Taucho, el milagro de la casa okupa

Casa Taucho es un milagro, no porque siga en pie, sino porque es el primer edificio que en Canarias acaba en manos sus okupas. Tres intentos de desalojo y años de negociaciones acabaron ayer con la cesión del inmueble, propiedad de la Tesorería de la Seguridad Social al Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife y de este a los colectivos que lo okuparon en 1994. Santa Cruz de Tenerife

Rosa Rodríguez
ROSA RODRÍGUEZ

Taucho resiste», el grito de guerra de los okupas del viejo caserón de la santacrucera calle Serrano no se escuchó este lunes ni una sola vez. La vida transcurría con la normalidad de un lunes cualquiera en el barrio de Duggi, el mismo que en 2016 se plantó frente a la Policía y logró parar el desalojo del Centro Social Okupado (CSO) Taucho. Y eso que este sí que fue un día histórico para los colectivos juveniles, feministas o vecinales que desde 1994 tienen en la casa el lugar de encuentro y debate que se vieron obligados a crear ante la falta de espacios públicos donde reunirse.

«Es una casa ganada a la lucha», decía Tumas Mora, miembro de uno de los colectivos que okuparon casa Taucho, renombrada Centro Social Okupado (CSO) Taucho, justo después de recibir, junto a Jorge Ariosto Hernández, de la organización juvenil Azarug, las llaves de la casa de manos del concejal de Hacienda del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, Juan José Martínez.

Se ponía así el punto y final a 23 años como inquilinos ilegales de una casa que no les pertenecía pero que han mantenido en pie y con las puertas abiertas a quien quisiera durante casi dos décadas, pero, además, han logrado convertir Taucho en la primera casa okupada que acaba en manos de sus okupas en Canarias.

Pero convertirse en pioneros ha costado años de negociación y tres intentos de desalojo por parte de la Tesorería de la Seguridad Social, la entidad propietaria del inmueble que ayer cedió por 15 años al Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife y este, a su vez, a la asociación juvenil Azarug que, convertida en entidad de utilidad pública y de participación ciudadana, asume la gestión y el uso del inmueble.

Taucho ha sido la escuela de participación social de distintas generaciones de activistas tinerfeños desde que Azarug la ocupara en 1994 hasta convertirla al cabo de los años en un centro social y cultural al que ahora el Ayuntamiento de Santa Cruz dice que el barrio de Duggi «no puede perder».

En distintas etapas, el Centro Social Okupado Taucho ha funcionado como biblioteca, local de ensayo para grupos de música y para reuniones de colectivos. En la casa se ofrecen, entre otras actividades, talleres, charlas, proyecciones, exposiciones o apoyo escolar a niños del barrio de Duggi. La única diferencia es que mañana Azarug, la asociación que la gestionará será una entidad de participación ciudadana de Santa Cruz de Tenerife, que asume su rehabilitación, toda vez que la Tesorería de la Seguridad Social mantiene su titularidad, pero se la cede al Ayuntamiento durante 15 años. Un plazo que, durante la firma ayer de la cesión en la subedelegación del Gobierno, el director de la Tesorería General de la Seguridad Social, José María Casero, dijo que «es prolongable».