La Audiencia Provincial de Santa Cruz de Tenerife. / c7

A juicio por grabar a menores y compartir material pedófilo en las redes

La Audiencia Provincial de Santa Cruz de Tenerife acogerá la próxima semana el juicio contra un hombre acusado de grabar las partes íntimas de varias menores sin que éstas tuvieran conocimiento, y también de compartir archivos de contenido pedófilo a través de varias aplicaciones.

EFE Santa Cruz de Tenerife

Según se recoge en el escrito de Fiscalía, el procesado, con residencia en El Médano, en Granadilla (Tenerife), grabó a varias menores en su domicilio.

A una de ellas de forma reiterada, entre 2018 y 2019, mientras cenaba o estaba sentada en el sofá, y llegó incluso a hacerle tocamientos.

A ésta y a otra menor las grababa en sus zonas íntimas con el zoom de su teléfono móvil, en el que se había descargado una aplicación que le permitía realizar fotografías con la cámara aunque la pantalla estuviera apagada, y así evitar ser descubierto.

También sacó fotos a dos menores enfocando a sus partes íntimas, marcadas con la ropa, a las que persiguió en la vía pública, y todo el material lo compartía con terceras personas.

La Policía halló además en sus teléfonos 40 archivos de contenido pedófilo en el que aparecen menores de edad manteniendo conductas sexuales explícitas.

La investigación, a cargo de la Unidad de Investigación Tecnológica de la Comisaria General del Cuerpo Nacional de Policía, partió de una información recibida en materia de cooperación internacional en la lucha contra la pornografía infantil por los convenios internacionales suscritos por España.

La Policía tuvo conocimiento de la existencia varios archivos de contenido pedófilo compartidos con terceras personas mediante la utilización de varias aplicaciones.

Tirando del hilo, dio con un correo electrónico y un seudónimo bajo el que presuntamente se ocultaba el acusado, que utilizaba la conexión a internet de quien entonces era su pareja y también de su lugar de trabajo para compartir desde su terminal material de contenido pedófilo.

Con autorización judicial, la Policía practicó un registro de su domicilio, en El Médano, en el que se incautó de dos móviles desde donde se habían realizado las conexiones.

El volcado posterior de los archivos permitió reconstruir los hechos narrados, por los que la Fiscalía pide tres años de cárcel por cada uno de los delitos de corrupción de menores que le atribuye, más otros tres por un delito de abusos sexuales.

Además, solicita una orden de alejamiento no inferior a los 500 metros de las menores por un periodo de cinco años adicionales al tiempo de cumplimiento efectivo de prisión, y la prohibición de acudir y permanecer en cualquier lugar frecuentado por menores.