

Polo Norte

geográfico

Polo Norte

magnético

Corrientes

eléctricas

Campo

magnético

Polo Sur

geográfico

Polo Sur

magnético

Manto

Capa más gruesa

Corteza

Donde está la vida

Núcleo

interior sólido

Compuesto por hierro

y níquel.

Núcleo exterior

líquido

Donde se crea el campo magnético.

 

El hierro fundido del núcleo externo genera

corrientes eléctricas dando lugar a un fenómeno llamado geodinamo que produce

el campo magnético.

Fuente: Universidad de Rochester.

R.PARRADO

Campo magnético

Si estas corrientes de radiación que el Sol libera

al espacio alcanzaran nuestro planeta, muchas

especies podrían desaparecer.

El campo magnético

protege la Tierra de los vientos solares.

Polo Norte

magnético

Polo Norte

geográfico

Manto

Capa más

gruesa

Corteza

Donde está

la vida

Corrientes

eléctricas

Campo

magnético

Núcleo

interior sólido

Compuesto por hierro y níquel.

Polo Sur

geográfico

Polo Sur

magnético

Núcleo exterior

líquido

Donde se crea

el campo magnético.

 

El hierro fundido del núcleo externo genera

corrientes eléctricas dando lugar a un

fenómeno llamado

geodinamo que produce

el campo magnético.

Fuente: Universidad de Rochester.

R.PARRADO

Si el núcleo fuera inerte, las ondas sísmicas no cambiarían, sin embargo, con el tiempo, lo hacen. Song fue uno de los primeros en sugerir, en 1996, que el núcleo interno puede estar girando a una velocidad diferente a la de la superficie de la Tierra. Para este estudio, en colaboración con Yang, analizó las ondas sísmicas de 200 terremotos ocurridos en las islas Sandwich del Sur en las últimas seis décadas y encontraron que la rotación del núcleo interno prácticamente se detuvo en 2009. Después, comenzó a girar en la dirección opuesta a la corteza, de este a oeste.

Estudio controvertido

Una posible explicación es que se esté produciendo una lucha entre dos grandes fuerzas. Por un lado, el campo magnético de la Tierra, que se crea en el núcleo exterior líquido y que está estrechamente ligado a la presencia del núcleo interno terrestre, hace que este gire. Por otro, ese impulso es contrarrestado por el manto, cuyo campo gravitacional ralentiza dicho movimiento de rotación. Así, los investigadores sostienen que hay vínculos físicos entre todas las capas de la Tierra, desde el núcleo interno hasta la superficie, y que ese tira y afloja hace que el núcleo interno gire hacia adelante y hacia atrás en un ciclo de aproximadamente 70 años.

De ser así, dado que existe cierta controversia respecto a esta teoría, parece que dichos cambios solo afectarían a las profundidades de nuestro planeta, pero no tendrían un gran impacto en nuestra vida. Tal vez, alteraciones sutiles en el campo magnético de la Tierra o en la duración de los días, que se sabe que aumenta y disminuye en una fracción de milisegundo cada seis años. La falta de consenso sobre estos resultados ha llevado a investigadores ajenos al estudio de Nature Geoscience a pedir cautela sobre estos hallazgos, al haber todavía muchas dudas sin resolver y datos que requieren una explicación más precisa.