El paro entre los jóvenes ha descendido de forma sustancial pero el empleo al que optan se caracteriza por la temporalidad y la precariedad. / Arcadio Suárez

El paro juvenil baja y regresa a cifras de hace 20 años

El desempleo entre los menores de 25 cae un 45% en 2021 y son el 6% de los parados. Sin embargo, son los más castigados por la precariedad y la temporalidad

Silvia Fernández
SILVIA FERNÁNDEZ Las Palmas de Gran Canaria

El año pasado se cerró en Canarias con un total del 12.484 jóvenes menores de 25 años en las listas del desempleo. El colectivo representa un 6% del total de parados de las islas tras haber experimentado un recorte del 45% respecto a las cifras que había hace un año, cuando se contabilizaban en las islas un total de 22.600 menores de 25 en el paro. El dinamismo de los últimos meses de la economía canaria gracias al turismo y sobre todo del mes de diciembre, por el sector comercial, explica la bajada. Ellos, los menores de 25 acapararon en diciembre el 18% de los contratos, tras cerrarse un 73% más que un año antes, con un total de 10.652.

Hay que irse veinte años atrás en la estadística para encontrar una cifra similar de parados de menos de 25 años. Cuando estrenamos siglo, en el año 2000 había en las islas 12.453 desempleados, según los datos del entonces Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales. A partir de ese año, la cifra empezó a crecer de forma progresiva hasta alcanzar en 2009, un año después del estallido de la Gran Recesión, la cifra récord de 28.438 jóvenes de menos de 25 años en paro. A partir de entonces inició un lento descenso hasta los casi 14.000 de 2019 y llegó la pandemia, que elevó el número de jóvenes desempleados hasta los 22.600 a cierre de 2020.

Sin embargo, como se advierte desde CC OO, la buena noticia de la bajada del paro entre los jóvenes se empaña cuando uno analiza las condiciones de sus contratos. La precariedad y la temporalidad son la nota dominante. «Los menores de 20 años sufren una temporalidad del 95% que es del 93% para los de entre 20 y 34 años. Esto solo provoca desigualdad vulnerabilidad y pobreza», indica Esther Martín, secretaria de Acción Sindical de CC OO en Canarias.

El descenso del paro durante el 2021 fue superior en términos relativos entre los jóvenes (-45%) que entre las personas de entre 25 y 45 años, entre los que cayó un 34% y los de más de 45, con un descenso del 13,8%, según los datos del Observatorio de Empleo del Gobierno de Canarias. Si bien hay que reseñar que, debido a que el colectivo de los jóvenes es menos numeroso, en términos absolutos ellos protagonizan el menor descenso. Entre los menores de 25 el desempleo bajó en 10.116 personas (hay 12.484 desempleados) frente a la caída en 37.644 personas de entre 25 y 45 años (hay 72.500 en paro) y los 18.858 de los mayores de 45, que contabiliza 117.835 personas sin trabajo. Solo uno de cada 10 personas que encontró un empleo era menor de 25. Así que la situación mejora pero esos 12.484 jóvenes en paro sigue siendo una cifra preocupante. Habrá que esperar a que se publique en las próximas semanas la Encuesta de Población Activa (EPA) del cuarto trimestre del año para conocer la tasa de paro de los jóvenes.

En el tercer trimestre, último dato disponible, había descendido ligeramente respecto a igual período de 2020, cuando se volvieron a alcanzar los niveles máximos de la Gran Recesión, con casi un 62% de tasa de paro.

A la cola de España y Europa

Habrá que esperar a la EPA del cuarto trimestre para ver si se produce un avance sustancial del empleo entre los jóvenes gracias a la mejoría del sector turístico en la última parte del año, cuando las ocupaciones hoteleras volvieron a situarse en el entorno del 90% y aumentaron las compras del comercio, que tiraron de otros sectores económicos.

A la espera de estos datos, según publicó esta semana Eurostat, el paro juvenil se situó en noviembre en nuestro país en el 29,2%, por primera vez en 13 años. El recorte es un buen dato aunque queda empañado porque España sigue siendo el país de la Unión Europea con mayor tasa de paro entre los menores de 25 años, solo superada por Grecia, donde el desempleo afecta al 39% de los jóvenes, según Eurostat. Los Países Bajos se sitúan en el otro lado de la balanza, con una tasa del 6% de paro juvenil.

En todo caso, aunque se prevé a cierre de 2021 una mejoría de la tasa de paro juvenil de Canarias, en las islas se quedará muy por encima del 30% estatal. En el tercer trimestre, la EPA recogía una tasa de desempleo en el archipiélago del 56% para Canarias entre los menores de 25 años (del 84% entre los de entre 16 y 19 años) frente al 31% nacional (el 42% entre los 16 y 19). De esta forma, si España ha logrado bajar al 29% de tasa de paro juvenil, en las islas el descenso puede colocarla en el 53-54%, según las previsiones.

En el tercer trimestre, la economía canaria generó 6.100 empleos entre los menores de 25 años, lo que supuso un aumento del 24,5%, cuatro veces más que el alza del 6,7% del empleo entre los mayores de 25 años, si bien, en términos absolutos el repunte fue mucho mayor: de 52.900 personas.

La secretaria de Acción Sindical de Comisiones Obreras, Esther Martín, reclama al Gobierno de Canarias políticas específicas para la inserción laboral de los jóvenes y en este sentido, considera que los fondos europeos son una oportunidad. «Pueden haber bajado los datos del paro pero si se analizan en detalle la realidad es sangrante», apunta Martín. Como señala, el problema del desempleo juvenil y la falta de oportunidades no es solo un problema de los jóvenes sino de toda la sociedad. «Una de las consecuencias es que con esas condiciones laborales los jóvenes no se plantean tener hijos y ahí está el reto demográfico que tenemos por delante», dice.