Científicos catalanes identifican las células causantes de metástasis en el cáncer de colon

Investigadores del IRB las han detectado en ratones y han hallado la manera de eliminarlas con técnicas genéticas antes de la cirugía

Fermín Apezteguia
FERMÍN APEZTEGUIA

Científicos del Instituto para la Investigación en Biomedicina (IRB) de Barcelona han logrado dar lo que parece ser un importante paso en la lucha contra el cáncer al identificar en ratones las células causantes de la metástasis en el cáncer de colon. El grupo, liderado por el biólogo español Eduard Batlle, ha descubierto además la manera de combatirlas mediante técnicas genéticas, que podrían aplicarse antes de la cirugía. El hallazgo, publicado hoy miércoles en la revista 'Nature', podría estar llamado a cambiar el panorama de las enfermedades oncológicas si, como se espera, los resultados logran repetirse en humanos y si, además, lo visto en los cánceres colorrectales ocurre también en otros tumores sólidos.

El hallazgo es, muy posiblemente, de los que marcarán la ciencia de este año 2022. El trabajo obtenido es el resultado de una ciencia básica, todavía de laboratorio, no clínica; pero resulta lo suficientemente contundente como para generar altas esperanzas. Por varias razones. El cáncer de colon es el que más personas mata en el mundo, tras el de pulmón; y la metástasis, el principal caballo de batalla de todas las enfermedades oncológicas. Batlle, investigador contra el cáncer de colón, no descarta que hayan dado con 'uno' de los talones de Aquiles, no del cáncer colorrectal, sino de la patología tumoral en su conjunto.

Hablar del único para un problema de salud que incluye más de 200 enfermedades y todas muy diversas resulta imposible. El paso dado resulta, en todo caso, determinante, porque el 90% de las muertes por cáncer, nueve de cada diez, se deben al proceso de expansión de la enfermedad a otros órganos: la metástasis.

El proceso de invasión celular

¿Qué se ha hecho? Lo que fundamentalmente ha conseguido el grupo catalán es diseñar una forma de ver algo que hasta ahora era inapreciable para el ojo humano y sus equipos de detección. Las células malignas del cáncer de colon, que los investigadores han denominado con las siglas de HRC (Células de Alta Probabilidad de Recaída, en inglés High Relapse Cells) pasaban desapercibidas para las herramientas tradicionales de diagnóstico.

Lo que los científicos del IRB de Barcelona han hecho ha sido diseñar un modelo experimental de ratón que les ha permitido identificarlas, ver cómo se desprenden de los intestinos y también la forma en que invaden el hígado y los pulmones. El trabajo ha permitido identificar 99 genes que están activados en los pacientes con mayor riesgo de recaída y que, en un momento determinado, se desprenden del tumor primario y se depositan en otros órganos. El hallazgo permitirá, según se cree, detectar a tiempo los pacientes con mayor riesgo de metástasis,

Eliminarlas mediante técnicas genéticas bastaría, según Batlle, para prevenir la recaída. «Nuestro trabajo abre vías de desarrollo de nuevas terapias dirigidas específicamente a eliminar la enfermedad residual, así como de nuevas herramientas diagnósticas para identificar aquellos pacientes con mayor riesgo», afirma el investigador,

Posibilidad de recurrencia

Su grupo ha confirmado que estas células causantes de metástasis tienen poca actividad proliferativa y que, por lo general, no contribuyen al crecimiento del tumor primario. Los individuos con HRC tienen, sin embargo, mayor riesgo de recurrencia del cáncer después de la cirugía y la quimioterapia.

El informe 'Las cifras del cáncer 2022' que edita la Sociedad Española de Oncología Médica estima que este año se diagnosticarán en nuestro país 43.000 nuevos casos de cáncer colorrectal. La cirugía de extirpación, reforzada con quimioterapia, permite superar la enfermedad en la mayoría de las ocasiones. Pero en muchas otras, de un 20% a un 35% de las veces, que no son pocas, se originan metástasis que llevan a un mal pronóstico.