La UE pone fin a las restricciones geográficas en las compras en Internet

03/12/2018

La Unión Europea pone fin este lunes a las restricciones geográficas en la venta de muchos productos ofrecidos en Internet, como entradas, reserva de hoteles o alquiler de coches, que hasta ahora permiten a las plataformas tratar de manera desigual y ofrecer tarifas diferentes en la red a los consumidores en función del país desde el que se gestione la compra.

El objetivo es asegurar a los usuarios condiciones iguales a las de los compradores locales, si bien estos cambios no se aplicarán a la venta de artículos protegidos por derechos de autor como los libros electrónicos, música o videojuegos. También han quedado fuera los servicios audiovisuales y el transporte.

Sí quedarán cubiertos dentro de las normas otros servicios no protegidos como los servicios en la nube, cortafuegos, almacenamiento de datos y alojamiento de páginas web.

El bloqueo geográfico se da con más frecuencia en la compra de electrodomésticos (86%)

"Ningún vendedor en la UE podrá decirnos ya que rechaza vendernos un producto por nuestra nacionalidad o lugar de residencia", ha declarado la eurodiputada polaca Roza Thun (PPE), responsable del dossier en la Eurocámara.

En la actualidad, los usuarios encuentran con frecuencia problemas como ser redirigidos a otra web del país desde el que se ha conectado o son directamente bloqueados por su nacionalidad o lugar de residencia.

También se quiere acabar con el hecho de que se imponga un trato diferente en función del país de emisión de la tarjeta utilizada para el pago por el usuario.

Más de la mitad de los europeos realizaron alguna compra el pasado año a través de Internet, según los últimos datos de la Oficina europea de estadística (Eurostat), a pesar de que, según otro estudio de la Comisión Europea de 2016, solo el 37% de los compradores lograron hacerlo sin encontrar "bloqueos geográficos".

El bloqueo geográfico se da con más frecuencia en la compra de electrodomésticos (86%), mientras que en el ámbito de los servicios, afecta en mayor medida a las reservas del sector del ocio, como las entradas de eventos deportivos (40%).