Selfi del todoterreno Perseverance con el helicóptero Ingenuity, en el cráter Jezero. / NASA / JPL-Caltech / MSSS

Ciencia | Espacio

«Marte es un planeta muy silencioso»

Las peculiaridades de su atmósfera harían muy difícil una conversación entre dos personas separadas por solo 5 metros, indica el astrofísico Ricardo Hueso

LUIS ALFONSO GÁMEZ

Marte suena raro. «Como tiene una atmósfera muy tenue y está compuesta en su mayor parte por dióxido de carbono, el sonido se transmite y comporta de una manera distinta que en la Tierra», explica Ricardo Hueso. 'Nature' publica hoy el primer estudio de los sonidos del planeta rojo, basado en grabaciones de los dos micrófonos de Perseverance y en el que ha participado Asier Munguira, que hace el doctorado en la Escuela de Ingeniería de Bilbao bajo la supervisión de Sánchez Lavega y Hueso.

En la Tierra el sonido viaja a unos 340 metros por segundo, pero en el mundo vecino ronda los 240 metros por segundo. «En nuestro planeta, lo hace a la misma velocidad independientemente de la frecuencia. En Marte, no es así: diferentes frecuencias se transmiten a distintas velocidades. Sería casi imposible reconocer sonidos complejos como una melodía con instrumentos tocando graves y agudos a la vez», indica Hueso.

En Marte, el sonido decae rápidamente con la distancia. «Dos personas tendrían dificultades para tener una conversación a una distancia de tan solo 5 metros. Una conversación con un tono de voz normal, sin gritar, sería totalmente inaudible a 10 metros. Y un grito humano podría propagarse tan solo unas pocas decenas de metros».

Los dos micrófonos de Perseverance han registrado en el cráter Jezero el sonido del viento, el de las aspas de Ingenuity en vuelo, el del compresor de MOXIE –el experimento que ha extraído oxígeno del dióxido de carbono atmosférico–, el de las ruedas del todoterreno en movimiento y el del láser golpeando la roca. «Marte es un planeta muy silencioso», asegura el astrofísico de la UPV/EHU. Tanto que, al principio de la misión, algunos científicos temieron que los micrófonos se hubieran roto.